null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

‘Alto a las deportaciones’, pide la Arquidiócesis de Los Ángeles al presidente Trump

La iglesia católica angelina también solicitó al mandatario que reestablezca el programa de refugiados y que considere una reforma migratoria que beneficie a 11 millones de indocumentados.
1 Feb 2017 – 8:58 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- En su primer pronunciamiento sobre las órdenes ejecutivas del presidente Donald Trump, la Arquidiócesis de Los Ángeles le pidió al mandatario que detenga las deportaciones de los inmigrantes que no han cometido delitos graves y que no le cierre la puerta a los refugiados.

“Acoger a los migrantes y dar albergue a los refugiados siempre ha sido algo especial y esencial sobre quiénes somos, como nación y como pueblo”, señaló el arzobispo José Gómez, en una columna publicada este martes en el semanario eclesiástico Angelus News.

Gómez, el primer mexicano que toma las riendas de la iglesia católica en Los Ángeles, señala que aplicar las leyes migratorias al pie de la letra significaría dejar sin padres a muchos niños estadounidenses. Se calcula que hay 11 millones de indocumentados en EEUU.

En campaña, Trump advirtió que ejecutaría un plan que incluye redadas masivas y expulsiones.

“Estos niños tienen el derecho, como ciudadanos y como hijos e hijas de Dios, de crecer con cierta seguridad de que sus padres no serán deportados”, señaló Gómez.

“Lo más constructivo y compasivo que puede hacer nuestro gobierno en este momento es detener las deportaciones y la amenaza de deportaciones para aquellos que no son criminales violentos”, añadió.

Aunque Gómez considera que Estados Unidos debe asegurar sus fronteras y establecer criterios para quienes ingresan a su territorio, rechazó la suspensión temporal del programa de refugiados, que este fin de semana derivó en la retención de musulmanes en distintos aeropuertos.

“Detener las admisiones de refugiados por 90 o 120 días puede no parecer mucho tiempo”, dijo Gómez. “Pero para una familia que huye de una nación devastada por la guerra, o de la violencia de los cárteles de la droga, o de caudillos militares que incluso reclutan niños, esto podría significar la diferencia entre la vida y la muerte”, advirtió.

El arzobispo recalcó que los refugiados no son la principal fuente de terroristas que atacan este país y recordó que un hombre estadounidense fue uno de los autores de la masacre de San Bernardino a finales de 2015. “No todos los refugiados son terroristas”, recalcó.

La opinión del líder de la iglesia católica angelina es que el país necesita de una reforma migratoria, en vez de poner el destino de millones de personas en manos de un sistema de tribunales de inmigración “insuficientemente financiado”.

“La política de solo aplicar la ley, sin incluir una reforma al sistema, solo conducirá a una pesadilla para los derechos humanos”, indicó Gómez.


Más contenido de tu interés