null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Abogados de Los Ángeles salen al rescate de los indocumentados que han cometido delitos menores

El gremio pidió a la Procuraduría de Los Ángeles que limpie los antecedentes penales de inmigrantes sin papeles con infracciones de tránsito o multas.
24 Nov 2016 – 7:04 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- En medio de la preocupación de que los indocumentados que han cometido faltas menores sean perseguidos por las autoridades migratorias durante el gobierno de Donald Trump, el Gremio Nacional de Abogados (NLG) pidió a la Procuraduría de Los Ángeles que conceda una amnistía que limpie sus antecedentes penales.

En esa categoría están los inmigrantes que recibieron infracciones de tránsito por conducir sin licencia antes de que California les permitiera obtener este documento, así como los vendedores ambulantes cuya precaria situación y una rígida ley municipal les ha dejado con multas y asuntos judiciales pendientes.

“Los delitos menores van a ser un problema muy grave con Donald Trump, quien va a revisar las reglas de inmigración y va a buscar a la gente con cualquier crimen, incluso los menores, para deportarla”, dijo a Univision Noticias, Cynthia Anderson-Barker, representante del NLG en Los Ángeles.

Hace unos años, el grupo colegiado defendió a los indocumentados sin licencia de manejo que eran blanco de los constantes operativos policiales. Desde el 1 de enero de 2015, gracias a la ley AB60 y después de 20 años de que el estado les negó ese privilegio, unos 800,000 inmigrantes han obtenido un permiso de conducir. Pero algunos conservan las faltas previas a dicha enmienda.

El gremio ha abogado por los vendedores ambulantes, un sector en su mayoría integrado por personas sin estatus migratorio y que ha acumulado historial delictivo por infracciones de hasta mil dólares que no pudieron pagar.

“Son multas muy elevadas que han recibido y que no cubrieron”, señaló Anderson-Barker.

Se considera una falta menor vender comida y artículos en las 10,750 millas de aceras públicas de Los Ángeles, siendo la única ciudad importante del país que prohíbe con rigidez el ambulantaje.

En pro de los ambulantes

Dos concejales angelinos desempolvaron este martes la propuesta que pide legalizar las ventas callejeras, un nuevo intento que considera una urgencia insólita: evitar que los comerciantes irregulares terminen en la lista negra del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) una vez que Trump aplique su prometido plan migratorio, que esboza redadas masivas y deportaciones.


“La elección de Donald Trump ciertamente prendió fuego”, comentó Dennis Gleason, director de políticas del concejal Joe Buscaino, uno de los promotores de la ordenanza. “De verdad, queremos hacer esto lo antes posible”, agregó.

La iniciativa –que plantea eliminar castigos severos imponiendo en su lugar multas menos elevadas, confiscaciones de bienes o suspensión de permiso–- trata de empujar una moción que desde hace tres años ha estado empantanada en los comités del Concilio.

Juan Rodríguez, líder de los vendedores ambulantes en Westlake, duda que la propuesta logre descongelarse esta vez. “Lo vemos difícil porque no hay voluntad de los otros concejales para echarla a andar”, señaló.

La fiscalía angelina no comentó a Univisión Noticias sobre la amnistía para ambos grupos, los conductores sin licencia y los comerciantes callejeros, solicitada por la NLG.

Su vocero Rob Wilcox solo se refirió al plan de legalizar la venta ambulante. Wilcox dijo que la dependencia “seguirá aplicando la ley” mientras no haya una enmienda legislativa.

A partir de la victoria de Trump, líderes municipales han expresado su oposición a las deportaciones, entre estos Charlie Beck, jefe de la Policía de Los Ángeles, quien recalcó que la agencia continuará con la política que data de la década de 1970 de no ayudar activamente a los funcionarios de inmigración que buscan deportar a quienes no han cometido delitos graves.

Lea también:


Publicidad