null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

69 migrantes de la caravana entran a EEUU y preocupa la salud de los que siguen acampando en Tijuana

La reanudación de actividades de las autoridades migratorias ha permitido que más de una cuarta parte de los miembros de la caravana migrante centroamericana haya logrado pasar a la garita de San Ysidro, en la frontera California-México. Sin embargo, algunos de los que siguen acampando afuera de las instalaciones de CBP están enfermando.
2 May 2018 – 06:25 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

LOS ÁNGELES, California.– Un vocero de la caravana de migrantes centroamericanos aseguró este miércoles que 69 personas habían logrado entrar a la garita fronteriza de San Ysidro, en California, para que las autoridades aduanales revisen sus solicitudes de asilo. Esto alienta a los poco más de 100 migrantes que continúan en un campamento en Tijuana a merced del frío y la lluvia, una creciente preocupación por la cual les están pidiendo que se vayan a los albergues de la ciudad.

Alex Mensing, portavoz de Pueblo sin Fronteras, la organización que trajo a estos migrantes desde Chiapas a San Diego en un viaje que duró más de un mes, afirmó que del total 47 centroamericanos ya pasaron a la 'entrevista del miedo creíble' en las instalaciones de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP). Al menos 22 lo hicieron este miércoles.

Mensing indicó que dirigentes de la caravana migrante se reunieron con representantes de CBP para interceder por el grupo y las autoridades reanudaron su proceso luego de una pausa de casi 27 horas. La dependencia aseguró este lunes que sus instalaciones estaban llenas y que no tenía la capacidad para aceptar más peticiones.

CBP no confirmó las cifras de Pueblo sin Fronteras. De hecho, desde que ocho miembros de la caravana ingresaron a la garita durante la noche del lunes, un día después de su llegada a Tijuana, la agencia no ha proporcionado ninguna cifra.

¿Qué pasa con los que entran?

Los migrantes que llegan sin documentación entran a una zona de espera temporal en la garita, donde sucede un proceso de selección inicial que incluye determinar su identidad y realizarles un examen médico. Allí pueden permanecer hasta por tres días, según abogados expertos en el tema. El área tiene una capacidad para unas 300 personas. Posteriormente, se lleva a cabo una revisión individual de cada caso, llamada la entrevista de 'miedo creíble' para determinar si es válida su solicitud de asilo, realizada el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

Lo que sigue no está claro. A otros grupos de migrantes pidiendo asilo (haitianos, chinos y mexicanos) los han enviado a centros de detención de ICE (Servicio de Inmigración y Aduanas), donde han permanecido incluso durante meses. Las madres suelen ser separadas de sus hijos antes de ser enviadas a estos sitios.

Cargando Video...
"Me separo de mi esposo y me da tristeza que se quede": madre hondureña, la primera de la caravana en cruzar a EEUU

"La gente está desesperada"

Poco más de 100 migrantes permanecían en la entrada peatonal PedWest de San Ysidro este miércoles. Ahí han instalado lonas, mantas, carpas, mesas y sillas. Vecinos y activistas les llevan comida, ropa, cobijas y artículos personales. El pasado 30 de abril algunos llegaron con juguetes para celebrar el Día del Niño.

Una de las preocupaciones es que estas personas enfermen debido a las condiciones climáticas. Esta semana bajaron las temperaturas por lloviznas y las madrugadas han sido particularmente frías.

La prensa reportó que médicos voluntarios de Tijuana dijeron que la mayoría de los niños que examinaron tenían infecciones en los oídos, algo que atribuyen a los distintos climas que han pasado durante su viaje. Un número no especificado ha contraído gripa, aunque activistas aseguran que no se trata de casos graves.

"Hemos hablado con el DIF de Tijuana (el organismo de gobierno que ayuda a las familias y menores) para que fuera a atender a los niños y mamás porque ha estado lloviendo", dijo a Univision Noticias Enrique Morones, presidente de Ángeles de la Frontera. "Nos han dicho que algunos tienen gripa, claro que puede ser más serio, pero no creo que es debido a que estén ahí", señaló el activista.

Las autoridades mexicanas se acercaron al campamento durante la noche del martes para pedirle a las madres que lleven a los niños a los refugios mientras esperan que les llamen los oficiales del CBP. Pero no aceptaron, mencionando que salirse de la fila podría significar tener que regresar a Centroamérica.

"No quieren perder su lugar, la gente está desesperada", dijo Morones. "Tristemente las autoridades estadounidenses, que dijeron que estarían listos, no han cumplido y aseguraron que no hay espacio (en la garita). Mientras, las mamás y los niños están sufriendo afuera", reclamó.

A la par de ese campamento se instaló otro, conformado por unos 100 mexicanos. Se reportó que al menos 25 han ingresado a la garita para la revisión de sus procesos. Muchos llegaron desde hace casi dos semanas. Varios vienen huyendo de Michoacán y Guerrero, afectados por la violencia. Dicen que elaboraron una lista de 240 personas, aunque en algún momento tuvo casi 500 nombres.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés