null: nullpx
Ejecuciones

Texas ejecuta a hispano que mató a su esposa y a sus dos hijos hace 26 años

El mexicano Robert Moreno Ramos, de 64 años, recibió la inyección letal en la prisión de Huntsville, Texas, cerca de las 9:30 pm de este miércoles luego de que la Suprema Corte y un juez federal rechazaran las solicitudes de sus abogados defensores de detener la ejecución.
15 Nov 2018 – 11:31 PM EST

HOUSTON, Texas. – El recluso mexicano Robert Moreno Ramos, de 64 años, fue ejecutado en Texas la noche de este miércoles, luego de que la Suprema Corte y un juez federal rechazaran las solicitudes de sus abogados de frenar la ejecución, reporta la agencia de noticias AP.

La defensa del reo argumentó que Moreno Ramos tuvo una asistencia legal deficiente durante las primeras etapas de sus apelaciones, pero estos argumentos no pudieron convencer a los jueces. La ejecución se había programado para las 6 pm, hora local, pero se retrasó en espera de la respuesta a las apelaciones presentadas el martes y miércoles.

"Estoy recibiendo mi reloj de oro que el gobernador tardó 30 años en forjar" (...) "Gracias, Dios. Señor, envíame un carruaje. Estoy listo", fueron las últimas palabras del mexicano antes de recibir la inyección letal en la prisión de Huntsville, alrededor de las 9:30 PM, hora local, según cita el diario The Washington Post.

Moreno Ramos fue sentenciado a la pena capital hace más de dos décadas por el asesinato de su esposa Leticia, de 42 años; su hija Abigail, de 7 años, y su hijo Jonathan, de 3, en febrero de 1992, en su residencia del poblado de Progreso, al sur de Texas.

El pasado lunes, representantes del gobierno de México también habían pedido que se frenara la ejecución bajo el argumento de que, al momento de su detención, Moreno Ramos no fue informado de sus derechos como extranjero y no recibió asistencia consular.


"La avenida legal para dar esperanzas al señor Moreno Ramos es bastante estrecha", había dicho Greg Kuykendall, director del Programa de asistencia jurídica a casos de pena capital (MCLAP), según un reporte de la agencia EFE.

En 2016, una corte federal de apelaciones había reafirmado la decisión de un tribunal inferior que negó una apelación al reo sustentada en que no le dijeron que podía obtener ayuda legal del gobierno mexicano en virtud de un tratado internacional, según un reporte de la agencia AP. En ese fallo se dejaba claro que no podía volver a presentar apelaciones basado en ese argumento.

Tras la ejecución, el gobierno mexicano, a través de Secretaría de Relaciones Exteriores, lamentó la ejecución de Moreno Ramos que considera una "franca violación al fallo emitido por la Corte Internacional de Justicia" conforme al cual Estados Unidos "estaba obligado a revisar y reconsiderar el veredicto de culpabilidad y la sentencia impuesta al connacional".

México también condenó el incumplimiento de las medidas cautelares emitidas en el presente caso por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el 8 de noviembre de 2002, que solicitó al gobierno de Estados Unidos. El 1 de noviembre de 2018, la CIDH instó a ese país a suspender la ejecución y otorgar una reparación efectiva al señor Ramos.

Así ocurrió el crimen

La esposa y los hijos del convicto murieron de fracturas en el cráneo tras ser golpeados con un objeto contundente, según registros judiciales. Sus cuerpos fueron encontrados un mes después del crimen enterrados debajo del piso del baño de la residencia donde vivían. El hallazgo se produjo luego de que una cuñada de Moreno Ramos reportara la desaparición de su hermana y sus sobrinos.

En un comienzo, Moreno Ramos había dicho a familiares que su esposa e hijos habían muerto en un accidente automovilístico, pero no supo decir dónde. Luego declaró que los había encontrado muertos en la casa, pero finalmente confesó haber cometido los crímenes y haber viajado a Arkansas para deshacerse del arma, la cual nunca fue encontrada.

Moreno Ramos había iniciado un romance con una chica en noviembre de 1991 y planeó casarse con ella a pesar de que ya estaba casado y tenía hijos. Para justificar la presencia de su esposa y los niños en la casa, le dijo a su entonces novia que le estaba dando refugio a una viuda y sus hijos, según consta en registros judiciales. El sujeto se casó con esta mujer tres días después de los asesinatos y la llevó a vivir en la misma residencia donde enterró los cuerpos.

Moreno Ramos es el cuarto reo hispano ejecutado en Texas en lo que va de 2018. En total a 11 prisioneros de Texas se les ha aplicado la pena capital este año.


También te puede interesar:


En fotos: Estos son los reos ejecutados en Texas desde enero de 2017

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:EjecucionesPena de muerteTexasLocal

Más contenido de tu interés