Muertes

Padre de las jóvenes asesinadas en Texas afirma que su esposa las mató para hacerle sufrir

En su testimonio a las autoridades del condado Fort Bend, este aseguró que la madre no le disparó a él a pesar de tenerle a tiro en varias ocasiones. Al parecer estaban a punto de divorciarse por segunda vez.
29 Jun 2016 – 4:56 PM EDT

HOUSTON, Texas – Christy Sheats, la mujer de 42 años que baleó y mató a sus hijas en Katy, Texas, cometió los asesinatos en represalia contra su esposo Jason Sheats. Así lo dio a conocer Troy E. Nehls, alguacil del condado Fort Bend, tras entrevistar al padre de las jóvenes asesinadas.

Nehls dijo que el señor Sheats no está interesado en hablar con los medios, pero lo autorizó para dar a conocer los detalles de la entrevista que dio a los investigadores del caso.

Al parecer, Christy Sheats quería que su esposo sufriera. Tuvo varias oportunidades para dispararle durante el incidente, pero no lo hizo. Ella sabía que Jason amaba a sus hijas y ellas lo amaban a él.

El día del incidente, Jason y sus hijas Madison y Taylor estaban en el cuarto del computador. Su madre estaba sentada en un sofá en la sala. En un momento dado los llamó a una reunión. El padre les habría comentado a sus hijas que quizás su mamá los estaba llamando para comentarles de sus planes de divorcio.

Cuando todos llegaron a la sala, Christy le apuntó con una pistola a su esposo y le dijo “tu me obligaste a hacer esto”. Trataba de culparlo por lo que iba a hacer. No le disparó porque “ella quería hacerlo sufrir”, dijo Jason a las autoridades.

Todo ocurrió muy rápido. Tras apuntarle al esposo, le apuntó a su hija Taylor y le disparó. Luego fue el turno de Madison. Le disparó una vez. Ambas chicas trataron de escapar por si mismas. Salieron a la calle, pero no pudieron llegar muy lejos. Quedaron tendidas en el cemento.

El esposo logró escapar. Al parecer, él no pudo hacer nada para defender a sus hijas de los disparos de su madre. De acuerdo con versiones de testigos, en la calle, el corría de un lado a otro. Estaba tratando de auxiliarlas.

El reporte del médico forense indica que Madison recibió un solo disparo en el cuello, que le quitó vida.

Su hermana Taylor presentaba tres heridas de bala, en la cabeza, espalda y cerca al hombro. Ella no murió instantáneamente. La transportaron a un hospital en condición crítica y tiempo después murió.

Según la grabación de una llamada hecha a la línea de emergencia 911 por parte de un vecino, Christy Sheats llegó hasta donde estaba su hija Taylor tendida en el piso y trató de dispararle una vez más. Pero no tenía más balas, así que entró a su residencia, recargó su pistola y regresó junto a Taylor y le disparó una vez más. Fue en ese momento cuando llegaron los oficiales de policía y la abatieron, ante su negativa de tirar el arma.

Una tragedia que no se pudo evitar

Christy Sheats había sido internada en hospitales mentales en tres ocasiones por intento de suicidio. Al parecer, sufría de depresión y tomaba medicamentos. También habría estado en consulta con un psicólogo.

En los intentos de suicidio nunca hubo un arma involucrada. Al parecer, trató de quitarse la vida tomando medicamentos.

El alguacil Nehls dijo que después de cada incidente de suicidio que se reportó, un equipo especializado de su departamento acudió a la residencia para darle seguimiento.

Previamente, las autoridades habían informado que a partir de enero de 2012, desde la residencia de los Sheats se hicieron al menos 14 llamadas a las autoridades, pero nunca se reportó ningún incidente de violencia.

Las autoridades dijeron que no había ninguna indicación de que la señora Sheats pudiera hacer algo como lo que hizo.

Estuvo casada con Jason Sheats por más de 20 años, quien dijo a las autoridades que estaba sorprendido por lo ocurrido, nada similar había ocurrido antes.

La pareja se había separado en una ocasión y al parecer estaban a punto de separarse de nuevo.

La situación de la pareja empezó a deteriorarse en el 2012, tras la muerte del abuelo de Christy. Ella se vio muy afectada por ese hecho, porque su abuelo era alguien muy importante en su vida. Además, dos meses más tarde también perdió a su madre.

Desde entonces Christy comenzó a presentar problemas de salud mental. Su esposo le dijo a las autoridades que ella sufría de depresión y tomaba medicamentos. También informó que bebía con frecuencia, aunque no al punto de ser alcohólica.

Con relación al porqué la señora Sheats tenía un arma de fuego, las autoridades informaron que dicha pistola había sido un regalo del abuelo. Además dijeron que el esposo les había informado que la mujer trató de obtener una licencia de armas en una ocasión, pero le había sido negada. No se especificó la razón.

Historias relacionadas:


Publicidad