null: nullpx
Asesinatos

Lo liberan de la cárcel y tres días después mata a su esposa embarazada a puñaladas

Alex Guajardo confesó a la policía de Pasadena que apuñaló a su esposa en el estómago porque no quería que su hijo fuera criado por otra persona. Caitlynne recibió un total de 20 puñaladas que la llevaron a la muerte. La joven tenía cuatro meses de embarazo.
6 Ago 2019 – 4:22 PM EDT

HOUSTON, Texas. - El sábado 3 de agosto quedó marcado como el día más amargo en la vida de la familia de Caitlynne Guajardo. Tan solo tres días antes, la joven madre de familia buscó la protección de las autoridades denunciando a su marido por violencia de género, pero de nada sirvió porque fue liberado y regresó para quitarle la vida de la manera más salvaje.

De acuerdo con una publicación en GoFundMe, Caitlynne de 20 años, ya había sufrido de abusos por parte de su pareja Alex Guajardo, de 22 años, quien tiene problemas con el consumo de bebidas alcohólicas, según varios testimonios.

El sábado, Alex acudió al departamento que compartía con Caitlynne en el número 1911 de Southmore en Pasadena y familiares lo sacaron a golpes, pero por la tarde regresó armado con una navaja.

“Dijo que no recordaba cuantas veces lo hizo. Él pensaba que unas tres o cuatro veces, pero no recuerda nada de cuando comenzó”, dijo Sebastian Mata, detective del Departamento de Policía de Pasadena.

La apuñaló 20 veces

A Caitlynne le arrebataron la vida con 20 puñaladas, 12 de ellas en el vientre y siete en el cuello y después de matarla a ella y al bebé que llevaba en su vientre, el mismo Alex llamó a la policía para confesar lo que había hecho.

A pesar de los problemas maritales que atravesaba, la joven mujer estaba contenta y emocionada porque esperaba a su segundo hijo, dijeron sus allegados. Tenía cuatro meses de embarazo.

“Durante su confesión, Alex declaró que la apuñaló en el estómago porque no quería que otro hombre fuera el padrastro de su hijo” agregó el detective Mata, encargado del caso.

Indignacion del jefe de la policía

En una conferencia de prensa, el jefe de la policía de Pasadena, Josh Brueggar se manifestó molesto por el hecho de que el acusado haya salido en libertad luego de la denuncia por violencia de género, sin que el juez haya emitido una orden de restricción para proteger a la víctima.

Otra embarazada asesinada al día siguiente

Otro caso similar conmocionó a la comunidad del área de Houston porque una mujer también embarazada fue asesinada la noche del domingo 4 de agosto. La policía recibió el reporte de un tiroteo en un hotel localizado en el número 5959 de Guhn Road. Un testigo declaró que vio como un hombre perseguía a la víctima por los pasillos del edificio.

Posteriormente al llegar los oficiales encontraron a la mujer con cuatro impactos de bala, uno en la nariz, otro en el lado izquierdo del rostro, en el brazo derecho y en la espalda. Patra Perkins, de apenas 18 años, murió en el lugar a consecuencia de las heridas de bala. Tenía un embarazo de siete meses.

El sospechoso, identificado como Justin Jerel Herron, de 31 años, sigue prófugo de la justicia y fue acusado de asesinato capital.

Caitlynne deja a una niña huérfana

Mientras tanto, en Pasadena, los seres queridos de Caitlynne -quien deja huérfana a una bebé de ocho meses- realizaron una publicación en la página GoFundMe para pedir ayuda con los gastos del funeral y de la crianza de la pequeña niña, que quedará al cuidado de su abuela materna.


Te puede interesar:

En fotos: 12 casos emblemáticos de violencia de género en América Latina

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés