null: nullpx
Pena de muerte

Como tiene las venas frágiles, el 'asesino del picahielo' pide que su ejecución sea por fusilamiento o inhalación de gas

Danny Bible, sentenciado a pena capital en Texas por el asesinato, violación y ultraje de al menos dos mujeres, tiene serias complicaciones de salud, alegan sus abogados. Por eso piden otra opción para la muerte del recluso programada para este miércoles.
27 Jun 2018 – 9:21 AM EDT

Cuando a Danny Bible lo juzgaron por dos brutales crímenes cometidos en 1979 y 1998, el jurado no tuvo ninguna duda con la sentencia: 'el asesino del picahielo', como le apodó la prensa por la herramienta que usó para cometer sus asesinatos, debía ser ejecutado.

Ahora, con 66 años de edad, en silla de ruedas y seriamente enfermo con afecciones cardíacas y pulmonares, Bible se prepara para su ejecución, programada para este miércoles en Texas.

Sus abogados están peleando por la sustitución de la inyección letal, alegando que sus venas están muy frágiles y morirá ahogado, o la ejecución podría ser fallida.

El llamado 'asesino del picahielo' tiene mal de Parkinson, venas defectuosas y una muchos otros "problemas médicos" que aumentan la posibilidad de un proceso de inyección letal sea prolongado y doloroso. Esto, según sus abogados, podría violar la prohibición de la 8ª Enmienda constitucional de un castigo cruel e inusual.

Dicen sus abogados en un escrito al 5º Tribunal de Apelaciones del Circuito de Estados Unidos que los tribunales requieren que los reclusos propongan una alternativa cuando generalmente desafían el método de ejecución de un estado. Texas, proponen los defensores, podría considerar llevar a cabo la pena capital usando un pelotón de fusilamiento o gas de nitrógeno.

"Debido a su mala salud, el Sr. Bible tiene comprometidas seriamente las venas periféricas, lo que significa que será difícil, si no imposible, infiltrarle las venas, creando un riesgo sustancial de una ejecución fallida o un intento de ejecución abortado", sostuvo en su apelación el abogado Jeremy Schepers, que representa al condenado, citado en The Texas Tribune.


El fiscal del Condado de Harris, Kim Ogg, un demócrata elegido en 2016 que ha tomado las riendas de la pena de muerte en el condado enviando a más personas a la cámara de ejecución que cualquier estado aparte de Texas, no tiene ninguna duda de que la sentencia debe cumplirse.

"Las acciones de algunos delincuentes son tan atroces que ganan la etiqueta 'lo peor de lo peor'", dijo Ogg en un comunicado luego de que la fecha de ejecución de Bible fuera fijada en marzo pasado.

"El jurado que escuchó los hechos y vio la evidencia de los crímenes cometidos por Danny Bible llegó claramente a esa conclusión al sentenciarlo a muerte", aseveró Ogg.

Y los hechos, confesados por él mismo a las autoridades, fueron realmente atroces: la violación y asesinato de Inez Deaton, de 20 años, con un picador de hielo en un campo cerca de un autolavado abandonado, en Texas en 1979. Y el ultraje, casi veinte años más tarde, a una mujer en Louisiana.


Los abogados de Bible refieren otros intentos de ejecución de presos enfermos que fracasaron porque los funcionarios no pudieron encontrar una vena.

En febrero, los funcionarios de Alabama suspendieron la ejecución de Doyle Hamm, un paciente con cáncer, después de fallar durante horas para insertar una aguja.

En noviembre pasado, los funcionarios de Ohio tuvieron que suspender la ejecución de Alva Campbell, que también tenía cáncer, utilizaba una bolsa de colostomía y no podía respirar acostado. Campbell murió en prisión antes de ser ejecutado.

Ese mismo estado se enfrentó a una complicación similar previamente: en 2009, el intento de ejecución del estado de Romell Broom falló, y Broom dijo que el dolor era tan insoportable que lloró y gritó.


Las asesinas en serie más despiadadas de la historia (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés