null: nullpx
Elecciones 2018

Beto O’Rourke: el carismático político texano que quiere derrotar a Ted Cruz

Luego de visitar cientos de comunidades en los 254 condados que tienen el estado de Texas y de hablar con miles de personas a lo largo de sus recorridos, Beto O’Rourke ya no es un desconocido en el ambiente político y de eso da cuenta una encuesta reciente de intención de voto que muestra como se ha cerrado la brecha frente a su contendiente republicano Ted Cruz.
5 Jul 2018 – 5:31 PM EDT

HOUSTON, Texas. – “No soy demócrata, pero en realidad me gusta Beto O'Rourke, es un hombre aterrizado, con principios y buenas ideas”, escribió Manny Catlan en Facebook durante una transmisión en vivo de un foro comunitario del candidato en Pasadena, Texas, esta semana.


En otro mensaje se lee: “Nunca he votado por nada antes, pero Beto tendrá mi primer voto… Y para empezar, también me llamo Beto”, comentó Humberto Flores en la misma transmisión que fue seguida por casi 2,000 usuarios de la red.


Los comentarios seguían llegando en Facebook a medida que Robert Francis O'Rourke, nombre completo de Beto, se dirigía a centenares de personas reunidas en un recinto para fiestas en el poblado de Pasadena, al este de Houston.

Muchos otros que no alcanzaron a entrar al lugar porque estaba lleno, lo seguían desde sus teléfonos, parados en una fila en las afueras del edificio, a la espera de una oportunidad para tomarse una selfie con el candidato al final del evento.

Las transmisiones en vivo por Facebook de sus juntas de campaña, de sus viajes por tierra, de sus vivencias en el camino y de sus rutinas diarias, son una estrategia que el “equipo Beto” ha explotado a cabalidad y le ha dado excelentes resultados. Los seguidores digitales lo ven desde diferentes partes de la nación.

“No soy de Texas, pero estoy contribuyendo a su campaña”, escribió Mike Gallo.


“Los buenos amigos de Texas tendrán que comenzar a hacer los foros de Beto en los estadios y llenarlos”, fue el comentario de Raymond Tomichek.


Es evidente que O’Rourke sigue ganando la simpatía de los texanos en general y su poder de convocatoria es tal que hasta en las comunidades más republicanas y rurales del estado las personas que acuden a sus foros se cuentan por cientos.

“Uno de los primeros condados que visité fue Lubbock, un área muy republicana donde unas 20 o 24 personas fueron a la junta”, dijo O’Rourke en una entrevista uno a uno con Univision Noticias en Houston.

“Pero después regresamos allí (a Lubbock) cuatro o cinco veces y hace dos meses tuvimos un foro donde acudieron más de 1000 personas. Eso es un claro ejemplo de que cuando estamos presentes la gente va a salir y va a ser parte de esta campaña”, agregó.

El demócrata, que al comienzo de su aventura política en busca de conquistar a los texanos para que lo elijan como senador en el Congreso Federal por encima del actual ocupante del escaño —el republicano Ted Cruz— era visto por analistas como una estrella solitaria con pocas probabilidades de éxito en una Texas roja, ahora goza de gran popularidad y reconocimiento.

Según una encuesta reciente de intención de voto entre los texanos, realizada por la Universidad de Texas (UT) y el portal noticioso Texas Tribune, el republicano Ted Cruz aventaja por 5 puntos porcentuales al demócrata Beto O'Rourke en la contienda de las elecciones generales por un escaño en el Senado del Congreso Federal.

Esa popularidad y reconocimiento él las atribuye a su estrategia de visitar hasta el último rincón del estado. En los últimos 18 meses recorrió los 254 condados de Texas a bordo de su camioneta, manejada por él mismo.

“El último condado que visitamos fue Cook, en el norte. (Fuimos) a Gainesville, a una estación de tren donde había como 400 personas, en una comunidad muy republicana que votó por Donald Trump como en un 80%”, relató O’Rourke.

“Como en cada condado que visitamos, la gente quería escuchar a este congresista de El Paso, pero también ofrecer sus comentarios, hacer preguntas, y averiguar si hay algo que podamos hacer mejor (que la competencia)”, agregó al tiempo que expresó su satisfacción de que en tiempos cuando hay una división tan marcada entre partidos, él pueda hablar de manera civilizada y cordial con republicanos y demócratas reunidos en un mismo lugar.

Qué dicen quienes acuden a los foros


Estos texanos explican qué es lo que más les gusta de Beto O'Rourke, el demócrata que busca sacar a Ted Cruz del senado

Loading
Cargando galería

“¿Quiénes somos como personas?”, con esa pregunta general O’Rourke introdujo ante una multitud reunida en un recinto de fiestas en Pasadena, al este de Houston, algunos de sus planteamientos de campaña.

Lo que siguió fue una cadena de cuestionamientos a los que, enfatizó, los texanos deben responder en momentos cuando la verdad está en juego.

“¿Somos de los que construimos un muro fronterizo (innecesario) desde Brownsville, en Texas, hasta San Diego, en California? ¿Somos el tipo de persona que rechaza a los musulmanes o que llama a la prensa el enemigo del pueblo? ¿Separamos a niños de sus padres y los ponemos en jaulas luego de que ellos sobrevivieron una travesía de más de 2,000 millas y en el momento de más desesperación, en el que son más vulnerables, cuando piensan que encontraron un refugio, que están seguros, los arrestamos, los enjuiciamos como criminales y les quitamos los niños a sus madres… como una forma de castigo y o una estrategia para disuadirlos de venir? ¿Creen que esta es la esencia de los estadounidenses o sienten que somos mejores, más grandes, más fuertes y más valientes que esto? La gente de Texas necesita responder a estas preguntas. Tenemos que ser la respuesta para este momento, ¿Están conmigo?

Enseguida se escuchó un “sí” estrepitoso y prolongado, reforzado con una ronda de aplausos y ovaciones.

“Lo que más me gusta de él, es su postura en inmigración”, dijo a Univision Noticias Tracy Miller, una instructora de artes escénicas en el distrito escolar de Pearland (Texas).

“La separación de familias en la frontera es algo que me mortifica, es una situación horrible…Esos niños podrían no volver a ver a sus padres o madres por el resto de sus vidas. Yo confió en que Beto hará todo lo más pueda para asegurarse de que esto no pase más”, agregó Miller.

Junto a Miller, su hija Julie Ruffner, asiente con la cabeza a cada palabra de su madre. “Estoy de acuerdo con todo lo que dice mi madre y agrego que él es una persona creíble, accesible, y genuina, con la que uno se identifica de inmediato.

Jaime Manzano, un veterano de 69 años, dice con indignación que no puede tolerar lo que está pasando en la frontera. “Soy un estadounidense, combatí en la guerra de Vietnam y esto no es lo que somos. Quitarles los niños a las familias que están huyendo de la violencia en sus países y buscando refugio es algo criminal”, dijo.

Manzano dice que supo de O’Rourke hace solo 9 meses a través de Facebook y que desde entonces se ganó su voto. Está haciendo todo lo está a su alcance, como llamadas y mensajes de texto a conocidos y desconocidos para convencerlos de votar por el demócrata.

"Beto tiene el mismo carisma que tenía John Kennedy y eso fue lo primero que me atrajo de él. Tengo que decir que es muy especial como político, sobre todo en la política de hoy", recalcó.

Este veterano no fue el único que comparó a O’Rourke con políticos carismáticos de Estados Unidos. Varias personas mayores en el foro dijeron que les recordaba a Barack Obama, a John Kennedy y a su hermano Robert Kennedy.

“No quiero que me grabe ni me tome fotos, pero quiero decirle que a mí me gusta tanto Beto porque es la viva estampa de Robert Kennedy. Creo que va a ganar”, dijo una abuelita que estaba formada en la fila con su esposo para tomarse una foto con O’Rourke.

A diferencia de la tímida abuelita, los seguidores de Beto que esperaban para la oportunidad de un selfie con él, se mostraban ansiosos de expresar sus pensamientos sobre el candidato.

Lisa, un ama de casa hispana y madre de dos niñas de 12 y 6 años, dijo que votará por primera vez en su vida y lo hará por O'Rourke. "Me gusta porque no está agarrando dinero de compañías, solo de la gente... y va a todos los lugares, está hablando con todos y responde tus preguntas. Me ilusiona mucho la idea de que va a ganar”, dijo.

“A mí Beto me impresiona por ser una persona amable, compasiva y fuerte. Es un hombre íntegro que representará a los texanos, no solo a aquellos que apoyan directamente sus ideales políticos", comentó Jon Bryan, padre de dos adolescentes.

En el otro lado del salón, un grupo de cuatro amigas que sostenían con cierto orgullo la camiseta de campaña del demócrata, dijeron efusivas y jocosas que lo que más les gusta de Beto es que no es Ted Cruz. Luego, en tono más serio, coincidieron en decir que les encanta porque es honesto, inteligente, responde preguntas y tiene en cuenta al estadounidense del común.

Ruta a la victoria

Los analistas políticos que siguen de cerca la contienda entre el republicano Ted Cruz y el demócrata Beto O’Rourke creen que el segundo no logrará quedarse con el escaño, por lo menos no esta vez, porque a pesar de ser un candidato calificado y competitivo, los electores texanos que salen a votar en las elecciones generales son en su mayoría republicanos.


“No hay ninguna duda de que él está haciendo una campaña muy activa y muy agresiva pero igual en un estado como Texas no es suficiente. Él necesitaría un error craso y grave por parte del senador Cruz para tener la posibilidad de ganar”, dijo Mark Jones, profesor de ciencias políticas de la Universidad Rice.

O’Rourke no desconoce ese hecho, pero su apuesta no ha sido solo atraer a los votantes de su propio partido, sino cautivar a los republicanos que están desencantados con la administración de Trump y también a los independientes.

“Si dependemos solo en demócratas sí (es difícil ganar), pero también vamos a tener el apoyo de independientes y republicanos. Hay muchos republicanos que no se sienten representados por Trump o por Cruz y quieren una alternativa”, dijo O’Rourke en la entrevista con Univision Noticias.

“Si yo hago presencia en sus condados (de los republicanos), en esos lugares donde antes de este año no había llegado un candidato para hablar con ellos, escuchar sus quejas y sus ideas y para demostrarles que podemos trabajar con todos, creo que eso ofrece una ruta para ganar”, dijo y enfatizó que una diferencia de 5 puntos porcentuales por debajo de su opositor, cuando faltan aún 4 meses de campaña, “es algo positivo”.

Insiste en que los temas que está abordando en su campaña, como generación de empleo, aumento del salario mínimo, cobertura de salud, relaciones bilaterales con México, generación de energías alternativas, seguridad con armas, legalización dela marihuana, entre otros, no son parte de una agenda demócrata, sino que interesan a todos los texanos en general.
O’Rourke mencionó que su estrategia de inclusión de todos los texanos en sus recorridos de campaña, incluso aquellos con los que hay diferencias muy marcadas, es necesaria para que la gente pueda ver que se puede tener un debate de una manera civilizada, y que podemos tratar a aquellos que tienen opiniones diferentes con respeto.

“Cuando estábamos en el poblado de Paducah, al norte del estado, había cuatro personas que estaban protestando sobre la segunda enmienda. Ellos no querían que yo respaldara una prohibición a las armas de asalto. Entonces les dije que por favor fueran parte del evento, que hicieran preguntas, ofrecieran sus comentarios o sus críticas en frente de la otra gente, en frente de la transmisión en vivo por Facebook”, recordó O’Rourke.


En fotos: Los 20 protagonistas de la lucha a favor y en contra de la Ley SB4 de Texas contra las ciudades santuario

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés