null: nullpx
Salud Infantil

El cambio de vida de Anna: menor de California de 9 años recientemente diagnosticada con diabetes

La menor fue llevada al doctor por supuestos síntomas de una infección urinaria, sin embargo, horas más tarde, la niña era ingresada a la emergencia del Hospital Valley's Children de Madera. El diagnóstico era totalmente inesperado.
25 Feb 2020 – 09:00 PM EST

"Ya lo entiendo más" dice Anna al referirse a su nueva rutina de vida, que incluye inyecciones de insulina y medición de glucosa cada vez que come.


A sus 9 años, fue recientemente diagnosticada con diabetes tipo 1, y aunque lo tiene cada vez más incorporado, confiesa que no le gustan las inyecciones.

Fue a fines de noviembre del año pasado cuando la niña mostró los primeros síntomas. Tras un par de días que Anna iba muchas veces al baño, su madre decidió llevarla al médico.

"Tenía muchas ganas de hacer pipí, pero yo pensaba que era normal porque también estaba tomando mucha agua. Pero una noche se levantó al menos cinco veces, y eso sí me pareció fuera de lo común" cuenta Pilar García, residente de Clovis, en el condado de Fresno.

La primera consulta con el pediatria derivó en un examen de orina, el cual arrojó altas cantidades de azúcar en el pipí, lo cual no era normal. Inmediatamente fueron derivadas a la Unidad de Emergencia del Hospital Valley's Children de Madera donde le confirmaron el diagnóstico: diabetes tipo 1.

"Yo llegué con mi hija por una supuesta infección urinaria y terminamos días en el hospital y con ella toda conectada, por todos lados haciéndole exámenes" dice la madre de Anna, quien reconoce que no se esperaba la noticia. Y tampoco podría haberlo anticipado, ya que la diabetes tipo 1 no se puede prevenir, como sí ocurre con la diabetes tipo 2.

"Esto es para siempre"

Lo más difícil de esos días fue responderle a Anna de cuándo se iba a acabar 'esto', que cuándo se iban a casa, relata Pilar. "La noticia era que esto no se termina yéndose a la casa. No acaba nunca, es algo con lo que tienes que vivir".

La diabetes tipo 1 es aquella que se produce "cuando el páncreas deja de producir insulina, entonces toda el azúcar se va a la sangre y no a los órganos que necesitan de la glucosa" explica el doctor de Kaiser Permanente, Jesús Rodríguez.


El profesional agrega además que sin la insulina, la persona puede morir. Por esta razón, Anna y quienes padecen de esta condición deben inyectársela, así como también, deben saber sus niveles de azúcar en la sangre antes de ingerir alimentos.

Para Anna, este parece haber sido el cambio más significativo ya que la rutina de sentarse a comer ahora implica una inyección también. Puede comer de todo, pero debe conocer con exactitud cuántos gramos de carbohidratos y azúcares consume cada vez.

"Me he vuelto más inteligente" comenta y ríe la niña, y luego argumenta: "ahora sé cosas que antes no sabía, como la insulina, y se contar los carbohidratos".

Con el objetivo de no tener que punzarse el dedo, la familia adquirió un parche, el que conectado a bluetooh puede cumplir la misma función, y además tiene informados a sus padres y a la enfermera de la escuela respecto de la cantidad de glucosa en la sangre de Anna.


Ha sido un cambio de vida para todos, incluido el personal de la escuela primaria a la que asiste la menor, comenta la madre. "Lo bueno de todo es que Anna ya lo tiene incoporado. Ella tiene una actitud muy positiva".

Los síntomas de la diabetes son: aumento de la sed y de las ganas de orinar, aumento del apetito, fatiga, visión borrosa, entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies, úlceras que no cicatrizan, pérdida de peso sin razón aparente.

Te podría interesar:

Las causas de muerte más comunes en todo el mundo: enfermedades y accidentes de tráfico son las principales (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.