null: nullpx
Terremotos

A un mes de los terremotos en California, sus residentes aún no vuelven a la normalidad

Los estudiantes de dos escuelas primarias de Ridgecrest no podrán iniciar su año escolar a tiempo, debido a los daños que dejó el terremoto el pasado 5 de julio.
6 Ago 2019 – 2:57 PM EDT

A un mes de ocurridos los dos terremotos de 6.4 y 7.1 grados de magnitud que azotó las localidades de Ridgecrest y Trona, el temor en esta comunidad aún persiste. Y es que según el Servicio Geológico de los Estados Unidos la zona se mantiene sísmicamente activa, pues se han registrado más de dos mil réplicas en los últimos diez días. Además, el impacto de este movimiento no fue menor si se considera que la ruptura de la falla se movió unas 8 pulgadas, según muestra la fotografía de USGS (Servicio Geológico de los Estados Unidos).


Armando Alférez, vive y trabaja en Ridgecrest y él dice que hay que tener muchos cuidados porque ha seguido temblando. Casi acostumbrados a las réplicas, pero ni tanto porque reconocen estar en constante estado de alerta. “No sabes cuándo va a venir otro” comenta Jodi Francis, quien también reconoce sentirse con temor.


En este escenario, los habitantes admiten que, tras el temblor algunos hábitos cambiaron. Tomasa Vásquez, otra de las residentes del lugar asegura que su vida cambió y que no se despega de sus hijos, así como también ya tiene su mochila con medicinas y aguas a la mano ante cualquier otro movimiento telúrico. “Yo ahora estoy con pánico” afirma.

Un equipo de Noticias Univision 21 visitó la semana pasada la localidad de Trona, otra ciudad afectada por los dos sismos del 4 y 5 de julio pasado. En la oportunidad, sus residentes también reconocieron vivir con miedo principalmente aquellos, cuyas viviendas fueron catalogadas con sello rojo, es decir, estructuralmente dañadas.

Retraso en las escuelas

Además de los daños físicos y emocionales dejados por los temblores, las consecuencias en dos establecimientos educacionales dan cuenta de la magnitud con la que ese día se sacudió la tierra. Se trata de 450 estudiantes de las escuelas primarias Richmond y Getaway del Distrito Escolar Sierra Sands que no podrán comenzar su año escolar al igual que el resto, debido a los trabajos de reconstrucción que aún no finalizan.

En el caso de la escuela Getaway, los daños alcanzan los 100 mil dólares, pues el 5 de julio, el sismo hizo que se rompiera un tubo de agua del sistema contra incendio ubicado en el techo de la escuela. La inundación posterior provocó daños severos en todo el inmobiliario educacional.

Las clases debieran empezar el 13 de agosto, pero los menores ingresarán el 19, es decir, una semana después que el resto de los estudiantes. Asimismo, se han tomado medidas en el Distrito Escolar en virtud del ingreso a clases y a raíz de los temblores. En las escuelas habrán consejeros y especialistas para aquellos niños que puedan necesitar de apoyo terapéutico o psicológico.

En fotos: Ridgecrest y sus calles al día siguiente del terremoto 7.1

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:TerremotosVíctimasFresnoCalifornia

Más contenido de tu interés