null: nullpx
Asesinatos

Mujer de Texas confiesa haberles disparado a sus dos hijas en la cabeza mientras dormían

Los fiscales se negaron a aplicar la pena de muerte a cambio de que se declarara culpable de los hechos que dijo haber planificado y que incluían matar también a su esposo.
19 Jul 2019 – 9:33 AM EDT

Una mujer de Texas evitó ser condenada a morir por matar a sus dos hijas pero tendrá que pasar el resto de sus días en prisión al declararse culpable de los viles asesinatos.

Los fiscales se negaron a aplicar la pena de muerte contra Sarah Nicole Henderson a cambio de que se declarara culpable de dos cargos de asesinato capital en las muertes de sus hijas de 5 y 7 años, según un reporte reciente de Associated Press.

Henderson, de 31 años, ha estado bajo custodia desde su arresto en noviembre de 2017 en su casa cerca de Mabank, a unas 50 millas (80 kilómetros) al sureste de Dallas. La mujer confesó haber cometido el asesinato cuando habló con los investigadores e incluso dijo que había planeado matar a las niñas y a su esposo durante varias semanas, según le había dicho la alguacil del Condado de Henderson, Botie Hillhouse, indica AP. También le dijo a los investigadores que planeaba suicidarse.

Henderson le disparó a las niñas en la cabeza mientras dormían en la sala e intentó dispararle a su esposo, Jacob Henderson, pero la pistola no funcionó, dijo Hillhouse. La mujer fue acusada de intento de asesinato, pero el cargo fue retirado como parte de su acuerdo con los fiscales.

El reporte de AP indica que Jacob Henderson, quien no era el padre biológico de las niñas, inicialmente llamó al 911 ese día en busca de ayuda médica para su esposa. En ese momento Jacob le dijo a los operadores que la mujer estaba "asustada como si alguien fuera a buscarla", según una grabación de la llamada.

Luego el sujeto volvió a llamar unos minutos más tarde para cancelar la llamada, diciendo que su esposa le dijo que se sentía bien y que estaba actuando normalmente. Aun así, autoridades respondieron a la casa y la pareja les dijo que estaban bien y que no necesitaban ayuda.

Jacob Henderson volvió a llamar al 911 unas horas después para informar entre sollozos que su esposa les había disparado a las chicas.

El reporte indica que en la llamada se escuchaba a Sarah Henderson al fondo pidiéndole a su esposo que la matara o le disparara, diciendo que la gente la estaba persiguiendo y que venían. En un momento de la grabación, la mujer gritó: "Dios, ¿qué hice?"

Henderson buscó una defensa legal por demencia el año pasado, pero fue encontrada competente para ser juzgada, informó la estación de televisión KETK de Tyler informó AP.


RELACIONADOS:AsesinatosCárcelDallasTexas

Más contenido de tu interés