null: nullpx
Asesinatos

Mexicanos detenidos en Texas están relacionados con un decena de homicidios

Han sido vinculados a la desaparición u homicidio de nueve personas, de acuerdo con documentos presentados por las autoridades
10 Mar 2016 – 12:00 PM EST

Tres mexicanos detenidos en Texas en relación con el asesinato del abogado Juan Guerrero Chapa, conocido por haber tenido como clientes a notables narcotraficantes, han sido vinculados a la desaparición u homicidio de nueve personas, de acuerdo con documentos presentados por las autoridades esta semana ante una Corte Federal.

Dos de los hombres, Jesús Gerardo Ledezma Cepeda, de 59 años, y su hijo, Jesús Gerardo Ledezma Campano, de 32, mostraron un patrón de seguimiento de eventuales víctimas de asesinato, similar a la forma en que de acuerdo con las autoridades rastrearon a Guerrero Chapa antes de acribillarlo.

Un tercer sospechoso en el asesinato, José Luis Cepeda Cortés, de 58 años y primo de Ledezma Cepeda, fue despedido de su trabajo en la desaparecida compañía Southwestern Bell después de intervenir los teléfonos de su exmujer y su novio, amenazándolos con matarlos, de acuerdo con los documentos presentados ante la Corte.

Según los informes, el abogado Guerrero Chapa defendió durante varios años a reconocidos integrantes del Cartel del Golfo, incluyendo a su exlíder, Osiel Cárdenas Guillén, quien actualmente cumple una sentencia de 25 años en una prisión federal de Estados Unidos.

Guerrero Chapa fue asesinado el 22 de mayo de 2013 por varios balazos en el tórax, tras subir a su automóvil en el estacionamiento de un centro comercial de Southlake, un suburbio del noreste de Dallas.



Las nuevas acusaciones contra los Ledezmas y Cepeda Cortés fueron presentadas a poco más de un mes de que los tres comiencen a ser enjuiciados por el homicidio del abogado, el próximo 25 de abril en una Corte Federal de Fort Worth, Texas. Los tres han permanecido en la cárcel desde su arresto en septiembre de 2014.

Las autoridades federales han documentado la forma en que los tres sospechosos dieron seguimiento por varios meses a Guerrero Chapa, antes de cometer el homicidio. Según la acusación, Cepeda Cortés utilizó el correo electrónico, fotografías y otras herramientas de vigilancia para localizarlo en Texas.

Luego los tres rentaron un apartamento y establecieron cámaras de vigilancia en la vecindad donde residía Guerrero Chapa en Southlake, además de que colocaron un monitor de localización satelital GPS en su automóvil para tener su ubicación todo el tiempo.

La acusación señala que los sospechosos también compraron y alquilaron numerosos vehículos para poder cambiar de automóvil con frecuencia y evitar ser detectados.

Ledezma Cepeda y su hijo Ledezma Campano fueron detenidos en septiembre de 2014, cuando cruzaron procedentes de México el Puente Internacional Anzaldúas en Mission, cerca de McAllen, Texas. Cepeda Cortés fue arrestado en su casa en Edinburg, Texas, donde vivía como residente legal de Estados Unidos.



En los documentos presentados esta semana, las autoridades federales relacionaron a los tres sospechosos con los homicidios de: Luis Cortés Ochoa, exsubsecretario de Seguridad en San Pedro Garza García, Nuevo León, baleado en su camioneta el 24 de febrero de 2010. Ledezma Campano y Ledezma Cepeda había colocado un dispositivo de rastreo en su vehículo, dijeron los fiscales.

Dionisio Cantú Rendón fue reportado como desaparecido el 3 de febrero de 2012 y es dado por muerto. Correos electrónicos de Ledezma Cepeda lo vinculan al asesinato, de acuerdo con las autoridades.

Eliseo Martínez Elizondo fue asesinado casi exactamente un mes antes de Guerrero Chapa. Los tres sospechosos le dieron seguimiento utilizando el mismo dispositivo de rastreo que se usó para seguir el Guerrero Chapa, según los procuradores federales.

Felipe Cantú Lozano fue encontrado muerto el 30 de septiembre de 2013. Juan Cantú Cuéllar murió el mismo día. Los investigadores encontraron los nombres de las víctimas en los correos electrónicos de Ledezma Cepeda.

El contenido de los mensajes de correo electrónico no fue revelado y no hay otros detalles de los asesinatos.

Héctor Javier Álvarez Reyna, de 47 años, fue abatido a tiros en Monterrey, Nuevo león, en octubre de 2013. Los fiscales informaron haber encontrado el nombre de Álvarez Reyna en los correos electrónicos de Ledezma Cepeda.

Los sospechosos también fueron relacionados con el homicidio de Artemio González Wong, un funcionario policial en Guadalupe, un suburbio de Monterrey, y con la desaparición de otras personas que continúan siendo buscadas.

Lea también:

RELACIONADOS:AsesinatosNarcotráficoCrímenesLocal

Más contenido de tu interés