Bullying

Jóvenes sobreviven a su intento de suicidio tras ser víctimas de ''bullying''

El suicidio es la segunda causa de muerte entre jóvenes en Estados Unidos y uno de los factores que más influye en quienes intentan quitarse la vida es el acoso escolar.
22 Jun 2016 – 2:38 PM EDT

DALLAS, Texas - María Espinoza vive una ambigua realidad de felicidad y tristeza al ver a su hijo Irving postrado en una cama. El joven era un estudiante ejemplar y deportista, que optó por el suicidio como solución final al acoso escolar o bullying que sufría en su escuela, pero sobrevivió.

Inving y su madre luchan arduamente a diario para sobrevivir y anhelan que su situación mejore, aunque sea un poco. Desde el año 2013, cuando el joven intentó quitarse la vida, las cosas no han cambiado nada.

La madre de Irving, quien era un atleta y alumno destacado, no culpa a nadie y está feliz porque su hijo está vivo. Pero en el fondo de su corazón guarda sentimientos de tristeza por la carta de despedida que su hijo escribió antes de intentar suicidarse.

''Siempre aguantó burlas por ser pequeño de estatura, por caminar chistoso, por tener orejas grandes y hasta sufrió decepciones amorosas que prácticamente acabaron de tumbarlo'', explica la señora Espinoza quien diariamente vela por su hijo.

Según estadísticas de un reporte publicado en 2014 por el Centro de Control de Enfermedades ( CDC), el suicidio es la segunda causa de muerte en niños y jóvenes entre los 10 y los 24 años de edad en Estados Unidos. El mismo reporte da cuenta de que 2 de cada 10 hispanos en preparatoria ha pensado en quitarse la vida por el acoso escolar que sufren.



''El bullying es un cáncer que está metido en las escuelas y con el cual profesores y consejeros batallamos todos los días para erradicarlo, pero los padres también deben poner mucha atención a los síntomas en sus hijos porque eso nos ayuda a combatirlo a tiempo'', señala en entrevista con univisiondallas.com la consejera Irene Salas.

Según Salas, quien trabajó varios años en una secundaria en Dallas, en muchos de los casos que atendió, los padres fomentaban la violencia en lugar de dialogar con ellos. ''Creen que es más fácil pedir a su hijo defenderse a golpes en lugar de fomentar la autoestima y la confianza para hablar del problema'', explicó la consejera.

Alma Requena, otra madre cuyo hijo de 13 años se intentó suicidar pero sobrevivió, hace un llamado a las familias a tener más apertura en el diálogo con sus hijos. ''No podemos permitir que nuestros hijos sufran y nosotros los padres sólo enfocados en llevar dinero a casa, eso no es suficiente'', dijo Alma.

El hijo de Alma, Germán, ahora tiene 18 años gracias a que ella no permitió que los doctores lo desconectaran tras el diagnóstico de muerte cerebral. Ella tiene sus esperanzas puestas en un tratamiento de células madre que está disponible en México que al parecer podría regresarle la conciencia.



Sobreviviente de un suicidio pide a jóvenes que luchen contra el acoso escolar

Los pasos de Gustavo Aguilar son lentos pero no se desespera. Su dificultad para hablar no le impide que se reúna con otros adolescentes para platicar sobre su experiencia de haber sobrevivido al suicidio, tras ser víctima de acoso escolar.

En octubre del 2015, el joven abrió los ojos y despertó de su estado vegetativo tras haber fallado en su intento de suicidio. Recibe terapia dos veces por semana y se recupera poco a poco. El contacto con otros adolescentes y narrar su vivencia personal de haber tomado una decisión errónea le da más sentido a su vida. Se arrepiente de lo que hizo y ahora valora más la vida.

¿Qué es el bullying?

El bullying o acoso escolar se da cuando un niño atormenta a otro intencionalmente, en formas físicas, verbales o psicológicas. Los comportamientos relacionados con el bullying incluyen golpes, empujones, amenazas, uso de apodos, intimidación y abusos (quitarle a otro el dinero del almuerzo). Formas más modernas de acoso escolar incluyen la publicación de comentarios negativos en redes sociales o enviar mensajes electrónicos o de texto hirientes.

Cómo ayudar

Si sospecha que su hijo está siendo víctima de acoso escolar, tome la situación seriamente. La Clínica Mayo recomienda recurrir a las siguientes medidas:

  • Anime a su hijo a expresar sus preocupaciones. Al hablar con él, procure permanecer serena, y apóyelo en sus sentimientos. Exprésele que lo entiende y que la situación le preocupa. Además, recuérdele que lo que le está pasando no es su culpa.
  • Entérese de la situación. Pídale que le describa cómo y dónde ocurre el bullying, y quiénes están involucrados. Pregúntele también si él ha hecho algo para intentar detener esta situación, y qué puede hacer para ayudarlo a sentirse más seguro en la escuela.
  • Enséñele a manejar la situación. No lo incite a vengarse o a pelear. En cambio, explíquele que las mejores opciones son ignorar al bully, decirle que lo deje solo, alejarse de él o pedir la ayuda de una maestra o entrenador. También, sugiérale quedarse junto a sus amigos en las áreas de la escuela en las que el acoso suele ocurrir.
  • Si el bullying ocurre por internet, pídale al niño que no responda, y si es posible, con las herramientas de las aplicaciones digitales que usa, bloquee al acosador.
  • Mejore su autoestima. Incite a su hijo a construir amistades, y que se involucre en actividades que enfaticen sus fortalezas y talentos.

El portal para padres Empowering Parents recomienda ponerse en acción. Eso quiere decir que, si está como padre está seguro de que su hijo está siendo víctima de este tipo de acoso, comuníquese con su maestra o con un administrador de la escuela, para pedirle ayuda. Recuerde, la responsabilidad de detener el acoso escolar es del plantel educativo. En ocasiones, el consejero educacional puede ser de gran ayuda.

Estas medidas pueden ayudarle a acompañar a su niño en esta dificultad e incluso a detenerla.

Entérese también:

El suicidio es la segunda causa de muerte entre jóvenes en Estados Unidos y uno los factores que más influye

RELACIONADOS:BullyingSuicidiosAcosoLocal

Más contenido de tu interés