null: nullpx
Inmigración

Grupos civiles presentan queja por abusos en puertos de entrada fronterizos

Denuncian "trato abusivo" en los puertos fronterizos de entrada en Texas y Nuevo México.
17 May 2016 – 03:06 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
La Patrulla Fronteriza de EEUU puede detener a un inmigrante hasta un plazo de 72 horas. Crédito: Getty Images

NUEVO MEXICO - Grupos de derechos civiles presentaron hoy una queja contra las autoridades migratorias federales estadounidenses en la que denuncian "trato abusivo" en los puertos fronterizos de entrada en Texas y Nuevo México.

La demanda representa a trece residentes de la frontera, mexicanos y estadounidenses, que se quejaron de "uso excesivo de fuerza, maltrato verbal, humillaciones e intimidación" por parte de algunos oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza ( CBP), informó hoy la Unión Americana de Libertades Civiles ( ACLU) de Nuevo México.

Según la organización, los demandantes denunciaron también que los oficiales usan esas tácticas para obligar a los inmigrantes a renunciar a sus derechos legales.

El Centro Regional por los Derechos Fronterizos ( RCBR) de ACLU señaló que residentes de la frontera denuncian que los oficiales de CBP los desalientan a presentar quejas o no les informan el proceso para hacerlo.

Esta organización junto con la Fundación ACLU de Texas y la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur ( SBCC) instaron al Departamento de Seguridad Nacional a investigar las denuncias de abusos en los puertos de entrada de El Paso (Texas) y del sur de Nuevo México.

Casos de abuso

En un caso en particular, agentes acusaron falsamente el año pasado a Amanda Rodríguez Varela, de 51 años, una activista de derechos de las mujeres en Ciudad Juárez, México, de ser una sexoservidora e insinuaron que padecía una enfermedad de trasmisión sexual antes de detenerla en la entrada fronteriza Paso del Norte en El Paso, dice la denuncia.

"Agentes de CBP amenazaron con presentarle cargos criminales por prostitución y menospreciaron su trabajo a favor de la igualdad de género. Uno dijo que su trabajo era una `pérdida de tiempo"', dice el documento. La denuncia dice que Varela fue forzada a firmar un documento en inglés que los agentes luego modificaron para decir que era una prostituta, afirmación que ella niega rotundamente".

En un caso de 2014, una denuncia indica que agentes forzaron a Michelle Fierro, de 25 años y con ocho meses de embarazo, a esperar en un auto durante seis horas en el paso fronterizo de Santa Teresa, New Mexico, mientras su cuñado era interrogado. El cuñado tenía una visa vigente, pero a Fierro, ciudadana estadounidense, se le negó agua, comida y el uso de su celular, dice la denuncia. "Fierro sufrió diabetes gestacional y después su médico le diagnosticó deshidratación como resultado de la prolongada detención".

Miles cruzan la frontera diariamente

Unas 600,000 personas entran diariamente a Estados Unidos a través de los puertos de entrada, y 1 de cada 24 puestos de trabajo se basa en el comercio en la frontera sur, señalaron los grupos demandantes.

"Cada día, miles de estudiantes, trabajadores y turistas cruzan legalmente nuestros puertos de entrada para hacer negocios o visitar a la familia", declaró Cynthia Pompa, directiva del RCBR.

"Cuando oficiales de CBP no profesionales humillan, discriminan o abusan física o verbalmente, el maltrato y la falta de rendición de cuentas ofende los valores estadounidenses de igualdad y justicia", aseguró Pompa.

Vicki Gaubeca, directora de RCBR, señaló que "las humillaciones de los oficiales de CBP desalientan el intercambio económico y cultural" en la frontera.

"Para muchos de nosotros, cruzar la frontera significa volver a casa", expresó Gaubeca.


Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés