null: nullpx
Asaltos y Robos

Conductora de Uber denuncia agresión física y verbal por parte de pasajeros

Un gran jurado del Condado de Tarrant acusó a uno de los hombres por asalto agravado por los hechos que relata esta mujer quien además busca crear conciencia con su historia.
15 Jul 2019 – 7:48 PM EDT

Una conductora de Uber denunció haber sido agredida física y verbalmente por varios pasajeros quienes le profirieron insultos raciales y hasta le causaron heridas con botellas.

Zonya Robinson, de 36 años, realizó las denuncias a través de su abogado en un comunicado en el que se señala que la mujer sufrió heridas profundas en sus manos por los vidrios de las botellas con las que la agredieron cuando decidió detener su vehículo al recibir insultos de varios de los pasajeros.

Los hechos se remontan al pasado 3 de marzo, cuando Robinson recogió a cuatro pasajeros en un bar entre ellos tres hombres y una mujer.

Al comenzar el viaje, un pasajero masculino que se encontraba en el asiento delantero le hizo comentarios sexuales inapropiados a la conductora quien le advirtió que no prosiguiera con los mismos. El pasajero no obedecó a las advertencias de la conductora quien decidió detener su vehículo para culminar el viaje.

Luego algunos de los pasajeros comenzaron a gritarle insultos raciales a Robinson. En ese punto la conductora abandonó su vehículo para asegurarse de que los pasajeros también abandonarían el mismo.

En fotos: La pesadilla de una conductora de Uber en el norte de Texas

Loading
Cargando galería


Fue entonces que dos de los pasajeros salieron de su vehículo y le arrojaron botellas. Robinson se protegió la cara con sus manos, pero una de las botellas se rompió causándole heridas profundas y un sangrado excesivo. Mientras, otra de las botellas le rozó la cabeza a la mujer según detalla en el informe que presentó su abogado, Ryan Julison.

Acto seguido Robinson regresó a su vehículo, cerró las puertas y llamó a la policía mientras se marchaba del lugar.

La policía de Haltom City respondió y brindó atención médica a Robinson. Luego encontraron a los individuos responsables del asalto y arrestaron a dos hombres.

El pasado 14 de mayo, un gran jurado del condado de Tarrant acusó a uno de los hombres por agresión con agravantes con un arma mortal. El otro hombre que arrojó la botella y rozó la cabeza de Robinson no fue acusado según el informe.

Robinson presentó una queja con Uber sobre este incidente, pero no recibió respuesta por lo que se apresta a demandar a la compañía de transporte. Mientras, quiso compartir su historia para crear conciencia sobre los problemas de seguridad que enfrentan los conductores de Uber, en especial los que trabajan de noche.


RELACIONADOS:Asaltos y RobosAsaltoTexasUber

Más contenido de tu interés