null: nullpx
Criminalidad y Justicia

Un ex pandillero puso un precio sobre la cabeza de este juez

El juez Rubén Castillo habla sobre su experiencia como juez en Illinois. Habla también, de cómo un pandillero al que sentenció, puso un precio sobre su vida. Sin embargo, años más tarde, él lo perdonó.
3 Oct 2019 – 1:27 PM EDT

CHICAGO, Illinois. – Ruben Castillo trabajaba como fiscal en la oficina del Fiscal Federal para el distrito norte de Illinois. Castillo procesó al mayor traficante de drogas de Colombia durante ese tiempo y este trató de matarlo.

Justo al salir de la facultad de derecho, Castillo fue abogado defensor. Defendió a alguien acusado de asesinato. Fue sentenciado en, aproximadamente, 60 segundos a una sentencia de 60 años a cadena perpetua.

“Como fiscal, vi el mundo como blanco y negro”, cuenta Castillo. “Éramos las buenas personas que perseguían a las personas que estaban haciendo cosas malas. Pero no podemos ganar simplemente tratando de encarcelar a cada individuo”. Nosotros como sociedad estamos pagando un precio enorme por eso”.

Cada vez que Castillo sentencia a alguien dice que trata de tener un encuentro humano con esa persona. Y eso, para él, es lo más desgarrador.

“Creo que lo que necesita el sistema de justicia penal es amor”, asegura Castillo.

El traficante de drogas que intentó matarlo le escribió una carta. Y en la carta le pidió perdón. Y Castillo le respondió con una oración: "Te perdono".

Castillo ha conocido a víctimas de crímenes violentos que estaban dispuestos a extender el perdón y el amor. Sin embargo, el juez Castillo dice que es un individuo raro el que toma ese camino contra el camino de "Quiero venganza o retribución". El amor es una emoción difícil de introducir en el sistema de justicia penal, explica el juez.

Más contenido de tu interés