null: nullpx
Impuestos

Un centavo más por onza: Ya comenzó el impuesto a las bebidas azucaradas en Chicago

Si va a comprar un galón de 126 onzas de té helado cuyo valor era de 2.99, ahora será de 4.25 dólares. Con varias excepciones, el nuevo impuesto que arranca este miércoles afectará a todas las bebidas azucaradas y endulzadas artificialmente.
2 Ago 2017 – 1:11 PM EDT

CHICAGO, Illinois. A Francisco Rocha, residente de Chicago, no le gusta nada tener que gastar más dinero por su soda, pero a partir de hoy tendrá que hacerlo. Este miércoles entró en vigor el impuesto a las bebidas azucaradas en el Condado de Cook y pagará un centavo más por cada onza de líquido que compre.

“Creo que debería ser más bajo, porque nos afecta mucho a los que tomamos refrescos”, dijo Rocha de origen mexicano.

Con la excepción de la leche y el jugo de frutas 100% natural, entre otros productos, el nuevo impuesto afectará a la mayoría de las bebidas azucaradas y endulzadas artificialmente.

Por ejemplo, un refresco de 32 onzas que antes costaba 1.90 dólares ahora costará 2.22 dólares y un galón de 126 onzas de té helado cuyo valor era de 2.99, ahora será de 4.25 dólares. Los clientes cubrirán el costo al pagar su cuenta y se reembolsará a los minoristas, que pagaron el impuesto por adelantado.

La Junta de Comisionados del Condado de Cook aprobó el impuesto en noviembre pasado para ayudar a cerrar un déficit presupuestario de casi 174.3 millones y que de no ser cubierto podría resultar en recortes a los servicios del condado.

Se estima que el nuevo impuesto generará alrededor de 200 millones de dólares en un año.

La junta promovió la iniciativa, que no ha estado exenta de polémica, resaltando los efectos adversos de la ingesta de azúcar y el consumo de bebidas azucaradas tiene en la población, como un mayor riesgo de obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, caries, entre otros.

No obstante, el impuesto no entró en vigor el primero de julio como estaba previsto porque la Asociación de Comerciantes Minoristas de Illinois presentaron una demanda contra el Departamento de Ingresos del condado Cook, argumentando que el impuesto era inconstitucional y vago, y un juez de la corte de distrito les concedió un bloqueo temporal.

De hecho, ayer por la noche la organización presentó una apelación en la que indican que hay falta de claridad en la aplicación el impuesto y que las reglas y regulaciones han cambiado constantemente, por lo que pidieron a consumidores que si no están de acuerdo con la medida que le pidan a sus concejales y representantes y les pidan que se opongan al impuesto.

Los opositores advierten que las ventas de bebidas azucaradas podría disminuir drásticamente, lo que lastimaría a pequeñas y medianas empresas. Además, que los residentes que viven cerca de condados cercanos, donde no apliquen este impuesto, irán a comprar sus bebidas a esas ciudades.

“Afecta a las compañías que nos venden el producto y a nosotros como establecimiento, porque los clientes van a limitar las compras de bebida azucaradas”, dijo Erasmo González, manager de de la tienda “Casa del Pueblo” a Univision Chicago.

“Pienso que se va a vender menos al principio y espero que con el tiempo la gente se irá acostumbrando”, dijo Sabino Martínez, de Luciano´s Grocery.

Pero mientras se define qué sucederá con la apelación, bajo este nuevo impuesto, las bebidas azucaradas embotelladas, ya sea en envase de plástico, metal, vidrio u otros materiales, o bien de una fuente de sodas son susceptibles al impuesto.

Estas son las bebidas que están sujetas al gravamen:
-Sodas regulares y de dieta.
-Cafés y tés dulces listos para beber.
-Bebidas deportivas y energéticas.
-Cualquier jugo de frutas o vegetales que no sea 100% natural.

Lo que no está sujeto a impuesto:
-100% jugo de fruta y agua mineral no endulzada.
-Bebidas endulzadas a pedido. Por ejemplo. si pide que pongan Splenda en un café.
-Leche y fórmula para lactantes.
-Bebidas para uso médico, entre otros.

Chicago no es la única ciudad en el país que tiene un impuesto a las bebidas azucaradas, al menos seis ciudades de Estados Unidos tienen un impuesto similar. Entre ellas están San Francisco, Oakland, Berkeley y Albany, en California, así como Boulder, en Colorado, y Seattle, Washington.

Con información de Ligia Granados.


Razones para dejar de consumir azúcar

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:ImpuestosFinanzasSaludLocal

Más contenido de tu interés