null: nullpx
Salud

Latino de Chicago lucha contra un parásito que podría haber adquirido por comer carne mal cocida

Médicos pensaban que el hombre tenía un tumor cerebral, pero era algo más que eso. Se trataba de un parásito llamado Taenia Solium, que se alojó en su cabeza.
3 Mar 2017 – 3:21 PM EST

CHICAGO, Illinois. Javier Chagoya salió a comer a un restaurante una tarde de un domingo, y despertó tres días después en la cama de un hospital.

"Empezó con un ardor que me bajó por todo este lado derecho", recuerda Chagoya, quien reside en Chicago.

De acuerdo con familiares, el hombre empezó con un dolor en el brazo, después comenzó a perder su capacidad de hablar y al llegar al hospital comenzó a tener ataques y perdió la conciencia, por lo que para tratarlo le indujeron a un coma.

Después de varios estudios, los médicos pensaban que se trataba de un tumor cerebral, pero era algo más que eso. Javier tenía un parásito en su cerebro, mejor conocido como Taenia Solium.

Según Daniel Hawthorn, médico, este tipo de enfermedad se contagia en ocasiones por la ingesta de carne de cerdo que no está bien cocinada y muchas veces los síntomas son confundidos con otros malestares.

"Hay parásitos que puede hacer un nido, una bola dentro del estómago, y eso pareciera ser un tumor, pero no lo es", cuenta Hawthorn.

Al conocer el resultado de sus análisis, Chagoya cuenta que ahí comenzó su pesadilla, ya que le recetaron antiinflamatorios y antibióticos para eliminar el parásitos que no ha podido adquirir, ya que cuesta 21 mil dólares por el tratamiento de un mes.

Su esposa María Claudio ha creado una página en GoFundMe en el que trata de conseguir los fondos para su tratamiento.

“El dinero es necesario para la medicación que necesita tomar. Es importante que lo tome lo antes posible”, dice la esposa de Javier, quien declara que la situación de la familia es difícil, ya que Chagoya es quien cubre con los gastos del hogar.

"Él es el sostén de la familia. Ahorita estoy trabajando, pero es difícil", cuenta la mujer.

A pesar de su difícil situación económica, Javier no pierde la fe en que pronto pueda adquirir su tratamiento para detener la reproducción del parásito y desde ya planifica hacer varios cambios de vida.

"A los latinos nos encantan comer carne y creo que empezaré por cambiar mi alimentación", cuenta Chagoya.

Lea también: Reportan varios casos de paperas en preparatoria en Barrignton, al norte de Chicago.

RELACIONADOS:SaludComidaNutriciónLocal

Más contenido de tu interés