Juicios

Exlíder del Congreso acusado de delitos bancarios y sexuales es trasladado a Chicago para completar su sentencia

El excongresista Dennis Hastert fue liberado este martes de una prisión en Minnesota, donde purgaba una pena de 15 meses de prisión por violaciones bancarias. Con el dinero, Hastert pagó a una de sus víctimas para que no lo denunciara por abuso sexual.
18 Jul 2017 – 1:37 PM EDT

CHICAGO, Illinois. Dennis Hastert, expresidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, fue liberado este martes de una prisión federal en Minnesota.

De acuerdo con registros de la Oficina Federal de Prisiones, el republicano de 75 años de edad, fue trasladado a una oficina de gestión de reingresos residenciales en Chicago, donde completará el resto de su sentencia bajo supervisión.

En abril del 2016, Hastert fue sentenciado a 15 meses de prisión por violar leyes bancarias para esconder un escándalo sexual por un presunto abuso de menores en una escuela secundaria.

Los fiscales solicitaron que Hastert recibiera cargos por delitos sexuales, pero estos ya habían prescrito. Las acusaciones de abuso sexual se remontan a la época en la que Hastert trabajó como entrenador en la preparatoria Yorkville, en el suburbio del mismo nombre en Chicago, entre 1965 y 1981.

En octubre del 2015, Hastert se declaró culpable de incumplir normativas bancarias al realizar retiros de manera ilegal y admitió en un acuerdo de culpabilidad que había pagado 1.7 millones de dólares en efectivo para encubrir una mala conducta no especificada de décadas anteriores.


Una de las víctimas presentó una demanda por incumplimiento del pago de 1.8 millones, en la que aseguraba que Hastert le debía de lo acordado para que guardara silencio sobre el abuso sexual que cometió contra él cuando era entrenador en la preparatoria Yorkville.

En la demanda se informa que un hombre, identificado con individuo A, contó que Hastert, había abusado sexualmente de él cuando tenía 14 años.

El individuo aseguró que Hastert "reconoció el dolor y el sufrimiento" que le causó y "había acordado pagarle una compensación por el trauma sufrido como consecuencia del abuso sexual".

La cantidad acordada fue de 3.5 millones de dólares.

El demandante expresó que había recibido un pago de 1.7 millones de junio del 2010 a diciembre del 2014, y que Hastert no le había pagado el resto del dinero.


En la corte se presentaron varios testimonios de otras personas que contaron haber sido víctimas de abuso sexual de parte de Hastert, entre ellos Scott Cross, hermano del representante republicano Tom Cross. Cross declaró que fue abusado por Hastert en 1979 durante un masaje después de una práctica.

Cuando el juez Thomas M. Durkin le preguntó directamente a Hastert si había abusado de las víctimas finalmente contestó que “sí” y pidió perdón.

“Estoy profundamente avergonzado por estar aquí ante ustedes", dijo Hastert, quien llegó a la corte federal en silla de ruedas. "Lo que quiero hacer hoy es decir que lo siento".

Después de que Hastert terminó de dar su testimonio, el juez Durkin lo llamó "pederasta en serie" y que él sabía lo que estaba haciendo.

"Se trata de abuso de menores. Esto es abuso sexual", dijo Durkin.

No es claro cuánto tiempo Hastert permanecerá en una casa intermedia.

Hasta fecha, el expolítico, quien tiene varios problemas de salud, ha cumplido con el 85% de su sentencia. El republicano ingresó en la cárcel el pasado 22 de junio del 2016 y su fecha de liberación estaba prevista para el próximo 16 de agosto.

No obstante, la condena de Hastert también incluye dos años de libertad supervisada, durante los cuales debe participar en un programa de tratamiento para delincuentes sexuales.

“Nos sorprendió saber que Dennis Hastert ha sido trasladado de la prisión y regresó silenciosamente a Chicago”, dijo Joelle Casteix, líder de la región oeste de Survivors Network, grupo de apoyo para víctimas de abusos sexuales en entornos institucionales.

“Desafortunadamente, Hastert nunca será juzgado por el crimen de abuso sexual. Los estatutos de limitación de los crímenes sexuales infantiles de Illinois obsoletos y depredadores, aseguran que los hombres y mujeres que abusan sexualmente de los niños reciban un ‘pase’ siempre y cuando puedan usar el miedo y la vergüenza para mantener a sus víctimas en silencio”, agregó Casteix. “Los legisladores estatales deberían ver este caso como una razón para cambiar las leyes con el fin de proteger a los niños sobre los políticos poderosos”.

Así fue el secuestro y violación múltiple de cinco mujeres que se encontraban de visita en Austin

Loading
Cargando galería
Publicidad