null: nullpx
Donald Trump

Donald Trump trajo más de lo mismo a Illinois

Ordenó la expulsión de manifestantes, reiteró que México pagará por el muro, invitó a un inmigrante “legal” a la tarima y culminó con “The Snake” .
13 Mar 2016 – 6:09 PM EDT

El republicano Donald Trump no se quedó sin hacer campaña en Illinois, donde el próximo martes quiere conseguir la victoria en las primarias por la nominación de su partido a la presidencia de Estados Unidos.

Tras pasar gran parte del fin de semana repartiendo culpas por los incidentes del pasado viernes en Chicago -que lo llevaron a cancelar esa visita- hoy el magnate llegó en su avión a la ciudad de Bloomington, donde lo esperaban cerca de 3,000 personas.
Minutos antes del aterrizaje, el reverendo afroamericano Mark Burns tomó control del evento e invitó a los fieles a unirse en oración: “Padre, estamos aquí para agradecerte por la vida de Donald J. Trump… Protégelo y mantenlo fuerte”, a fin de que logre convertirse en el próximo presidente.

Tras invocar la bendición del cielo, Burns explicó que apoya a Trump, porque es el único candidato que quiere “poner dinero en tus bolsillos”. Contrario al católico papa Francisco, el fundador del movimiento “The Harvest Praise and Worship Center” defendió la construcción de un muro en la frontera con México, de manera que así se garanticen los trabajos y la inmigración “legal”.

Cerca de 15 minutos más tarde y bajo lluvia, Donald Trump atravesó la pista custodiado por agentes de seguridad, para dar inicio a su acto de campaña.

Explicó cómo los seguidores del demócrata Bernie Sanders fueron los causantes de la violencia en el evento que tenía pautado para el pasado viernes en la Universidad de Illinois en Chicago. Tras pedir disculpas por haber tomado "la decisión correcta" de cancelar su participación y prometer que los recompensará, Donald Trump pasó la página y volvió a su típico discurso, que solo interrumpió en tres ocasiones para pedirle a los de seguridad que expulsaran del lugar a quienes se manifestaban en su contra.

“Regrésate a tu país”, dijo a un joven que protestaba ondeando una bandera de México, mientras la audiencia lo respaldaba gritando “Trump, Trump, Trump” y “USA, USA”.

Consciente de lo que le agrada escuchar a sus seguidores, el empresario republicano reiteró que los medios de comunicación son deshonestos; que desea enfrentarse a Hillary Clinton por la presidencia; que China y México se aprovechan porque en este país no hay quien haga negocios de forma inteligente; que el tratado con Irán es un desastre al igual que el TTP, etc…

También atacó a sus principales contendientes, refiriéndose al “pequeño” Marco Rubio, al “mentiroso” Ted Cruz y lamentando que John Kasich no vea algo más en la tele que torneos de golf.

Insistió en que creará trabajos, arrebatándoselos a países como China y México. Y no dejó fuera uno de sus temas favoritos, el del muro en la frontera, citando que cuenta con el apoyo del controversial sheriff del condado de Maricopa, Arizona, Joe Arpaio.

Replicó al expresidente mexicano Vicente Fox que sí les va a cobrar por el muro y añadió que será construido por “Caterpillar y no por Camacho”.

Entre el público detectó a un inmigrante y lo invitó a la tarima para dar testimonio de lo mucho que quiere a los hispanos y a los que, como este individuo, obtuvieron su ciudadanía "de la forma correcta".


Antes de concluir, leyendo la canción “The Snake”, que Al Wilson grabó en el 1968, Donald Trump insistió en que salgan a votar el martes, pues aunque él cuenta con un apoyo sin precedentes, “de millones y millones” de personas, siempre le gusta decir que los números están más bajitos para que la victoria sea por mucho más de lo que se anticipa.

Más contenido de tu interés