null: nullpx
Estafa y Fraude

Una texana se casó por la ciudadanía y ahora enfrenta un año de cárcel

En su trabajo, Nancy Chan era administradora de las reglas de la ciudad de Austin, pero en su vida personal rompió las leyes migratorias con un matrimonio fraudulento, según un jurado federal.
1 Ago 2017 – 4:40 PM EDT

AUSTIN, Texas. - Una empleada de Austin, encargada del cumplimiento del código en la ciudad, violó las reglas de inmigración, según determinó un jurado federal.

Nancy Chan, oriunda del Reino Unido, fue sentenciada recientemente a un año en prisión por casarse con el único propósito de obtener la ciudadanía estadounidense, de acuerdo con documentos judiciales.

El 2 de marzo del 2011, Chan, de 39 años de edad, se casó con un ciudadano estadounidense en el condado de Maverick. Tres años después, Chan y su cónyuge presentaron documentación falsa para obtener el estatus de Residente Legal Permanente y para buscar la naturalización, según el Departamento de Justicia.

En dicha ocasión, ambos fueron entrevistados por separado por un oficial del Servicio de Inmigración y Aduanas para determinar si la unión era basada en una relación real. Las inconsistencias en sus respuestas generaron sospechas y llevaron a que se abriera una investigación.


En enero de este año, Chan fue encontrada culpable de perpetrar un esquema de fraude matrimonial. Trabajó hasta el 8 de febrero en la ciudad con un salario de $91,000, según el periódico de American-Statement de Austin.

De acuerdo con testimonios presentados en el juicio, Chan le contó sobre sus problemas migratorios a su amiga y exfuncionaria de la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), Isabel Metzler, quien a su vez estaba casada con un empleado de CBP en el puerto de entrada de Eagle Pass.

El grupo habría planeado que Chan se casara con un estadounidense para obtener la residencia y luego la ciudadanía. Metzler, de 46 años de edad, se declaró culpable de conspirar para perpetrar el fraude matrimonial y convencer al cónyuge de mantener la farse ante las autoridades. Morales, de 37 años, admitió haber mentido a un agente federal, detalló una nota de prensa del Departamento de Justicia.

Chan enfrentaba hasta 20 años en la cárcel por cometer fraude matrimonial.

Los matrimonios fraudulentos son considerados un delito en los que se castiga tanto al inmigrante como al ciudadano que colabore, y puede desencadenar una deportación para el extranjero.


Retratos de Enrique Márquez: entre el terrorismo y el fraude migratorio

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés