null: nullpx
Demandas

Exsargento de origen mexicano demanda a una ciudad texana por discriminación

En el último capítulo de una saga que incluyó un triángulo amoroso y alegatos de abuso de poder contra el jefe de la policía de Kyle, un expolicía afirma que recibió un trato más duro que sus compañeros que no son hispanos.
10 Ene 2018 – 03:03 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Jeff Barnett asumió el cargo de jefe de la policía de Kyle en el 2011. Luego, un doctor lo acusó de haber intervenido para que lo arrestaran porque Barnett había tenido una relación extramarital con su esposa. Crédito: City of Kyle

Un exsargento demandó a la ciudad de Kyle, en el centro de Texas, por presuntamente haberle impuesto sanciones más duras que a otros compañeros que no eran hispanos en 2015, cuando fue despedido tras ser acusado de mentir y violar las políticas del departamento.

Jesús 'Jesse' Espinoza, un ciudadano de ascendencia mexicana, alega en una demanda presentada este mes que detectó un trato distinto y penalizaciones menos severas hacia oficiales que no son hispanos y habían sido sujeto de acciones disciplinarias.

Asimismo, los documentos introducidos en la corte federal del Distrito Oeste de Texas aseveran que policías hispanos habrían recibido castigos más fuertes.

Se trata de la última acción en una saga que arrancó con otra demanda en contra del jefe de la policía de Kyle, Jeffrey Barnett, e incluye acusaciones de violencia doméstica, abuso de poder y un triángulo amoroso.

Una historia de telenovela

¿Cómo sucedió esto? Te explicamos: Espinoza fue suspendido indefinidamente por la ciudad de Kyle en mayo de 2015 por insubordinación y comportamiento inapropiado por supuestamente dar información a un hombre que estaba demandando al departamento.

Un año después, la ciudad volvió a mantener su suspensión alegando que se había comunicado con el demandante, el doctor Glen Hurlston, quien había tomado acciones legales contra el jefe de la policía Jeffrey Barnett y la ciudad.

Antes de ser contratado en Kyle, Barnett trabajaba en la ciudad de Princeton. Hurlston alega que Barnett, ocho meses despues de dejar la ciudad, usó sus conexiones y se extralimitó para que lo arrestaran por un falso cargo de agresión contra su exesposa Suzanne Hurlston, quien en un momento dado había tenido una relación extramarital con Barnett, fruto de la cual tuvo un hijo.

Por su parte, Espinoza, quien fue contratado por la policía de Kyle el 27 de febrero de 2006, argumenta que durante sus primeros años dentro del departamento su relación con las autoridades de la ciudad fue positiva, hasta que Barnett fue contratado como jefe de policía en 2011. Espinoza, quien fue líder del sindicato de policías, se opuso a dicha contratación durante su participación en el comité que entrevistó a los candidatos al puesto.

La relación entre Espinoza y el departamento se complicó luego de que el demandante mantuviera comunicación con Hurlston. El doctor le donó 5,000 dólares para el tratamiento médico de su hijo, diagnosticado con un raro tipo de cáncer. Meses antes de contactarlo, Hurlston había presentado una demanda contra Barnett en la ciudad de Kyle.

Debido a las acciones legales de Hurlston, la ciudad de Kyle pidió a sus empleados que evitaran comunicarse con el doctor o su abogado. Además, se pedía que se les informara en caso de haber tenido contacto previo con ellos.

Espinoza asevera que le informó a las autoridades de Kyle sobre sus interacciones con Hurlston en dos ocasiones entre febrero y julio de 2014, pero nunca se comunicaron con él.

El expolicía también asegura en la querella que entregó al jefe de la investigación de Barnett un sobre cerrado que probaba que el jefe de la policía había mentido sobre su relación con la exesposa del doctor, pero la pesquisa no tomó en cuenta dicha información y en cambio abrió investigaciones en su contra.

En noviembre del 2016 un juez federal deshechó la demanda de Hurlston alegando que no había probado que Barnett estuvo detrás de su arresto.

Además de suspenderlo sin plazo definido, las autoridades emitieron una "Carta Brady" contra Espinoza, en donde fue etiquetado como “mentiroso”, según la demanda.

Espinoza no ha encontrado empleo como oficial de policía desde que fue suspendido por Kyle. Actualmente, trabaja como guardia de seguridad con un salario de 14 dólares por hora, mucho menos que los 31 dólares que ganaba antes, detalla la querella.

Se espera que las autoridades de la ciudad de Kyle respondan a dicha demanda en los próximos días.

Vea también:


Loading
Cargando galería
Cargando Video...
Víctima de violación entabla una demanda contra la ciudad de Houston y el departamento de policía
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés