null: nullpx
Inmigración

Termina la eterna espera para las familias que solicitan asilo en la ciudad fronteriza de Nogales

Las autoridades fronterizas agilizaron los tiempos para procesar a decenas de inmigrantes, la mayoría centroamericanos, que llegan al puerto de entrada DeConcinni en Nogales, Sonora, a solicitar asilo en territorio estadounidense. Hasta la semana pasada atendían sólo a tres grupos familiares y ahora procesan a 15 familias por día.
6 Ago 2018 – 4:59 PM EDT

TUCSON, Arizona. - Las autoridades fronterizas aceleraron el proceso de los solicitantes de asilo que llegan a la frontera de Nogales, decenas de personas empezaron a llegar desde abril y tuvieron que esperar en filas, algunos campando, hasta dos semanas para ser atendidos, aseguran activistas.

La situación cambió la semana pasada, organizaciones proimigrantes y humanitarias en la frontera reportaron que sorpresivamente la agencia migratoria mejoró los tiempos de espera.

"A lo largo del verano estuvieron atendiendo un promedio de tres familias por día, y de repente estaban procesando 10 o 15 familias por día", dijo Joanna Williams, directora de defensa de la Iniciativa Fronteriza Kino (KBI).

Desde el pasado jueves, los migrantes que llegan al puerto de entrada DeConcini, en Nogales, están siendo atendidos a medida que van llegando, terminando así con largas horas y días de espera.

A principio de verano, los migrantes, la mayoría de ellos centroamericanos, hicieron largas filas para hablar con un oficial y solicitar el beneficio migratorio, KBI abrió junto con otras organizaciones abrieron albergues para que pasaran la mucho, la mayoría de los migrantes en tránsito eran madres con niños. También desarrollaron un sistema de numeración para asegurarse de que los migrantes tenían un lugar en la línea, y organizaron el transporte para llevarlos de los refugios a los puertos.

Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), encargada de procesar a los ciudadanos, residentes y turistas que ingresen al país, atribuyó los retrasos a la escaces de personal y al limitado espacio para la espera de los migrantes.

Las demoras en el procesamiento de solicitantes de asilo no fueron deliberadas, dijo Michael Humphries, director del puerto del área de Nogales. El oficial aseguróo que fueron el resultado de manejar las diversas demandas que enfrentan los funcionarios de la agencia, incluido un aumento en las incautaciones de drogas fuertes.

"Si hoy tenemos tres cargas de heroína y una carga de metanfetamina, la gente va a estar ocupada y tenemos que abordar eso, así que tenemos que mover a la gente", explicó Humphries. "Pero a veces tenemos suerte y podemos hacer un poco más".

La agencia migratoria ocupó 120 posiciones en Nogales de las 142 vacantes que tenía disponibles hace un par de meses, lo que para Humphries representa una mejoría para el puerto.

CBP ha estado enviando oficiales de otras partes del país para ayudar en Arizona durante varios años, incluidos unos 75 que ahora están divididos entre los puertos de entrada del estado, comentó el oficial.

Como parte de la operación de apoyo Guardian, 40 miembros de la Guardia Nacional están asignados al puerto de Nogales para ayudar a inspeccionar la carga, ayudar con las operaciones de las máquinas de rayos X y completar las inspecciones secundarias

La agencia enfatizó que la prioridad en los puertos de entrada en la frontera es frenar el flujo de drogas ilegales y no la atención a los solicitantes de asilo.

"El desafío durante el verano fue que la cantidad de personas que procesaban no se mantenía al ritmo con la cantidad de solicitantes de asilo que estaban llegando", dijo Williams.

Ante la disminución en los tiempos de espera, el sistema de numeración y los refugios temporales se disolvieron hace aproximadamente una semana.

"Estamos más que contentos de que todo ese sistema se desmorone y no sea necesario", dijo Williams.

Las estadísticas muestran que los oficiales procesaron menos de la mitad del número de familias y menores no acompañados en junio que en mayo. Los números de julio aún no están disponibles.

Williams dijo que este cambio solo se refleja en Nogales porque la situación en otras ciudades fronterizas continúa igual.

"Todavía hay líneas muy largas a lo largo de la frontera con Texas y situaciones humanitarias aún más graves porque hay menos infraestructura para responder", dijo. "Ahora contamos con albergues asociados para hablar de la reacción negativa del público y de las personas que esperan a más de 100 grados centígrados sentadas en fila”.

Cifras de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) señalan que en los puertos fronterizos de Arizona se procesaron en junio 742 personas (padres y sus hijos), más 143 menores sin acompañante. Este número es menor a los de mayo cuando se procesaron alrededor de 1,000 familias y 169 menores no acompañados.

Mira también:



En fotos: Decenas de centroamericanos esperan en el puerto fronterizo de Nogales para pedir asilo en Estados Unidos

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés