Inmigración

Solo pide que su madre pueda despedirse de su padre que agoniza: un joven clama a EEUU por un permiso humanitario

Bill De la Rosa, un estudiante de sociología de 24 años, inició toda una lucha para lograr que a su madre, Gloria Arellano, le permitan cruzar a territorio estadounidense para compartir los últimos días de vida de su padre en Arizona.
24 Ago 2018 – 9:14 PM EDT

TUCSON, Arizona.– "Mi padre está al borde de la muerte", dice Bill De la Rosa, el hijo mayor de Gloria Arellano De la Rosa, que lucha para que su madre pueda viajar a Estados Unidos para despedirse su padre convaleciente. "Lo menos que pueden hacer es permitirle estar con él durante estos últimos momentos y permitirle a él ver a su esposa".

Este martes, las autoridades rechazaron la solicitud de la mujer mexicana para obtener una visa humanitaria que le permitiera cruzar a territorio estadounidense para regresar a despedirse de su esposo que agoniza y acompañar a sus hijos, ciudadanos estadounidenses.

El congresista Raúl Grijalva ofreció su apoyo a la madre del joven tras conocer que las autoridades migratorias en Arizona le negaron el permiso para ingresar al país y pasar con su esposo lo que pueden ser sus últimos días.

De acuerdo con Grijalva, el Departamento de Seguridad Nacional denegó la solicitud humanitaria del hijo de Gloria Arellano.

En 2009, Arellano fue a Ciudad Juárez, México, para tramitar un perdón; un requisito que deben cumplir quienes tramitan la residencia después de haber ingresado al país ilegalmente, tras la solicitud que presentó su esposo, ciudadano estadounidense.

Ella pensó que sería una cita para obtener su 'green card' y que no tendría nigún problema para regresar, según el consejo de un abogado. Con cuatro hijos ciudadanos estadounidenses y sin antecedentes penales consideró que el proceso sería sencillo.

No fue así. Le negaron la residencia y se enfrentó a una prohibición de 10 años para regresar a los Estados Unidos porque años atrás cruzó ilegalmente después de que su visa había expirado y sobrepasó el tiempo permitido para estar en el país.

Para que uno de sus hijos pueda tramitarle una solicitud para la residencia faltaría un año.

"He enviado una solicitud a la secretaria de Seguridad Nacional exigiendo una intervención y reconsideración de este caso. A la señora Gloria Arellano se le debe otorgar el ingreso condicional humanitario para que pueda reunirse brevemente con sus hijos y su esposo enfermo ", expuso Grijalva en un comunicado.

Su hijo, De la Rosa, acompañó a su madre mientras esperaban respuesta de las autoridades migratorias este martes, después de completar los documentos que les solicitaban para otorgarle un permiso humanitario para cruzar a Estados Unidos en el puerto fronterizo DeConcinni en Nogales, Arizona.

El gobierno estadounidense permite que una persona pueda cruzar por cierto número de días por razones humanitarias. Ese permiso es discrecional.

A Arellano se le permitió ingresar durante unos días en 2011 para ayudar a cuidar a su esposo, Arsenio de la Rosa, cuando tuvo un derrame cerebral.

Esta semana cuando intentó obtener el permiso nuevamente el oficial les dijo que no podía otorgarlo porque se le había negado la residencia legal permanente en 2009, explicó el hijo.

El hecho de que alguien se enfrente a una prohibición de 10 años no impide que se le niegue automáticamente el permiso para regresar temporalmente al país en determinadas circunstancias, dijo Mo Goldman, un abogado de inmigración local la periódico Arizona Daily Star.

"Si miras todos los factores, no veo por qué no se le permite pasar una semana o dos semanas para estar un poco de tiempo con él...es repugnante", agregó el abogado.

Abogados especialistas en leyes migratorias señalaron que durante la administración Trump es más difícil obtener este tipo de permisos porque el gobierno es mucho más escéptico a que la persona regrese al país de donde ingresó.

"Estoy completamente confundido por estas circunstancias", dijo el hijo de la mujer de 24 años.

Ese mismo sentimiento afirmó que vivió cuando tenía 15 años y su madre no pudo regresar a Estados Unidos.

Dijo que su madre ha seguido todas las reglas desde que rechazaron su solicitud de residencia, "se quedó en México, buscó los medios legales para regresar a Estados Unidos cuando hubo una emergencia y regresó a México al final de su admisión temporal", mencionó.

El ha dicho que su lucha no termina aquí, este jueves junto a miembros de su familia, concejales de Tucson , supervisores del condado Pima y el congresista Grijalva suplicó que le permitan a su mamá entrar al país.

"Le rechazaron a mi mamá un permiso humanitaria para ver a mi padre que se está muriendo", publicó en Facebook. "Esto no ha terminado".


Mira también:


EN FOTOS: Una deportación de ICE, paso a paso

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés