null: nullpx
Segunda oportunidad

Recuperar los derechos civiles facilita la reinserción de quienes salen de prisión

Un empleo estable es clave en la reinserción de personas que han pasado por prisión, pero tener antecedentes penales limita las oportunidades laborales. Se trata de una restricción que afecta a un tercio de los adultos en Estados Unidos. Conoce lo que hace la Fundación Primavera para cambiar esta realidad.
30 May 2020 – 11:56 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

"¿Alguna vez ha sido condenado por un delito?” es una pregunta presente en las planillas de postulación de empleo o vivienda que puede ser una barrera para un tercio de la población del país. Según datos de la Oficina de Estadísticas de Justicia recogidos por la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales, uno de cada tres adultos en Estados Unidos tiene antecedentes penales.

Cada año, más de 600,000 personas salen de prisión y tratan de reinsertarse en la sociedad y reorganizar sus vidas. Buscan empleo y vivienda estable, pero, entre otros obstáculos, se tropiezan con que 72% de las empresas hace revisión de antecedentes penales. Existen además alrededor de 11,000 disposiciones de ley que limitan las oportunidades de licencias ocupacionales para personas que han pasado por prisión, según el Inventario Nacional de Consecuencias Colaterales de Convicción.

Entonces, ¿cómo empezar?

En Arizona, la Fundación Primavera, trabaja en la restitución de los derechos civiles de personas que han estado encarceladas, como el derecho al trabajo, a la vivienda o al voto. "Las clínicas de Restauración de Derechos Civiles comenzaron con un profesor de la Universidad de Arizona, Andy Silverman, quien sabía que había mucha gente sin empleo por los antecedentes penales”, explica Alonzo Morado, coordinador de Participación Comunitaria de la Fundación Primavera. Morado trabaja desde hace seis años en el programa de restitución de derechos civiles.

Restituir sus derechos

“Mucha gente no sabe que hay estos programas para ayudarle a restituir sus derechos. Cuando una persona sale de prisión y ha pagado sus multas, entonces debería recuperar sus derechos automáticamente. Pero las personas salen de prisión con esa nube y entonces reinciden en el crimen”, afirma Morado.

Karen Caldwell, directora de desarrollo de trabajadores de la fundación, comenta que el este programa le brinda a las personas asesoramiento y asistencia legales para obtener sus derechos civiles después de haber cumplido su condena “para que puedan avanzar en su vida y tratar de dejar atrás su pasado”.

La probabilidad de estar desempleado en alguien que pasado por prisión es cinco veces mayor que la del resto de las personas en Estados Unidos. Recuperar los derechos civiles sin duda facilita la reinserción laboral.

Iniciativas de reinserción #SegundaOportunidad

En vivo conversaremos sobre iniciativas que ayudan a la reinserción a la sociedad de personas que han estado encarceladas. #SegundaOportunidad

Posted by Univision Noticias on Friday, May 15, 2020

Las clínicas de restauración de derechos que coordina la Fundación Primavera funcionan dos veces por semana, los miércoles en la oficina del Defensor Público y los sábados directamente en las comunidades, para facilitar el acceso a estos servicios. “Vamos a las comunidades e iglesias, para que puedan participar personas que trabajan durante la semana –cuenta Morado–. También vamos a Sells, que es la zona de los indígenas”.

40% son mexicoamericanos

Para los talleres de restauración de derechos colaboran: la Oficina del Defensor Público del condado Pima y abogados jubilados; estudiantes de la Escuela de Derecho de la Universidad del estado de Arizona (ASU) –bajo la tutela del profesor Silverman–; el secretario del Tribunal Superior del condado –quien ayuda a gestionar las citas con los jueces–, la fundación Second Chance y la Fundación Primavera, que coordina los casos en las comunidades.

“No tiene sentido que las personas que hayan terminado el período de libertad condicional o terminen su condena en prisión, no tengan restaurados automáticamente sus derechos civiles completos, residentes y ciudadanos”, comenta Joel Feinman, defensor público del condado de Pima.

Morado afirma que con los talleres atienden entre 60 y 90 personas por semana, 40% de los cuales son mexicoamericanos. El porcentaje es similar al de la población carcelaria del estado de Arizona, donde 39.5% son hispanos, en su mayoría de origen mexicano.

“El programa de Restauración de Derechos Civiles tiene alrededor de 10 años funcionando –comenta Morado–. Somos el único condado de Arizona que hace esto. Nos han pedido que vayamos a otros condados, pero por ahora, solo trabajamos con Pima, aunque sí podemos atender personas que vengan de otros condados al nuestro”.

De la sobrevivencia a la justicia social

La fundación Primavera comenzó en 1983 ofreciendo comida a indigentes en lugares públicos. Luego abrieron un refugio y más adelante iniciaron programas para apoyar a personas en la capacitación profesional y búsqueda de empleo. También ofrecen asesoría económica para créditos de viviendas.

Entre los beneficiarios de sus programas se encuentran personas de bajos recursos económicos, veteranos, indigentes o que han estado en prisión. Sus ejes de acción son la sobrevivencia, estabilidad, seguridad y sustentabilidad en el área de vivienda, finanzas y justicia social.

“Los trabajos que las personas encuentran al inicio son de jardinería o en limpieza de casas. Cuando las personas ahorran un poquito de dinero, les ayudamos a conseguir un apartamento y que puedan seguir trabajando y ayudando a la comunidad”, comenta Morado. “También ayudamos a los veteranos que están sin casa. En el departamento de Participación Comunitaria ayudamos también a que la comunidad pueda elevar su voz y conozca cómo trabaja el sistema de Estados Unidos para que puedan recibir los beneficios que les correspondan”.

Para mayor información sobre cómo restaurar los derechos civiles en Arizona, llamar al (520) 308-3124 o escribir a civilrights@primavera.org.


Este trabajo forma parte del proyecto 'Segunda oportunidad', gracias a la Chan Zuckerberg Initiative.
Asistencia en la investigación y producción: Ana María Carrano, Albany Urbaez Tahuil y Carolina Rosas.
Fotografía y composiciones fotográficas: David Maris.

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés