Inmigración

Pocos logran ser agentes fronterizos porque el detector de mentiras los descalifica

El problema que enfrenta la agencia federal es tan complicado que la mitad de los que solicitan el trabajo ni siquiera se presentan a la prueba del polígrafo, un examen que se realiza a través de una máquina de la verdad o detector de mentiras
8 Ago 2016 – 5:14 PM EDT

La agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) tiene dificultades para encontrar personal, solo el 1% de las personas que se quiere convertir en agente fronterizo son contratadas, situación que está generando retrasos en el cruce fronterizo.

“Nosotros tenemos altos estándares (de contratación) que toman un tiempo para que la gente pase por ellos, estamos reduciendo el tiempo para acelerar el proceso y que puedan ser parte de la agencia”, dijo a Univision Gil Kerlikowske, comisionado de CBP.

El problema que enfrenta la agencia federal es tan complicado que la mitad de los que solicitan el trabajo ni siquiera se presentan a la prueba del polígrafo, un examen que se realiza a través de una máquina de la verdad o detector de mentiras.

El polígrafo es un instrumento científico que registra y monitorea cambios fisiológicos en el cuerpo de una persona ante un estímulo psicológico, usado especialmente para entrevistas.

Muchos de los solicitantes del empleo no pasan la prueba del polígrafo cuando admiten haber consumido drogas en los últimos tres años.

Este examen es una exigencia de la Ley establecida en el 2010 para prevenir la corrupción fronteriza (Anti-Border Corruption Act of 2010) y requiere que todos los solicitantes de empleo para puestos policiales en Aduanas y Protección de Fronteras cumplan, antes de ofrecerles el empleo, con la prueba del polígrafo y una investigación de antecedentes.

Algunas preguntas del polígrafo están relacionadas con las respuestas que el solicitante completó en su formulario, otras se refieren a contactos en el extranjero, mal manejo de información clasificada y relación con actividades terroristas.

La demora en el proceso de selección tiene a los puertos de entrada con poco personal lo que genera retrasos en el ingreso de visitantes y comercio por las garitas en Nogales, Arizona.

“El problema que tenemos es que CBP ha mejorado las instalaciones físicas para procesar más vehículos, camiones, individuos pero la falta de personal no les permite tener empleados suficientes para tener abiertas todas las garitas”, dijo a Univision Felipe García, vicepresidente ejecutivo de Visit Tucson, entidad creada para fomentar el turismo a la región.

Según García, CBP tiene ese gran reto de mejorar los tiempos, para lo cual tienen que aumentar el personal. Reconoció que a pesar de los esfuerzos de la agencia para prever horas de flujo y mayor actividad en la frontera, las compañías transportadoras de frutas y vegetales han expresado su preocupación por que las demoras pueden dañar los productos.

Líderes de CBP declararon en una audiencia ante el Comité de Seguridad Nacional y Frontera del Senado en abril pasado sobre los esfuerzos de la agencia para mejorar los tiempos de contratación.

“El proceso de contratación de CBP para el personal (de los puertos de entrada) es intencionalmente rigurosa. El proceso de contratación es un reto para la mayoría de los solicitantes y un gran número no cumplen con los requisitos de empleo de la Agencia”, indica el informe presentado al senado.

Los individuos también deben completar un examen médico, de detección de drogas y examen físico.

La agencia ha incrementado en los últimos años la búsqueda de mujeres e incrementó la edad permitida para solicitar trabajo con la Patrulla Fronteriza y como oficial de aduanas de CBP de 37 a 40 años.

Actualmente, más de 20.000 agentes de la Patrulla Fronteriza vigilan 1.900 millas en la frontera con México y 5,000 millas en los límites con Canadá.

Unos 20.000 forman parte de Aduanas y Protección Fronteriza encargados de la seguridad del país en más de 300 puertos de entrada y unos 1,000 agentes están entrenados en el equipo de Aire y Marina cuyo trabajo es prevenir el ingreso de drogas, armas e indocumentados, vigilando desde el aire y el agua.

Además, hay 2,200 agentes especialistas en agricultura se encargan de impedir el ingreso de plantas y enfermedades de animales al país.

Publicidad