null: nullpx
Inmigración

Les decían perros y les daban patadas: ACLU denuncia abusos a niños inmigrantes detenidos en la frontera

Los menores bajo custodia de las autoridades fronterizas sufrieron abusos que van desde insultos y amenazas hasta agresiones físicas, señala un reporte de la Unión de Libertades Civiles que cuestiona directamente la conducta de los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza tras revisar miles de registros de 2009 a 2014.
24 May 2018 – 04:49 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

TUCSON, Arizona.– Un informe presentado por La Unión de Libertades Civiles (ACLU) en San Diego denuncia los abusos generalizados y malos tratos que sufren los menores bajo custodia de las autoridades fronterizas. El reporte se basa en documentos obtenidos por esta organización.

El informe producido en conjunto con la Clínica Internacional de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago señala el descuido y abuso al que están expuestos los niños que son detenidos cuando cruzan la frontera sin documentos migratorios.

Entre los detalles que más sobresalen está que les negaban el agua potable, alimentos adecuados y atención médica necesaria. Las celdas donde los metían tenían muy bajas temperaturas, las instalaciones eran insalubres y otras violaciones de la ley y el derecho internacional, afirma el reporte.

Los registros detallan ejemplos específicios de acusaciones contra funcionarios de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP): golpearon en la cabeza a un niño tres veces, patearon a otro en las costillas, usaron una pistola paralizante contra un menor que provocó que cayera al suelo temblando, atropellaron a un joven de 17 años con una patrulla y luego lo golpearon varias veces, agresión verbal a los niños detenidos "llamándolos perros y otras cosas feas".

"Estos documentos dan una idea de un sistema federal de control de inmigración marcado por la brutalidad y la anarquía", dijo Mitra Ebadolahi, abogada del Proyecto de Litigios Fronterizos de la ACLU. "Todos los seres humanos merecen ser tratados con dignidad y respeto independientemente de su estatus migratorio, y los niños, en particular, merecen una protección especial", agregó.

De acuerdo con el reporte, los registros demuestran una conducta errónea y la falla del gobierno de responsabilizar a los funcionarios que abusan de su poder.

Este informe consta de más de 30,000 páginas de documentos con fechas entre 2009 y 2014.

"Los registros muestran que el liderazgo de CBP estaba bie enterado de las acusaciones sobre abuso a los menores –incluyendo personas que aún están dirigiendo la agencia– y aún no hay inficaciones de que ningún oficial haya sido responsabilizado de esos abusos", señala ACLU Arizona.


Los documentos (obtenidos por la Fundación ACLU de los condados de San Diego e Imperial y la Fundación ACLU de Arizona a través de una demanda) presentan numerosos e impactantes casos de violencia y abuso contra niños migrantes, muchos de los cuales llegaron a los Estados Unidos huyendo de la violencia en sus países de origen.

"Los estudiantes que revisaron estos registros se sorprendieron por el abuso y el descuido a los que fueron sometidos estos niños por parte de funcionarios federales. El hecho de que estos niños ya eran tan vulnerables –la mayoría viajaban solos con la esperanza de escapar de la violencia y la pobreza en sus países de origen– hizo que las acciones ilegales e inhumanas reflejadas en los documentos fueran aún más angustiantes", mencionó Claudia Flores, directora de la facultad Clínica de Derecho de la Universidad de Chicago.


Los estudiantes examinaron más a fondo una parte de los registros obtenidos en los que pudieron observar casos que involucran abuso verbal, físico y sexual de niños migrantes por parte de autoridades federales.

También mencionan que le negaron permiso a los niños detenidos para pararse o moverse libremente durante días y los amenazaron con que si se levantaban los enviaban a una celda de aislamiento en una habitación pequeña y helada.

A una mujer embarazada le negaron la atención médica cuando ella reportó dolor antes de que su hijo naciera sin vida, según los documentos.

El reporte también muestra evidencia de que el CBP tiene niños migrantes que exceden el periodo máximo de 72 horas permitido por la ley, así como también los esfuerzos de los oficiales para deportar a menores sin el debido proceso y mediante la coacción.

"Es aterrador pensar que los horribles abusos descritos en estos documentos pueden continuar y tal vez empeorar durante la administración de Trump", dijo Astrid Domínguez, directora del Centro de Derechos Fronterizos de ACLU. "Es inaceptable que no existan mecanismos para que los casos sobre los abusos de CBP salgan a la luz y garantizar la rendición de cuentas".

CBP niega acusaciones

La agencia federal emitió una declaración en respuesta a este reporte de ACLU en donde califica el informe de "falso y sin fundamento".

"Las falsas acusaciones hechas por la ACLU contra la administración anterior son infundadas y carecen de base. El 'informe' compara las alegaciones con hechos, ignorando una serie de mejoras realizadas por la Aduana y Protección Fronteriza (CBP). Así como la supervisión realizada por agencias externas e independientes, incluida la Oficina del Inspector General (OIG) y la Oficina de Derechos civiles y libertades civiles en la última década", indica el comunicado.

También menciona que la OIG realizó una investigación y encontró que estas afirmaciones no estaban respaldadas y no observó mala conducta o conducta inapropiada. "CBP toma en serio todas las acusaciones de mala conducta, pero sin nuevos detalles no puede verificar el inicio de los pasos razonables para examinar estas afirmaciones y abordar las acusaciones impuestas", agregaron.

La agencia señaló que conoce el informe de ACLU y "está muy decepcionada porque este no reconoce que la OIG realizó una investigación en 2014 que determinó que los reclamos anteriores hechos por la ACLU eran completamente infundados".

En su defensa detalla que la OIG llevó a cabo 57 visitas no anunciadas a 41 instalaciones diferentes de CBP, lo cual está señalado en el informe final.

Los documentos obtenidos por ACLU no muestran evidencia de que alguno de los abusos descritos haya sido investigado de manera significativa y mucho menos de que los funcionarios responsables fueran responsabilizados.

La ACLU de los condados de San Diego e Imperial lanzó un nuevo sitio web que incluye documentos y un cronograma de los esfuerzos del Proyecto de Litigios Fronterizos para obtener esos registros cruciales del gobierno.

Vea también:

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés