Política

La caída de un 'duro': ¿qué pasó con la candidatura de Joe Arpaio para senador de Arizona?

Quizá el nombre del exalguacil de Maricopa sea nacionalmente el más conocido y polémico de entre los candidatos que aspiran quedarse con la vacante que deja el senador Jeff Flake. Pero todo indica que serán sus contrincantes, la congresista Martha McSally y a la exsenadora estatal, Kelli Ward, las que se queden con la candidatura.
28 Ago 2018 – 12:51 PM EDT

TUCSON, Arizona.– Este martes los republicanos acuden a las urnas para decidir quién representará al partido en las elecciones generales de noviembre donde se define el sucesor de la vacante que deja en el Senado federal Jeff Flake.

En esta contienda, el exalguacil del condado Maricopa, Joe Arpaio, enfrenta a dos mujeres: a la favorita de las encuestas, la representante Martha McSally, quien lleva dos periodos en el Capitolio de Washington DC, y a la exsenadora estatal Kelli Ward.

Quien gane la primaria se enfrentará a un demócrata en un desafío más duro de lo tradicional en este estado mayoritariamente conservador, pero en el que los analistas están percibiendo cambios que podrían hacer que el escaño republicano cambie de manos.

Arpaio pudo postular su candidatura al Senado gracias al perdón del presidente Donald Trump. El exsheriff fue declarado culpable de desacato criminal a la orden de un juez federal de detener sus redadas de inmigración.

Durante más de dos décadas, Joe Arpaio ha sido el político más conocido de Arizona. Estuvo a cargo de la entidad policial más grande del estado por 24 años. Su mandato fue cuestionado por su fuerte postura contra la inmigración indocumentada y las duras condiciones que impuso para los presos de su cárcel Tent City.

Hace dos años, una corte federal lo acusó de perfilar racialmente a los latinos y luego fue también condenado por desacato. Los votantes no aprobaron la continuación de su mandato como sheriff de Maricopa y Arpaio salió así del cargo. Casi de inmediato, comenzó a coquetear con otra carrera en la arena pública.

En enero, el conocido exsherif anunció su postulación a las primarias republicanas. Sin embargo, y no obstante su notoriedad, las encuestas de opinión pública desde junio lo han mostrado en tercer lugar entre los republicanos que buscan el escaño. ¿Qué pasó con la candidatura de Arpaio?

Sin apoyo de Trump

Muchos pensaban que Arpaio recibiría el apoyo de Trump pero el presidente no expresó su respaldo a ninguno de los tres candidatos republicanos.

Desde su postulación, Arpaio tampoco ha tenido la preferencia de los miembros de su propio partido. Muchos republicanos no tomaron en serio la candidatura por su avanzada edad, 86 años, y por su derrota en las elecciones en 2016. Aún más, su postulación se ha visto como un duro golpe para debilitar las aspiraciones de la candidata Ward.

Las organizaciones activistas que se oponen a las políticas de exsheriff afirman que el electorado le pasará una factura por los costos que han tenido que pagar los contribuyentes en las demandas en su contra por su fuerte postura contra la inmigración indocumentada, entre ellas el caso relacionado con perfil racial.

Crisis en la campaña

La estrategia electoral de Arpaio ha sido criticada por analistas y medios locales en Arizona. Desde las acciones para recaudar fondos hasta sus apariciones públicas, todo fue caracterizado de "letárgico" y "ausente". Algunos lo atribuyeron a la avanzada edad del exsherrif.

Durante una entrevista con The Arizona Republic, Arpaio no pudo articular plenamente sus posiciones sobre comercio, atención médica y asuntos exteriores ni detallar su plataforma política ni una agenda para el Senado.

"No tengo todas las respuestas", dijo Arpaio, y agregó: "¿Tiene el Congreso todas las respuestas? Quizás alguien debería estar hablando con ellos".

Días antes de las primarias en Arizona, el mismo Arizona Republic. reportó que la campaña de Arpaio estaba en medio de una crisis.

Chad Willems, gerente de campaña de Arpaio por 20 años, ya no está involucrado en las operaciones, reportó el diario. El exsheriff nombró dos nuevos miembros a su personal que, según allegados a la campaña, están más interesados en buscar venganza contra su oponente Kelli Ward que en guiarlo a la victoria.


Voto dividido


La presencia de Arpaio en la competencia parece haber ayudado a la representante McSally, al dividir el voto republicano. Los tres candidatos ha intentado demostrar su cercanía con el primer mandatario.

Arpaio visitó la frontera donde McSally tiene un fuerte apoyo. La candidata representa el distrito 2, que cubre parte de la frontera entre Arizona y México. Ella doptó una postura firme con respecto a la inmigración, respaldando el muro de Trump y enfocando gran parte de su campaña en asuntos fronterizos. Para convencer a sus electores, realizó varios recorridos por la frontera para hablar con los residentes.

"Tengo el récord de votación más fuerte con el presidente Trump mucho antes de estar en el Senado", dijo McSally a Fox News este mes, aunque ella misma criticó a Trump durante las elecciones de 2016.

Por su parte, Ward mantiene en su cuenta de Twiiter un mensaje que publicó Trump cuando se postuló en contra de Flake.


Ward enfrentó en 2016 al hoy fellacido el senador John McCain, pero no tuvo éxito.

En los últimos meses de la campaña. McSally y Ward se han centrado en intentar demostrar quién tiene posiciones políticas más sólidas.

"Y sabes, no soy un asesino entrenado", dijo Ward en referencia al servicio militar de McSally. "Soy una persona que soluciona problemas. Soy una persona entrenada para sanar y creo que eso es lo que necesitamos en Washington".

Los enfrentamientos de Ward también son contra el exsheriff. El esposo de Ward dijo que es poco probable que Arpaio, de 86 años, viva lo suficiente como para cumplir un período completo.

Todos contra la demócrata

McSally, que está por delante en las encuestas, tiene centrada su atención en la candidata demócrata Kyrsten Sinema. Esta semana publicó un anuncio cuestionándola por protestar con un traje rosa mientras McSally servía en ejército estadounidense después del 11 de septiembre.

"Mientras estábamos en peligro con el uniforme, Kyrsten Sinema protestaba contra nosotros con un tutú rosa y denigraba nuestro servicio", dice McSally.

Sinema contestó que el anuncio era una señal de que McSally estaba batallando para ganar las primarias.

"Si la congresista McSally está luchando tanto para ganar lo que debería haber sido una primaria fácil, es difícil imaginar a qué nivel se rebajará luego", dijo James Owens, portavoz de Sinema, en un comunicado a The Arizona Republic.

Arpaio también ha aprovechado las redes sociales para atacar Sinema, afirmando que los demócratas están preocupados por su participación en la contienda. Al hacer esto, enlazó su publicación a la cuenta del presidente Trump lo que analistas han visto como un último intento de llamar la atención del primer mandatario en unas elecciones que no señalan victoria para el exsheriff.


Mira también:


Condenado, indultado y buscando llegar al Senado: 50 años de carrera de Joe Arpaio (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolíticaElecciones 2018ArizonaLocal

Más contenido de tu interés