null: nullpx
Inmigración

Encuentran a dos inmigrantes deshidratados en el desierto de Arizona mientras buscaban un cuerpo

Voluntarios recorrieron el 'Cerro de la Muela' bajo temperaturas de 115 grados Farenheit para buscar el cadáver de un inmigrante que cruzó y no llegó a su destino, pero en el camino hallaron a dos que todavía podían ser rescatados: un guatemalteco y un mexicano que no tenían agua.
26 Jun 2017 – 2:18 PM EDT

En fotos: Voluntarios salen al desierto en busca migrantes desaparecidos

Loading
Cargando galería

TUCSON, Arizona. - En medio las altas temperaturas que se están viviendo en el desierto de Arizona, que alcanzan los 115 grados Farenheit, y las llamadas de desesperación de las familias que no saben qué pasó con sus seres queridos que cruzaron y no llegaron a su destino, un grupo de voluntarios salió este fin de semana a buscarlos.

"Sabemos que cruzó el miércoles pasado y no supimos más de él, si saben algo por favor llámeme a cualquier hora, él tiene 19 años", fue el mensaje del hermano de un guatemalteco reportado como desaparecido en la frontera, que llamó a una organización humanitaria.

Estas llamadas se están haciendo frecuentes ante la angustia de las familias por no saber de sus seres queridos que cruzaron bajo las temperarutas infernales en el desierto.

Un grupo de voluntarios de No Más Muertes y Pueblo Sin Fronteras de Sonoyta, México, recorrieron el viernes el área del 'Cerro de la Muela' en busca de Melvin, un inmigrante que según el reporte se quedó en el camino. A la familia le informaron que el cuerpo lo habían dejado en ese lugar cuando se sintió mal.

"Llegó una persona [al albergue] en Sonoyta y nos dijo que vio el cuerpo, nos dio la información del lugar donde está, en esa área se perdió una persona que estaba mal y nunca salió", contó Irineo Mujica, coordinador de dos albergues en el lado mexicano de Sonoyta.

Mujica dijo que la familia se comunicó con las autoridades migratorias para indagar si había sido detenido, pero no aparece en sus reportes.

En medio de la búsqueda del cuerpo, se encontraron dos inmigrantes, un guatemalteco y un mexicano, que se encontraban en alto grado de deshidratación.

"No tenían agua, nos pidieron ayuda para que los sacáramos de allí, habían llamado al 911 en tres ocasiones, les pidieron que hicieran una cruz y ellos dicen que veían el helicóptero [de la Patrulla] pero no llegaban por ellos, estuvieron esperando y nadie llegó a rescatarlos", relató Mujíca. Esto los obligó a detener la búsqueda que habían iniciado y regresar a México para que les dieran atención.

Cuando los inmigrantes llaman al 911 de la Patrulla Fronteriza las autoridades migratorias inician un operativo de rescate, si tienen GPS, pueden hacer una triangulación de la llamada. Dependiendo del lugar donde se encuentren pueden enviar un helicóptero para determinar la ubicación y luego, un equipo en tierra llega para atenderlos. Los helicópteros no pueden aterrizar por lo complicado del terreno, explicaron las autoridades.

En los últimos meses, México cambió el sistema de llamadas de emergencia de 611 a 911, esto podría complicar las comunicaciones de los inmigrantes porque si están muy cerca de la frontera la llamada la puede tomar México y no tienen la manera de iniciar un rescate de este lado de la frontera.

El Centro de Información para Mexicanos (CIAM) es un recurso del gobierno mexicano para ayudar a sus connacionales. En este centro reciben llamadas de mexicanos desde la frontera pidiendo ayuda para ser rescatados y de familias en busca de sus seres queridos. Ellos tienen protocolos establecidos de comunicación con el equipo de Arizona Missing Migrants de la Patrulla Fronteriza para iniciar una búsqueda.

Mujica dijo que muchos de los inmigrantes desconocen de estas herrimientas, además que la mayoría de reportes de migrantes extraviados están llegando del área del 'Cerro de la Muela', al suroeste de Tucson.

"Hay varios que se quedaron allí, está el de un mexicano que dejaron que se estaba muriendo, el de un guatemalteco que vio otro grupo que iba cruzando, el problema es que es un área grande y el calor es muy fuerte para nosotros mismos que vamos con agua y preparados", explicó Mujica.

Las temperaturas este fin de semana alcanzaron los 115 grados en el desierto y las autoridades migratorias explicaron que los migrantes no pueden caminar cargando la cantidad de agua que necesitan para sobrevivir a este intenso calor.

El grupo de Ángeles del Desierto realizó un recorrido el sábado y domingo en busca del cuerpo de un inmigrante guatemalteco, pero en este caso los rescatados fueron ellos. Cinco de sus miembros se debilitaron por las fuertes temperaturas y tuvieron que pedir ayuda de la Patrulla Fronteriza para que los sacara del desierto.

Lea también:




Más contenido de tu interés