Inmigración

El sistema de denuncias de abusos a inmigrantes de la Patrulla Fronteriza no funciona, señala reporte

La organización Iniciativa Fronteriza Kino (KBI) presentó un reporte en el que indican que la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) no tiene un proceso confiable para investigar las quejas que presentan los inmigrantes.
12 Jul 2017 – 4:29 PM EDT

TUCSON, Arizona. - La agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) tiene un sistema para recibir quejas o denuncias de inmigrantes pero no funciona. Así lo dio a conocer la Iniciativa Fronteriza Kino (KBI) en un reporte.

“Hemos tratado de usar el sistema de quejas de CBP y del DHS. A pesar de que es fácil entregar una queja y hay una respuesta de que la recibieron, encontramos que existe una falta de investigación de los hechos que la originaron”, dijo a Univision Noticias Joanna Williams, directora de Educación y Defensa de KBI, una organización de ayuda y protección a inmigrantes en Nogales, Arizona y Nogales, México.

En el reporte presentado este martes con el nombre de 'Ingreso sin Supervisión: Experiencias de primera mano con el proceso de las quejas presentadas con Aduanas y Protección Fronteriza', está basado en 49 quejas presentadas por KBI desde octubre de 2015 a marzo de 2017. De este número solo recibieron la notificación sobre la investigación de 13 denuncias.

Según Williams, cuando los inmigrantes presentan una queja, solo es investigada por los jefes de la misma estación en el caso de la Patrulla Fronteriza y en la mayoría de casos no tiene resultados. “Hay una falta de independencia y credibilidad en la investigación”, aseguró.

El reporte de la organización, que es copatrocinada por los jesuitas y otros cinco grupos de iglesias de Estados Unidos y México, presenta denuncias en nombre de individuos que llegaron a su centro de ayuda en Nogales, México, también conocido como 'el comedor de los deportados' que reportaron haber sido maltratados durante su travesía y arresto.

"La inversión en un proceso eficaz de supervisión es necesario tanto para proteger la dignidad humana de los individuos que cruzan la frontera como para mejorar la capacitación y el profesionalismo de los agentes [de la Patrulla Fronteriza y los oficiales [de Aduanas]", dijo el padre Sean Carroll, SJ, director ejecutivo de KBI.

A pesar de algunos avances en la mejora del proceso de reclamación, KBI encontró que la mayoría de las quejas eran investigadas únicamente por la administración a nivel local y no por los órganos de supervisión independientes encargados de rendir cuentas, como la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional (DHS)

Williams indicó que el reporte fue entregado este martes en las oficinas del Sector Tucson de la Patrulla Fronteriza, enviado al DHS y a varios congresistas.

El informe destaca varios casos, entre ellos el de un joven de 21 años de edad, quien alega que fue arrastrado y golpeado por un agente de la Patrulla Fronteriza en noviembre de 2015 y no se le permitió presentar una queja mientras se encontraba bajo custodia de la agencia.

Después de que KBI presentó una queja en su nombre ese mismo mes, la única comunicación que recibió una notificación de la Oficina de Derechos y Libertades Civiles de que la queja fue incluida en su proceso de recolección de información.

Otro caso que menciona el informe es el de una mujer con ocho meses de embarazo que tenía un tobillo lesionado cuando fue detenida por la Patrulla Fronteriza en diciembre de 2015. Durante su detención, informó a los agentes que estaba embarazada, pidió comida y atención médica. Recibió comida poco cocida y galletas saladas cada seis horas y no tuvo atención médica.

Cuando KBI presentó una queja en su nombre en enero de 2016, la estación donde estuvo detenida, encontró que no estaba demostrado que los agentes estuvieran enterados que la mujer estaba embarazada y dijeron que no recordaban haber escuchado solicitudes de comida o atención médica.

El informe también menciona los tipos de abuso denunciados, incluyendo la no remisión de los migrantes al proceso de asilo (22 quejas), la negación de atención médica (12). uso de fuerza (10) y la separación familiar (10).

La activista señaló que los videos que toman las cámaras de las garitas o puntos de revisión solo se guardan por 48 horas y esto no da tiempo suficiente para una investigación después de presentar una queja.

KBI plantea en el reporte que su experiencia con el proceso de quejas "refleja un patrón de supervisión fallida que requiere una reforma por parte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS)y el Congreso de Estados Unidos".

El informe recomienda aumentar los fondos para la Oficina de Responsabilidad del DHS, establecer una línea directa de denuncias accesible desde las celdas de la CBP y registrar regularmente las entrevistas entre migrantes y agentes de la Patrulla Fronteriza. Además, propone que los agentes utilicen cámaras corporales.


En fotos: Voluntarios salen al desierto en busca migrantes desaparecidos

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés