null: nullpx
Armas

Diez años después México pide información a EEUU sobre operativo "Rápido y Furioso"

El asesinato del agente de la Patrulla Fronteriza Bryan Terry en el desierto de Arizona puso en evidencia las fallas del operativo Rápido y Furioso. Dos de las armas a las que le perdieron el rastro fueron encontradas en el lugar del crimen.
12 May 2020 – 05:26 PM EDT

México envió este lunes una nota diplomática a Estados Unidos para solicitar información sobre si funcionarios del gobierno mexicano sabían sobre el fallido operativo de rastreo de armas conocido como “Rápido y Furioso” que transcurrió de 2009 a 2010.

El operativo desató la crisis del tráfico de armas entre México y EEUU. El objetivo del Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) era rastrearlas y darles seguimiento, esperando identificar a los responsables hasta llegar a los narcotraficantes pero les perdieron el rastro.

Dos de esas armas fueron encontradas en el sitio del asesinato del agente de la Patrulla Fronteriza Bryan Terry cerca de Tucson en diciembre de 2010. La mayoría del armamento terminó en manos de sicarios del Cartel de Sinaloa.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México indicó en la nota que si los funcionarios mexicanos estaban al tanto del operativo, como lo apuntan algunos testimonios, entonces violaron las leyes del país, reportó AP.


Las autoridades que realizaron la investigación enfrentaron críticas por haber permitido que los presuntos compradores de una red de contrabando salieran de las tiendas de Arizona con armas, en lugar de detenerlos y confiscarlas.


Los fracasos de la investigación fueron revisados posteriormente en audiencias en el Congreso de Estados Unidos. Muchos de los asesinatos a manos de organizaciones de narcotraficantes en México son llevados a cabo con armas introducidas de contrabando desde Estados Unidos. El operativo tenía el objetivo de reducir ese flujo.

“En consecuencia, se solicita proporcionar al gobierno de México toda la información que se disponga respecto al operativo ‘Rápido y Furioso’, conforme el ánimo de cooperación y confianza mutua que rige la estrecha relación entre ambos países", puntualiza la nota diplomática.

Arrestos, condenas e investigaciones

Un traficante de drogas que participó en el homicidio a tiros de un agente de la Patrulla Fronteriza en el desierto de Arizona en 2010 fue sentenciado en enero de este año a cadena perpetua en una corte federal de Tucson.

Siete personas han sido acusadas por ese crimen. Heraclio Osorio Arellanes es el sexto que es llevado ante la justicia en este caso . Un juez federal en Arizona lo condenó en enero de este año a pasar el resto de su vida tras las rejas. En febrero de 2019, un jurado lo declaró culpable de nueve cargos, incluyendo asesinato en primer grado, atacar a cuatro agentes fronterizos y portar un arma de fuego durante un delito violento.

Osorio Arellanes, de 41 años, fue detenido en 2017 por las autoridades mexicanas en el estado mexicano de Chihuahua, con base en una orden de detención provisional emitida por este país. Fue transportado a la Ciudad de México y lo extraditaron el 1 de agosto de 2018.

Según las pruebas presentadas en el juicio, el 14 de diciembre de 2010, la unidad de élite BORTAC del agente Terry se encontraba en una zona rural al norte de Nogales, Arizona, para atrapar a un grupo armado que estaba asaltando a narcotraficantes.

El equipo de BORTAC observó a un grupo de cinco hombres que portaban rifles de asalto caminando por la zona. Cuando los oficiales fronterizos les pidieron que se entregaran comenzó un tiroteo. Una bala impactó la espalda baja del agente Terry, quien resultó herido de muerte.

Esto te puede interesar:


En fotos: Centro de entrenamiento para el equipo de túneles de la Patrulla Fronteriza en Nogales, Arizona

Loading
Cargando galería


Gallery


RELACIONADOS:ArmasArizonaPatrulla Fronteriza

Más contenido de tu interés