null: nullpx
Protestas

ACLU exige investigación a la policía de Phoenix por uso de fuerza en protestas contra Trump

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en Arizona aseguró que no se protegieron los derechos de la Primera Enmienda y exigió a la policía una investigación independiente.
24 Ago 2017 – 1:28 PM EDT

PHOENIX, Arizona. - Ante los desórdenes que se suscitaron tras concluir el mitin del presidente Donald Trump este martes a las afueras del Centro de Convenciones de Phoenix, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) aseguró que las autoridades no protegieron los derechos de la Primera Enmienda y exigió a la policía una investigación independiente.

Poco después de que Trump terminara su discurso, la policía comenzó a lanzar gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes que se encontraban a las afueras del recinto, la gente comenzó a correr y algunas personas resultaron lastimadas.

ACLU afirmó que hubo uso generalizado, indiscriminado y excesivo de armas de control por parte de los oficiales por lo que ha solicitado una investigación independiente y están solicitando a las personas que estuvieron en el lugar que presenten su testimonio, así como cualquier video o evidencia fotográfica.

"Poco después de que Donald Trump terminara de atacar los derechos de la Primera Enmienda de la prensa, la Policía de Phoenix comenzó a atacar los derechos de la Primera Enmienda de los manifestantes afuera”, dijo Alessandra Soler, directora ejecutiva de la ACLU de Arizona.


Soler dijo que los oficiales utilizaron químicos dañinos contra una multitud que se manifestaba de manera pacífica y muchas personas resultaron lastimadas.

“La decisión de la policía de poner fin rápida y brutalmente a las horas de protesta civil podría enfriar profundamente las libertades de expresión en Phoenix de los próximos años”, aseguró.

La organización mencionó que han recibido muchas quejas de que las personas que estuvieron presentes, incluyendo niños y personas con movilidad limitada y problemas respiratorios. Todos fueron sorprendidos cuando la policía los bombardeó con irritantes químicos, sin advertencia.

“¿Quién en el futuro querría correr el riesgo de protestar en Phoenix cuando está claro que el departamento de policía de la ciudad tomará acciones físicas contra ellos sin causa o aviso?”, se preguntó Soler.

La directora de ACLU afirmó que no se debe subestimar los riesgos para la salud que se corre con el uso de armas “no letales” porque el gas lacrimógeno y el aerosol de pimienta pueden tener efectos devastadores para la salud.

También afirmó que han escuchado la molestia de los asistentes que expresaron su indignación por la represión que sintieron de la policía tras expresar su disgusto por las políticas, declaraciones y presencia del presidente Trump.

“No tenemos fe en que las agencias de la ley involucradas en este abuso de poder se sientan responsables, por eso estamos llamando a una investigación independiente que nos entregue respuestas reales".

ACLU organizó más de 70 observadores legales y neutrales para documentar las acciones de la policía durante la protesta.

Muchos de nuestros observadores, que fueron afectados con irritantes químicos, informaron que la policía atacó a la manifetación pacífica, incluso continuaron hostigando e intimidando a las personas que se habían retirado para recibir atención médica”, afirmó Sandra Castro Solís, coordinadora de compromiso comunitario de la ACLU de Arizona.

Las quejas escritas sobre posibles violaciones de los derechos civiles pueden ser enviadas en línea: https://action.aclu.org/secure/az-complaint-form. Los videos y fotos de la posible mala conducta de la policía pueden ser enviados a través de Dropbox: http://bit.ly/2v6RtDV.

Por su parte, la policía a través de un comunicado afirmó que fue alguien de la multitud que comenzó el desorden lanzando gas y objetos a la policía y los oficiales respondieron.


Entre saludos y protestas: la visita de Donald Trump a Arizona (FOTOS)

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés