Pena de muerte

El gobernador de Texas salva a condenado a muerte minutos antes de su ejecución

La ejecución de Thomas Whitaker, condenado por asesinar a su madre y hermano en 2003, fue conmutada por orden del gobernador Greg Abbott tras una recomendación unánime de la Junta de Perdones y Libertad Condicional de Texas.
23 Feb 2018 – 7:16 PM EST

Minutos antes de la ejecución de Thomas Whitaker, condenado a pena de muerte por el asesinato de su madre y hermano en 2003, el gobernador de Texas, Greg Abbott, anunció su decisión de reducir su sentencia a cadena perpetua.

Esta es la tercera vez que un gobernador texano otorga clemencia a un reo en el pabellón de la muerte con base en razones humanitarias. "En los más de tres años que he sido gobernador he permitido 30 ejecuciones y no había concedido conmutar la pena de muerte hasta ahora", dijo Abbott a través de un comunicado.

Abbott aclaró que los asesinatos de la madre y el hermano de Whitaker son reprobables y que el crimen merece un castigo severo para quienes lo cometieron. "La recomendación de la Junta de Perdones y Libertad Condicional de Texas, y mi acción al respecto, aseguran que Whitaker nunca será liberado de la prisión", dijo.

El gobernador agregó que la recomendación del organismo se basó en la revisión de la totalidad de las circunstancias en este caso. "La persona que disparó el arma que mató a las víctimas no fue sentenciado a pena de muerte, pero Whitaker sí, aunque no disparó. Ese factor por si solo podría no justificar que se conmute una pena a alguien como Whitaker, que reclutó a otros para cometer un asesinato. Hubo factores adicionales que hacen que la decisión sea más compleja", explicó.

Entre esos factores figura el hecho de que Kent Whitaker, padre del reo y quien sobrevivió al ataque ordenado por su hijo, se oponía a la ejecución. "El padre insistía en que volvería a ser víctima si el estado ejecutaba al último miembro de su familiar que le quedaba".

El señor Whitaker había solicitado la semana pasada a la Junta de Perdones y Libertad Condicional de Texas que se cambiara la sentencia a su hijo, y en una decisión poco usual, el organismo decidió de manera unánime aprobar la petición del padre.

"He visto suficiente muerte, no quiero ver más", le dijo Kent al Houston Chronicle hace unos días. "El último miembro vivo de mi familia directa me será quitado por el estado de Texas en nombre de la justicia, y simplemente no quiero eso".

Al ser informado de la decisión del gobernador, el convicto dijo estar agradecido, no por él sino por su padre. "Cualquiera que hubiera sido el castigo que hubiera recibido o que recibiré hubiera sido lo justo. Merezco cualquier castigo por mis crímenes, pero mi padre no hizo nada malo. El sistema funcionó para él hoy y yo haré todo lo posible por cumplir con mi parte del trato".

El prisionero había sido sentenciado a la pena capital en marzo de 2007 por haber encargado el asesinato de su madre Tricia, de 51 años, su hermano Keith, de 19 años, y de su padre Kent, para quedarse con la herencia familiar calculada en más de un millón de dólares.

Kent, quien hoy tiene 69 años, fue el único que sobrevivió al ataque ocurrido en 2003 y terminó con una herida de bala cerca de su corazón.

De acuerdo con documentos judiciales citados por la agencia Reuters, Bart planeó asesinar a su familia con la ayuda de otros dos hombres. Uno de ellos, su compañero de habitación Chris Brashear, quien le disparó al padre, a la madre y al hermano en un aparente intento de robo. La familia había regresado de una cena para celebrar la supuesta graduación de Bart de la universidad.

El sujeto también le disparó disparó a Bart en el bíceps para que pareciera que también había sido atacado, según documentos judiciales.

Dos helicópteros trasladaron a Kent y a su esposa a una clínica en Sugar Land, cerca de Houston, mientras que Bart fue llevado en ambulancia a un hospital cercano. El hermano menor murió casi de inmediato.

Al realizarse las investigaciones, los detectives notaron que la escena del crimen no tenía el aspecto de un atraco y que Bart, en ese entonces de 23 años, no estaba inscrito en la universidad y tampoco estaba por recibirse.

Escapó a México, pero allí fue arrestado

En junio de 2004, Bart desapareció y fue arrestado un año y tres meses después en México. Para entonces los otros dos hombres que habían participado en el crimen ya estaban bajo custodia de la policía y se declararon culpables.

“Lo primero que me dijo después de regresar de México fue: Papá, lo siento, no entiendo por qué pasó esto, pero traté de que fuera lo más rápido y menos doloroso posible para todos”, dijo Whitaker, según la BBC.

Su padre, quien es un devoto cristiano, ha dicho que ha sido gracias a la Biblia como ha podido perdonar a su hijo y que si se implementa la condena, sólo intensificarán su dolor.

“Este estado se enorgullece de proteger a las víctimas. A veces las víctimas como yo, quieren clemencia, no venganza”, aseguró el padre al medio.

Para Kent, Bart ha sido un preso modelo y ha proporcionado cartas de guardias de la prisión del corredor de la muerte para respaldar su petición. Según Whitaker, sus parientes y la familia de su esposa no quieren que Bart sea ejecutado.

Por su parte, los fiscales califican a Bart como un “verdadero sociópata” y “manipulador de la verdad” y defienden su decisión.

“Representamos a toda la comunidad. No a una sola una persona", dijo Fred Felcman, primer asistente del fiscal de distrito de la Oficina del Fiscal del Condado de Fort Bend. "Legalmente, la justicia dice que debe ser ejecutado".

En fotos: Estos son los reos ejecutados en Texas desde enero de 2017

Loading
Cargando galería
Publicidad