Condenas

Queda en libertad Clara Harris, la odontóloga colombiana que arrolló y mató a su esposo infiel en Texas

Alrededor de las 8:20 am de este viernes Clara Harris salió de la cárcel de Gatesville donde estuvo detenida durante 15 años por arrollar y matar a su esposo en un arranque de ira y celos cuando lo sorprendió con su amante.
11 May 2018 – 9:21 AM EDT

Un triángulo amoroso que terminó en tragedia: el caso de la odontóloga condenada por arrollar a su marido

Loading
Cargando galería

HOUSTON, Texas. – Clara Harris, una odontóloga de origen colombiano sentenciada a 20 años en prisión por arrollar y matar a su esposo David Lynn Harris en 2002 quedó en libertad condicional este viernes luego de cumplir con 15 años de su condena.

Su liberación se produjo alrededor de las 8:20 am. La mujer salió sonriente de la cárcel Mountain View ubicada en Gatesville, Texas, donde permaneció recluida. Subió rápidamente al vehículo que la esperaba y no dio ninguna declaración a los medios que se encontraban en el lugar.

La Junta de Perdones y Libertad Condicional de Texas había aprobado el pasado 3 de noviembre una solicitud de libertad supervisada presentada por la defensa de la convicta. Antes de su liberación, Harris tuvo que completar un programa especial. Ahora llevará un grillete electrónico por el tiempo restante de su condena que termina en febrero de 2023, y no podrá contactar a hija adoptiva, ni tampoco a los parientes de su esposo o a la mujer que era amante de la víctima.

La aprobación de libertad condicional para Harris se dio luego de que una solicitud previa hecha por los abogados de Clara Harris en abril 11 de 2013 había sido rechazada.

Todo fue captado en video

El caso de la muerte del también odontólogo David Lynn Harris a manos de su cónyuge llamó la atención de los medios en 2002 después de que saliera a la luz un video en el que se captó el momento donde el hombre es arrollado por un Mercedes, conducido por su esposa. Ese video, que terminó siendo pieza clave para enjuiciarla, fue grabado por un investigador privado que ella misma contrató para seguir a su marido.

El incidente comenzó luego de que el investigador privado la llamó para avisarle que su esposo y la amante, Gail Bridges, se habían registrado en un hotel Hilton de Nassau Bay en Houston, el mismo donde Clara y David habían celebrado la fiesta de su boda.

Poco tiempo después, Clara condujo hasta el lugar en compañía de su hija adoptiva, una adolescente de 17 años que David tuvo con su primera esposa. Al llegar, se bajó del auto para preguntar en la recepción del hotel por la pareja. Los empleados negaron que estuvieran hospedados allí.

Madre e hija caminaron hasta el estacionamiento y allí localizaron el vehículo de la amante. Clara rayó el auto con una llave y le dañó los limpiaparabrisas. Con la certeza de que su esposo estaba en el hotel, se ingenió una excusa para hacerlo salir. Lo llamó a su celular y le dijo que uno de sus dos hijos estaba enfermo.

La enojada esposa se estacionó cerca de la entrada del hotel y esperó. Minutos después vio que David y su amante salieron de un ascensor tomados de la mano y entonces se les acercó y confrontó a la mujer. El reclamo terminó en pelea y tuvieron que ser separadas por empleados del hotel. Luego cada una fue escoltada hasta su respectivo vehículo.

Clara condujo su lujoso Mercedes, con su hija sentada en la silla del pasajero, hasta donde estaba estacionada Gail Bridges y le chocó su vehículo. En los documentos judiciales que relatan el incidente se lee que la esposa dijo, de manera contundente: “Voy a arrollarlo” y fue cuando manejó hasta donde estaba el auto de la amante y golpeó a David.

El impacto habría lanzado por el aire el cuerpo del hombre, que quedó tendido sobre el pavimento a unos 65 pies de donde ocurrió el atropellamiento. Luego Clara le habría pasado por encima varias veces. En el video, grabado por el mismo investigador privado que documentaba la infidelidad, se aprecia cuando el Mercedes pasa una y otra vez por el mismo punto.

Tras arrollar a su esposo, Clara se bajó del vehículo y corrió hasta donde estaba el cuerpo tirado, se arrodilló junto a él y dijo: “David, mira lo que me hiciste hacer”.

Su hija adoptiva testificó en su contra

La mujer siempre ha sostenido que no tuvo intención de lastimar o matar a su esposo. En el recuento que hizo de los hechos sostiene que la noche que ocurrió el incidente ella tuvo la intención de chocar el vehículo de la amante, pero en el último momento tuvo miedo de hacerlo, giró e impactó contra el cuerpo de su marido. Asegura que no vio ni a su esposo ni a su amante parados cerca del vehículo.

La convicta siempre mantuvo esa versión, a pesar de que su hija adoptiva declaró en su contra y proporcionó un recuento de los hechos diferente. La menor, quien vio morir a su padre en la escena por causa de las lesiones del atropellamiento, aseguró que le insistió a su mamá para que se detuviera, pero ella no lo hizo.

Clara fue declarada culpable de asesinato y, en febrero de 2003, un jurado la sentenció a 20 años en prisión y a pagar una multa de 10,000 dólares. El jurado determinó que la acusada causó la muerte de su esposo influenciada por una pasión súbita y descontrolada como resultado de una provocación.

La historia de la pareja


David y Clara Harris se casaron el día de San Valentín el 14 de febrero de 1993 y realizaron su fiesta de boda en el hotel Hilton de Nassau Bay, según reportes de prensa.

Ella era una inmigrante colombiana y en su juventud participó en su certamen de belleza como Miss Colombia Houston.

La pareja tuvo dos hijos, mellizos, en 1996 y también crió a una niña que David tuvo en su primer matrimonio. Vivían en un área exclusiva del suburbio de Friendswood, en el este de Houston. Eran propietarios de una cadena de clínicas dentales, un negocio exitoso que les permitía llevar una vida de lujos.

Estando aún casado con Clara, David empezó un romance con una mujer llamada Gail Bridges, quien había trabajado como recepcionista en una de las clínicas de la pareja.

Un reporte de The New York Times da cuenta de que Clara ya conocía las infidelidades de su esposo, pero no quería que su hogar se desintegrara ni perder al hombre con quien había estado casada por 10 años. Había empezado a ir a salones de bronceado, contrató un entrenador personal, recurrió a cirugías plásticas y se hizo implante de senos.

David le admitió a Clara que tenía una relación con la recepcionista el 17 de julio de 2002, pero le prometió que la terminaría. La mujer incluso fue despedida de su cargo, se lee en el reporte. Sin embargo, David quería tener una última cena con su amante para decirle, en persona, que ponía fin a su romance. Su esposa accedió. Al parecer, en ese momento, el esposo no sabía en realidad con quien quedarse.

La noche que David salió a cenar con la recepcionista, terminaron yéndose al hotel y de allí se desencadenó el incidente que le ocasionó su muerte.

Un caso de película

La historia del triángulo de amor que terminó con la muerte de David Harris dio origen a la publicación de un libro en 2004, titulado 'Out of Control', del autor Steven Long. El libro relató la historia del asesinato y la razones detrás del mismo.

También sirvió de inspiración para un capítulo de la serie mexicana de televisión 'Mujeres Asesinas', al que titularon Luz, Arrolladora.

El caso también fue destacado en 2004 en Snapped y en 2010 en Deadly Woman, ambas series de la cadena Oxigen y fue la inspiración de la película de televisión titulada 'Suburban Madness'.

En fotos: Estos son los reos ejecutados en Texas desde enero de 2017

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:AsesinatosCelosTexas
Publicidad