null: nullpx
Logo image
ViX

Los rayos: la ciencia aún busca respuestas

Publicado 29 Sep 2012 – 02:00 AM EDT | Actualizado 2 Abr 2018 – 09:15 AM EDT
Reacciona
Comparte

Los fenómenos climáticos han sido históricamente objeto de investigaciones científicas que buscan comprender los procesos naturales que llevan a que estos se produzcan, causando muchas veces una destrucción o un daño a gran escala y haciendo uso de fuerzas literalmente sobrehumanas. 

Hoy en día, los estudios científicos nos permiten conocer muchos detalles del fenómeno de las tormentas eléctricas, cómo se producen los truenos y algunas características sobre los rayos. De esta manera, sabemos que el ruido de los truenos se produce por la diferencia de temperatura generada al producirse un rayo entre la descarga que este produce y el aire circundante, y que un rayo consiste en una descarga electrostática que convierte a la tierra en un circuito eléctrico, que incluso puede tener relación con una de las explicaciones del principio de universo.

Sin embargo aún queda mucho por saber acerca de este fenómeno climático tan interesante como lo son los rayos, veamos cuáles son estas incertidumbres.

Lo que sabemos

Las causas que determinan que se produzca un rayo en medio de la tormenta eléctrica no están claras y todavía se siguen debatiendo en el ámbito científico.

Desde el famoso experimento de la cometa llevado a cabo por Benjamín Franklin en 1750, que demostró que las nubes están cargadas de electricidad y los rayos son descargas eléctricas, no son muchas las respuestas que se han obtenido acerca de cómo funcionan y se desatan los rayos.

El esbozo de una explicación al fenómeno que se mantiene hasta el momento sostiene que las nubes de la tormenta poseen cargas positivas en la parte de arriba y cargas negativas en la base, mientras que suelo de la tierra está cargado positivamente. La atracción eléctrica que se produce entre estas cargas opuestas eventualmente se hace de tal magnitud que supera la resistencia del aire al flujo eléctrico y eso produce la descarga que conocemos como rayo.

Pero esta explicación deja algunas preguntas sin responder.

Lo que no sabemos

Lo primero es que no se ha podido explicar cabalmente cómo es que las nubes llegan a tener estas cargas negativas y positivas. Se sospecha que la mezcla de hielo y agua en la nube puede generar átomos capaces de cargarse eléctricamente y que las corrientes ascendentes dentro de la misma los hacen circular hacia arriba y abajo, pero los detalles aún no están claros.

Otra teoría vincula los átomos negativos de la nube a la radiación cósmica, cuyas partículas provenientes desde el espacio exterior arrastrarían estos átomos hacia la base de la nube provocando así el desequilibrio en la carga. En general, hay cierto consenso de que las cargas negativas y positivas en la nube son cargas no inductivas.

A su vez, otro motivo de duda actualmente es que las mediciones de los campos eléctricos dentro de las nubes de tormenta han arrojado resultados que se encuentran muy por debajo de la magnitud necesaria para superar la capacidad aislante del aire; son campos eléctricos demasiado débiles como para superar la resistencia del aire a transmitir electricidad.

Por último, algo que todavía sigue asombrando a la ciencia y no se ha podido explicar, es cómo una vez generado el rayo este puede viajar por decenas de kilómetros a través de las nubes, proceso en el cual el aire pasa de ser aislante a conductor de electricidad.

Si bien se han hecho muchos avances en cuanto a la posibilidad de medir y observar estos procesos, un fenómeno existente en la historia de la humanidad y vinculado en civilizaciones antiguas a dioses enfurecidos, aún sigue siendo un enigma para la ciencia.

Reacciona
Comparte