null: nullpx
Logo image
ViX

Las futuras leyes de la genética

Publicado 15 Dic 2009 – 07:18 AM EST | Actualizado 2 Abr 2018 – 09:15 AM EDT
Reacciona
Comparte

Los avances científicos corren a mayor velocidad que la que nuestro cerebro puede procesar, y en este preciso instante disciplinas tan dispares como la palinología o la sociología histórica, todas las que están entre ellas y todas las que van más allá de ellas, están viviendo un progreso imposible de cuantificar.

Por ello, podemos imaginar lo que será el futuro, pero nunca tener una imagen cabal de él antes de que suceda. Para que no nos tome de imprevisto, vale tomar precauciones al respecto, y más si hablamos en términos de ciencia, área en la que el progreso y el desarrollo son inalcanzables por nuestras cortitas patas de homo sapiens.

Los iluminados de Cracked proponen una interesante solución para este futuro venidero, al menos en lo que respecta a genética. Se trata de algunas leyes que deberán integrar las constituciones, todas para ordenar un mundo en el que la genética habrá causado seres inmortales, de apariencia increíble y, para variar, inimaginables.

1ª ley: Límite a la esperanza de vida

No es tan difícil de imaginar para la ciencia el alcance de la inmortalidad. Pero nuestra sociedad precisa que la gente muera. Nuestra economía, nuestros patrones culturales, la política, los sistemas de salud, los gobiernos... todo colapsaría con personas que no terminan de cumplir su ciclo de vida. Aunque duela, debemos asumirlo.

2ª ley: Ley de redefinición de padres

El orgullo gay no queda en protesta en las calles, imprime su huella en la ciencia también. En el futuro los niños podrán nacer en  organismos masculinos, o tal vez incluso podamos utilizar úteros animales para dar a luz a seres humanos. ¿Quién sabe? Mejor no imaginarlo y definir bien el concepto de padre. Ya no serán esos dos sujetos, uno con trompa y otra con agujero.

3ª ley: Redefinición del sexo

Ojalá que en el futuro ninguno de nosotros tenga la mala suerte de vivir al lado de un apartamento de robots ávidos a las relaciones sexuales, pues el ruido a metal puede llegar a ser ensordecedor. El hecho es que tendremos que circunscribir el sexo a los humanos y nada más que a los humanos. Ah, y a la cama, con contacto corporal y todo, para entender 'reproducción' en el sentido clásico. Esto no está tan lejos de la realidad de hoy, después de todo ¿al final de cuentas no es sexo el cybersexo?

4ª ley: Declaración ilegal de la clonación

Desde la aparición de la oveja Dolly, la controversia respecto a la clonación ha atravesado terrenos morales, éticos, religiosos y hasta jurídicos. En un futuro, la clonación deberá ser considerada algo así como la emisión de moneda. Es ilegal, y sólo puede realizarla el Estado. ¿Te imaginas lo que podría ser de lo contrario ir al supermercado a hacer la compra y que el reponedor seas tu mismo preguntándote '¿en qué lo puedo ayudar?'?

Cerramos este futurológico capítulo del Derecho de la Genética con una sonrisa de incredulidad y en tono de chiste. Pero cuidado con lo último; nadie dice que esto no vaya a volverse realidad.

Reacciona
Comparte