null: nullpx
Logo image
ViX

La humanidad es responsable de más contaminación de la que pensábamos, revela estudio

Publicado 21 Feb 2020 – 01:59 PM EST | Actualizado 21 Feb 2020 – 01:59 PM EST
Reacciona
Comparte

Se cree que contaminación ambiental se mide con las emisiones de dióxido de carbono (CO2), pero eso es un error, ya que son varios gases los contribuyen a la mala calidad del aire, como el ozono, el nitrógeno y el metano.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Nature, los seres humanos somos los responsables de hasta un 40% más de emisiones de metano de lo que se creía.

El metano es un gas responsable del efecto invernadero que puede producirse biológicamente, filtrarse desde el suelo o surgir de volcanes de lodo (sí, existen). También es el resultado de la producción de combustibles fósiles.

El estudio plantea el escenario de que, combinadas, las emisiones de metano producidas por el hombre y por la naturaleza son responsables de al menos una cuarta parte del calentamiento global.

Pero, al contrario de lo que se creía antes, el metano liberado por los humanos constituye un porcentaje mayor de esas emisiones. De acuerdo con el estudio, el metano producido por los humanos podrían ser un 20% o 40% superior que las estimaciones.

Si bien el porcentaje es alarmante, tiene una ventaja, ya que los investigadores plantean que nos da la oportunidad de controlar el metano que liberamos.

El metano es más contaminante que el propio dióxido de carbono, por lo que si reducimos su producción tendrá un efecto considerable en el calentamiento global.

El estudio asegura que la mayor parte del metano causado por los humanos se filtra mientras se producen y transportan gas y petróleo, por lo que "únicamente" tendríamos que mejorar esos sistemas para solucionar una parte del problema ambiental.

La investigación consistió en estudiar las mediciones del núcleo de hielo de Groenlandia entre 1750 y 2013, además de otros datos similares de la Antártida.

Se usaron pruebas de carbono-14 como una huella química para determinar si el metano presente en el núcleo de hielo provenía de fuentes biológicas como vacas y bacterias o de depósitos subterráneos.

Hasta 1870 las fuentes biológicas dominaron, pero con la industrialización y la producción de combustibles fósiles las huellas de metano sin carbono-14 se incrementaron. La diferencia se debe a la actividad de los seres humanos.

Los investigadores estiman que entre 172 y 190 millones de toneladas de metano se producen por fuentes humanas cada año.

Ahora que tenemos una certeza acerca de la principal fuente de metano en el mundo, nos corresponde a nosotros promover las iniciativas necesarias para disminuir nuestra influencia negativa en el medio ambiente.

Échale un ojo a esto:

Reacciona
Comparte