null: nullpx
Logo image
Vix

¿La carne roja es la única culpable del cáncer de colon? Un estudio lo replanteó

Publicado 19 Jul 2021 – 11:27 AM EDT | Actualizado 19 Jul 2021 – 11:27 AM EDT
Reacciona
Comparte

Quizás lo hayas escuchado en tu entorno más de una vez: la carne roja es un peligro para la salud, particularmente, por su alta relación con el cáncer de colon.

Aunque es cierto que la tecnología bioquímica de la actualidad ha contribuido a reducir este riesgo, la realidad ha cambiado muy poco: SÍ existe un factor de riesgo, y una correlación directa entre la carne roja y el cáncer de colon..., pero, ¿por qué?

¿Qué relación tiene el consumo de carne con el cáncer de colon?

En la década de 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó a las carnes rojas procesadas como “probablemente carcinógenas”, ello porque aún no estaba claro si el peligro estaba en la carne por sí misma o en sus técnicas de empaquetado.

Hoy día, un estudio de la Universidad de Oxford, comprobó que incluso cantidades pequeñas de carne roja y procesada —una rebanada de tocino, una salchicha, o hasta un poco de salami— puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de colon.

Para llegar a ese resultado, los investigadores analizaron información de cerca de medio millón de personas a lo largo de seis años: 2,609 de ellas desarrollaron cáncer colorrectal.

Según se estimó en promedio, consumir lo equivalente a tres rebanadas de jamón de cerdo o de res al día, aumentó la incidencia de cáncer colorrectal hasta en un 20 %.

Por cada 10 mil personas que participaron en el estudio y que consumieron 21 gramos por día de carne roja y procesada; 40 fueron diagnosticados con cáncer de colon al terminar la investigación.

¿Entonces la carne roja sólo es un problema si está procesada?

Cabe hacer énfasis: la carne roja sí representa un riesgo aún en su estado “natural” debido a los ácidos que contiene.

No obstante, el principal problema radica en las técnicas de empaquetado. Los principales métodos que se utilizan en este proceso son la técnica de ahumado, curado o la adición de sal y preservativos.

Dichos procedimientos conllevan químicos que son perjudiciales para todo el sistema digestivo, y que a largo plazo, pueden detonar en lesiones y/o en cáncer, todo debido a la reabsorción.

Eso sí: al momento de cocinar cualquier tipo de carne roja, el riesgo permanece. Las altas temperaturas que se alcanzan durante la cocción, detonan las proteínas (responsables de dar el color rojo a la carne) para liberar sustancias dañinas al momento de ser digeridas.

Curiosamente, este fenómeno se ve reducido si se trata de carnes blancas: a pesar de que los químicos añadidos en ellas también pueden resultar peligrosos a largo plazo, los expertos estiman un riesgo de cáncer de colon de sólo 0.5 %.

¿Ya conocías este potencial riesgo de la carne roja? Dinos en los comentarios.

Ve también:

Reacciona
Comparte