Warcraft

Películas de gamers: lo que debes saber antes de ver Warcraft

La cinta Warcraft pretende ser el primer híbrido lo suficientemente complejo y fiel a la historia como para satisfacer a los fanáticos de la saga, pero sin perderse en las complicaciones que enajenarían a un neófito de la serie.
1 Jun 2016 – 5:29 PM EDT

Cuando en 1993 salió la película basada en el videojuego más popular de la historia ( Super Mario Bros), parecía que el éxito de este tipo de cintas sería inmediato. La emoción por ver a estos dos plomeros en un filme alborotó a todos los niños y adultos de los 90. Sin embargo, el resultado dejó mucho que desear con esta cómica adaptación, enterrando proyectos similares debido a la mala recepción que tuvo.



Con el paso de los años, la evolución de los videojuegos ha hecho que estos mundos bidimensionales adquieran profundidad y complejidad, convirtiéndolos en sagas de culto entre los dueños de consolas. Cada vez más, el argumento se vuelve eje central del juego, complementándose con un modo de juego dinámico, estratégico y con gráficos apabullantes.



Pero, hasta la fecha parece que ninguna cinta basada en videojuegos ha logrado dar en el clavo. Algunas con reseñas tan infames como el 3% en Rotten Tomatoes de Mortal Kombat: Annihilation o, las mejor aceptadas por la crítica con tan sólo 44% en el mismo sitio.

¿Cuál es la razón de estos fracasos? ¿Acaso se trata de espectadores poco conocedores del tema? O, por el contrario, ¿es por tratarse de historias complacientes que los grandes fanáticos de la serie desaprueban?

Warcraft pretende ser el primer híbrido lo suficientemente complejo y fiel a la historia como para satisfacer a los fanáticos de la saga, pero sin perderse en las complicaciones que enajenarían a un neófito de la serie.

Es fantasía, por favor

Si nunca antes has tomado un control o solamente usas el teclado de tu computadora para escribir correos, lo primero que tienes que tomar en cuenta antes de comprar tus entradas para el cine es que se trata de una cinta de fantasía en la cual los efectos especiales y los paisajes forman solamente parte de la ecuación.

Si cintas como El señor de los anillos o series como Game of Thrones no son de tu agrado, Warcraft tampoco tiene muchas esperanzas de ganar un lugar en tu corazón.

En realidad, la historia detrás de esta adaptación es mucho menos complicada de lo que podría esperarse, básicamente se trata de un épico encuentro entre dos culturas muy distintas: humanos y orcos. Advertencia: habrá nombres propios muy complicados con los cuales te irás familiarizando durante poco más de dos horas, así como pasajes remotos en donde las leyes de la física quedan en segundo plano.

Eso sí, olvida todo lo que has aprendido acerca de los orcos en películas anteriores. A diferencia de los monstruos salvajes que han aparecido en otras sagas, los monstruos que aparecen en Warcraft poseen cualidades mucho más humanas: son seres dispuestos a sacrificarse por su tribu, con un gran compromiso social y, cuyas emociones van más allá de romper unos cuantos cráneos —no significa que serán completamente pacifistas.

Por otro lado, los humanos se encuentran amenazados por estos mismos orcos —de quienes ya te has encariñado—, cuyo mundo está en peligro y pretenden tomar posesión de las tierras de sus vecinos.

Si bien no es necesario ser un conocedor del extenso universo que rodea esta batalla entre humanos y orcos, es una realidad que son demasiados personajes y muchos términos desconocidos para el espectador promedio. Por lo tanto, es importante asistir consciente de que en algún momento de la trama habrán confusiones; sin embargo, conforme la historia se desarrolla, las incógnitas se aclaran y los nombres rebuscados se van haciendo más familiares.

Una buena sugerencia es, aún siendo neófito, adentrarse un rato en el videojuego antes de ver la película, para tener una mínima familiarización. O bien lanzarse a charlar con el hermano menor, el hijo, el sobrino o el amigo que se conoce todos los vericuetos, para tener una introducción al mundo de estos personajes y de la historia. Recuerda que se trata de una película basada en una cosmología tan amplia que abarca videojuegos, novelas, juegos de mesa, comics y manga.

Más allá de pensar en esta cinta como una adaptación de un videjuego, hay que entenderla como una historia de fantasía, así como Angry Birds es una película para niños inspirada en un juego de tabletas y Hitman fue una (mala) película de acción.

Además ve:


RELACIONADOS:WarcraftVideojuegosEstilo de VidaCine
Publicidad