publicidad
La mayoría de las mujeres crecemos entre estos dos mensajes adversos. Tienes que escoger entre ser “la fea” y ser “la bonita”.

Soy feminista y eso no me quita lo femenina (aunque no siempre lo tuve tan claro)

Soy feminista y eso no me quita lo femenina (aunque no siempre lo tuve tan claro)

“Mi abuela me matriculó en un curso de señoritas para que ‘aprendiera a caminar con gracia’ y mis amigas insistían en hacerme el 'make over' mientras yo pensaba que para mostrar inteligencia era necesario apartarse de la feminidad”.

La mayoría de las mujeres crecemos entre estos dos mensajes adversos. Ti...
La mayoría de las mujeres crecemos entre estos dos mensajes adversos. Tienes que escoger entre ser “la fea” y ser “la bonita”.

Soy una mujer “femenina”. Esto se los digo a mis 33 años más allá de toda duda, pero no siempre fue tan claro para mí. Con mis primeras decisiones sobre mi estilo, creo que tendría cinco años, buscaba literalmente que me confundieran con un niño: pedía el pelo corto, odiaba el color rosa, los vestidos, y solo quería usar shorts y camiseta.

A mis cinco años buscaba literalmente que me confundieran con un niño
A mis cinco años buscaba literalmente que me confundieran con un niño

Aunque de muchas maneras yo era una niña con gustos “femeninos”, es decir, me encantaban las flores y llevarlas en la cabeza, las faldas amplias de seda del clóset de mi abuela y estaba obsesionada con pintarme los labios de rojo, también era “masculina”, es decir, era brusca, torpe, imprudente, hiperactiva, y sobre todo sentía un rechazo manifiesto por esa exigencia constante que todos me hacían de ser “como una señorita”.

publicidad

Tenía dos razones para rebelarme: la primera era que los juegos “de niñas” eran aburridísimos, “jugar al té” con muñecas inertes no se comparaba con treparse a los árboles, algo que podía hacer con vestido (esos vestidos caros y femeninos que tenía que vigilar constantemente -y la mayoría de las veces sin éxito- para que no se mancharan).

La segunda era que la idea de que un día tendría que crecer y portarme “como una mujer” me parecía una condena, porque asociaba eso de ser mujer algo superfluo, cursi, y restrictivo. Debo admitir que era una idea extraña: contrastaba con los ejemplos de mujer que tenía más cercanos, mi mamá y mis abuelas eran asertivas, independientes, autónomas.

Pero la sociedad me había machacado esa misoginia sutil de manera tan persistente que llegué a pensar que todo lo femenino era indeseable. Por eso, en la adolescencia, cuando me decían “tú no eres como las otras chicas” yo me lo tomaba como un cumplido. Muy mal. En ese entonces yo no sabía que “ser como una chica” no tenía nada de malo.

Paradójicamente, al tiempo que la sociedad me decía que lo femenino era ridículo, me insistía en que “no verme femenina” era lo peor que me podía pasar. Si no me veía femenina, nadie me tomaría en cuenta “como una mujer”, es decir, mis posibilidades románticas estaban anuladas, ningún hombre me querría porque no me reconocería como una potencial pareja y las otras mujeres me mirarían con desdén.

El feminismo se trata de que cada mujer (cada persona) pueda decidir sob...
El feminismo se trata de que cada mujer (cada persona) pueda decidir sobre su cuerpo y decidir cómo se quiere ver.

Obvio que nadie me lo dijo así de claro, pero esa era la idea. Mi abuela me matriculó en un curso de señoritas para que “aprendiera a caminar con gracia” (sí, nos ponían libros en la cabeza) y mis amigas insistían en hacerme el “make over” que le habían hecho a Tai, el personaje de Brittany Murphy en Clueless, que era la película del momento.

La idea de que podía hacer esa transformación de la chica fea e inteligente a la chica guapa que todos admiran me la repetían a diario. Literal me decían “eres como el patito feo”. Alcanzar una estrella fue mi telenovela favorita de la infancia, y en la universidad la novela más popular era Betty la fea. Nadie nos decía que los tales makeovers son muy violentos, porque se basan en decirte que tienes que cambiar, porque como eres, estás mal.

La mayoría de las mujeres crecemos entre estos dos mensajes adversos. Tienes que escoger entre ser “la fea” y ser “la bonita”. Si escoges “la fea” no tienes que seguir las reglas, pero es porque te sacan del juego. Si eres “la bonita” esto usualmente implica ejercer todo ese ritual de la feminidad. Un ritual que, hay que decirlo, es demorado y costoso. Hacerse la cera, maquillarse, cuidarse el pelo largo, usar un brassier de varilla que promete apuñalarte en cualquier momento, balancearte en tacones, pararte derecha.

No es fácil. Entiendo perfectamente si alguien no quiere someterse a todo eso (yo la mayoría de las veces ni quiero, ni tengo tiempo, ni me importa). Aunque también admito que, como muchas mujeres, encuentro un gran placer en todos estos rituales feminizantes, que le vi hacer a las mujeres de mi familia una y otra vez cuando era niña y que hoy, cuando los repito, me hacen sentir conectada con ellas.

Pero como la feminidad vive entre el elogio y el castigo, si te gustan “demasiado” estos rituales, si la gente se da cuenta de que le inviertes tiempo a tu apariencia, entonces dirán que eres banal, superflua, una mujer sin sustancia. Como resultado, las mujeres que quieren “mostrar sustancia” se ven obligadas a de-feminizarse.

Recuerdo, por ejemplo, que mis profesoras en la carrera de Filosofía eran casi todas de pelo corto, poco maquillaje, pantalón y camisa, jamás pintauñas. Para mostrar inteligencia es necesario apartarse de la feminidad. Es terrible, porque las mujeres nos vemos obligadas a escoger entre “la fea e inteligente” o la “bonita y tonta” entre Daphne y Vilma (de Scooby Doo) y difícilmente nos dejan existir en un rango entre las dos, o incluso, como ambas.

publicidad

Este falso dilema hace parte de las sofisticadas formas que tiene el patriarcado para dominar los cuerpos de la mujeres. Y todos ayudamos a ejercer estas opresiones cada vez que juzgamos los cuerpos de otras personas o las criticamos por no ajustarse a la norma. ¿Qué nos importa si ella es femenina o no? Por eso el feminismo ha criticado enormemente a todas esas pautas sobre cómo debe ser “lo femenino” o cómo deben portarse “las señoritas”. El estilo personal debería jugar con estas dicotomías antes que someterse a ellas. Usualmente estas normas están permeadas de machismo, ¿por qué tengo que ajustar mi apariencia para gustarle a los hombres? Y fue por eso que las feministas de la segunda ola quemaron sus brassieres, dejaron los tacones y la depilación.

Aunque parece algo menor, esta sigue siendo una de las acciones históricas más transgresoras del feminismo. En la primera ola del feminismo mucha de la propaganda anti-sufragistas mostraba a las feministas como hombrunas y masculinizadas. Decirle a las mujeres que el feminismo “las hace menos femeninas” ha sido uno de las falacias más efectivas en contra del movimiento. Esto es porque a las mujeres nos meten desde muy niñas en la cabeza que si no somos femeninas no seremos amadas.

El feminismo se trata de que cada mujer (cada persona) pueda decidir sobre su cuerpo y decidir cómo se quiere ver. Se trata de vivir por fuera de esas dicotomías de ser fea o bonita, masculina o femenina, y de escoger el punto en donde uno quiere pararse en el mundo. Esto aplica también para los hombres, pues los rituales de la masculinidad son también opresores, aunque de otras maneras, y para quienes también se vale “ser femeninos”.

publicidad

Yo he tomado la decisión hiper feminizar mi estilo personal. Esto es en parte porque soy nieta de una modista, mi performance personal de la feminidad es una especie de tributo a mi abuela, que me enseñó a entender la moda como una forma de lenguaje. Pero también lo hago como una pequeña pequeñísima subversión: esta es, que las mujeres en las profesiones “de intelectuales”, como la filosofía, somos juzgadas -de lejos- como tontas si nos vemos muy femeninas o vanidosas. Nos han hecho creer que si vas a ser intelectual tienes que rechazar tu cuerpo, cubrirlo, invisibilizarlo.

Las intelectuales no van en bikini a la playa, no señor. Y esto es porque -y no puedo decirles cuántas veces he escuchado- si quieres que “te respeten intelectualmente”, que no te objeticen, lo mejor es que no muestres piel. Y se fijan como otra vez la culpa de la objetización está en las mujeres y no en quienes creen que por tener piel o cuerpo de mujer somos material objetizable. En inglés hay una palabra para esto: slut shaming (que a mi me gusta traducir al español como “putiavergonzar”) y es una manera en que la sociedad controla a las mujeres.

No hay una manera correcta para vestirse ni un “estilo feminista”. O bueno, estilo feminista es aquel que cada persona elige para afirmar su identidad de manera independiente a las expectativas de los demás. Pero ojo, esto de elegir cómo queremos ser no es tan fácil como parece. Llevamos años y años de que nos digan cómo debemos ser, así que es dificil saber si me depilo las piernas por la convención social o porque me gusta la suavidad de la piel después de la cuchilla, o porque la sociedad me ha enseñado que me debe gustar la suavidad y así hasta el infinito. Pero está bien, se vale vivir con la contradicción.

Yo he tomado la decisión de hiperfeminizar mi estilo personal
Yo he tomado la decisión de hiperfeminizar mi estilo personal

Quizás nuestra generación no va a poder deslindar sus decisiones de estilo de lo que espera el patriarcado pero sí podemos hacer dos cosas: tratar de complacernos a nosotras mismas, antes que a nadie, (y esto no solo aplica a nuestra apariencia); y dejar de juzgar las decisiones de estilo las demás. Y no solo eso, celebrar a las más valientes que son las escogen salirse de la norma. Porque todas las Lady Gaga, Ellen De Generis, Coco Channel, Frida Kahlo, Gabourey Sidibe, Iris Apfel, Laverne Cox, todas las mujeres que con su estilo y sus cuerpos desafían el deber ser del sistema binario feminidad-masculinidad, nos liberan a todas y amplían el espectro de maneras en las que, desde el estilo, podemos hablar de lo que significa ser mujer.


Lea también:

publicidad


Carta de una feminista en respuesta al presidente Obama
4 razones por las que las feministas no odian a Kim Kardashian

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Videos Más
Los estudiantes y profesores brincaron y gritaron con algarabía cuando la energía volvió al plantel.
Desde la foto publicada por Anastasia Gruzdeva que muchos llamaron "belleza congelada", hasta el atrevido momento en que unos turistas se meten al agua a punto de congelarse. Las imágenes que llegan desde Oymyakon en Siberia se han convertido en virales.
Google Arts & Culture es una aplicación que tiene más de dos años en las tiendas de aplicaciones para los teléfonos inteligentes y gracias a una nueva actualización se ha convertido en un éxito viral.
Tanya Young se acercó al auto pensando que era un bebé el que tocaba la bocina del auto y para su sorpresa se consiguió al cachorro. Para mayor riesgo otro oso adulto estaba muy cerca del sitio y Young temía que fuese la madre.
Lai Chi-wai se convirtió en el primer atleta chino en ser nominado para el premio Laureaus World's Best Sporting y comparte su historia de superación inspire a otros atletas con discapacidades al igual que a sus compatriotas de que no existen límites para perseguir sus sueños.
Las últimas palabras de Holly Butcher, de 27 años, se viralizaron en Facebook después de haber sido publicadas un día antes de morir a causa de Sarcoma de Ewing, un inusual tipo de cáncer. Su familia que reside en el Sur de Nueva Gales en Australia lo publicaron para así cumplir con su deseo de que fuese compartido.
Un video visto más de 44 millones de veces muestra el esfuerzo de un hombre por mantenerse en pie mientras camina por el piso resbaladizo.
La fortuna del fundador de Amazon, Jeff Bezos, llegó a los más de $105 mil millones de dólares, según el índice de multimillonarios de Bloomberg, convirtiéndolo en el hombre más rico del mundo. Le siguen Bill Gates, Warren Buffett, Mark Zuckerberg, Amancio Ortega y Carlos Slim.
Durante una rueda de prensa, Prayuth Chan-ocha se negó a responder a los reporteros y le pidió que le preguntasen a una figura de cartón con su foto si tenían "alguna duda sobre política o algún conflicto".
El presidente Donald Trump acudió a la final del campeonato nacional de fútbol universitario entre Alabama y Georgia, en medio de la polémica por sus ataques a los jugadores que se arrodillan durante el himno para protestar contra la violencia policial. Sus detractores se preguntaban en las redes si Trump había olvidado la letra del himno, del que cantó solo algunas partes.
El primer día de la Princesa Charlotte en la guardería ha estado marcado por el lanzamiento de dos imágenes tomadas por su orgullosa madre, la Duquesa de Cambridge. La niña de dos años, que ocupa el cuarto lugar en la fila hasta el trono, fue fotografiada en el Kensington Palace antes de viajar a la escuela de guardería de Willcocks.
Pese a que su padre quiere construir un muro en la frontera con México, Eric Trump, el tercer hijo del presidente estadounidense, celebró su 34 cumpleaños en un restaurante mexicano de Nueva York llamado "Guadalajara" vistiendo un sombrero y al son de mariachis.
El cineasta mexicano Guillermo del Toro ganó un premio a la mejor dirección de la película 'The Shape of Water'. De igual forma, 'Coco', la película inspirada en el Día de Muertos de México, ganó la estatuilla a mejor película animada.
La edificación fue derrumbada a través de una serie de implosiones cuidadosamente planeadas. La demolición es parte de un plan de desarrollo donde se construirá un complejo residencial, comercial y de oficinas en el centro de la ciudad.
Cientos de niños y adultos se reunieron en el bulevar principal de Madrid, el Paseo de la Castellana, para tal celebración católica. Melchor, Gaspar y Baltazar encabezaban el desfile.
Movimiento Naranja, el spot del partido político de oposición mexicano Movimiento Ciudadano, ya es un meme. La canción interpretada por el niño Yuawi es tan pegadiza que los mexicanos han llenado Twitter con versiones.
Las mujeres vuelven a protagonizar manifestaciones masivas en contra de Trump
Las multitudinarias protestas de este sábado confirman que lo que ocurrió el pasado 21 de enero de 2017 fue apenas la semilla de un movimiento sólido y consolidado de resistencia, que reúne muchas causas y ahora se enfoca en las urnas: en elegir a más mujeres a cargos públicos con la esperanza de generar un cambio duradero.
En fotos: La Marcha de las Mujeres llega las principales ciudades de EEUU impulsada por el movimiento #MeToo
Arranca un fin de semana con más de 300 manifestaciones en 50 estados para conmemorar el aniversario de la protesta histórica que protagonizaron más de 4 millones de personas coincidiendo con la inauguración de Trump.
"Esto de la derecha se llama pan": Las instrucciones virales de un padre a sus hijos para hacerse la cena
Con más de 12,000 likes y después de ser 8,000 veces compartidas, las instrucciones que le dejó un padre a sus dos hijos para que se hicieran por cuenta propia un sándwich ha despertado todo tipo de gracias en Internet.
En un minuto: Movimiento republicano quiere crear una nueva California independiente
En otras noticias, una técnica de tatuajes permite que se puedan escuchar audios desde música hasta mensajes de tus seres queridos y estudiantes de una universidad en Carolina Norte se divirtieron a lo grande jugando con la nieve.
publicidad
La cancelación del TPS está incentivando un inusitado auge inmobiliario en El Salvador
Mientras unos hablan de una aparente crisis humanitaria por la posibilidad de masivas deportaciones desde EEUU, otros ven esta situación como una oportunidad para que los que regresan al país se encuentren con espacios cómodos y seguros.
A cuatro meses del sismo que azotó a México, cientos de familias continúan viviendo en las calles
Los damnificados no pueden creer la incapacidad de actuar por parte de autoridades federales ante la crisis que dejó el terremoto. Inclusive, han retado al jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera a que pase una sola noche en los albergues para que sienta en carne propia la difícil situación.
Estudio revela que la mayoría de las personas en EEUU no cuentan con ahorros suficientes para solventar una emergencia
Según la compañía Bankrate, solo el 39% de la población en el país cuenta con 1,000 dólares para cubrir cualquier imprevisto, mientras que el 36% pide préstamos o usa tarjetas de crédito ante un gasto inesperado.
Temor entre trabajadores de la industria lechera en Wisconsin por aparentes redadas de ICE
Activistas denunciaron que agentes de Inmigración llegaron a tres granjas lecheras de la zona para detener a trabajadores indocumentados. Dicha afirmación prendió las alarmas entre los dueños de estos negocios ya que dependen del 80% de mano de obra inmigrante.
'Noche de mi...' para Facundo Erpen, además de perder con Lobos sufrió robo en Pachuca
El defensa argentino de los universitarios reveló que todo ocurrió tras el duelo ante los Tuzos.
Caroline Wozniacki se mete por primera vez a los Cuartos de Final del Abierto de Australia
La danesa Caroline Wozniacki derrotó con facilidad a Magdalena Rybarikova en sets corridos y llegó por primera vez a Cuartos de Final en Australia.
Pulido sobre su tanto ante Necaxa: “Es lindo reencontrarme con el gol y más que el equipo ganó”
El delantero de Guadalajara se mostró contento con su anotación, pero sobre todo por los tres puntos.
Martín Bravo dejaría a los Tiburones Rojos para regresar a Argentina
El delantero del Veracruz tendría pensado dejar la institución tras no llevar una buena relación con la directiva.