null: nullpx

¿Qué color de Louboutin eres tú? La revolución racial de los zapatos 'nude'

La firma hace una apuesta por la diversidad y pone en evidencia que la moda ha celebrado un único color de piel: el que se ajusta al tono beige.
4 Abr 2016 – 1:24 PM EDT

No tenemos que convencer a nadie de las ventajas de tener en el clóset unos zapatos nude, son el epítome de la elegancia y hacen magia cuando de alargar las piernas se trata. Pero, si el color nude es el mismo color piel (o más bellamente, el color de la desnudez), ¿cómo es que la moda solo había avalado durante décadas que este color fuera un beige claro?

Acaso ¿todas las pieles del mundo obedecen a ese patrón?, qué hay de las trigueñas, de las más amarillas, de las pieles chocolates. No existían ellas para la moda que jamás pensó que esas que no obedecían al imperante tono beige, también querían zapatos que se camuflaran con el color de su pies y las hiciera ver como princesas que andan descalzas por el mundo.


Ante el clamor universal de mujeres y consumidoras cada vez más comprometidas con hacerle ver a la moda sus tiranías históricas, muchas marcas han empezado a desarrollar productos que desde la industria de los zapatos, la ropa interior y los labiales admiten que no hay una única piel digna de celebrarse y, aunque no piden excusas públicas por haber pasado por alto durante tanto tiempo esas evidentes diferencias raciales, por lo menos se aventuran a emprender una apuesta por la diversidad.

El famoso zapatero francés, Christian Louboutin acaba de lanzar una colección de bailarinas que incluyen siete tonos diferentes de piel, que van desde el blanco porcelana hasta el chocolate, una sutileza en su paleta de color que el creador admite surgió cuando alguien de su equipo dejó ver que su piel era demasiado oscura para encajar en los patrones de nude que estaba manejando la firma.


Justamente, esa confesión y este lanzamiento ponen de manifiesto, en parte, la falta de diversidad en los equipos de creación de la moda. Una diversidad racial y de siluetas que justamente desafíen los cánones con los que históricamente ha trabajado la moda y que parecen tan naturales aunque ya ningún consumidor los avale como legítimos hoy.

Esta emergente conciencia no solo se suscribe al alucinante mundo de los zapatos nude. Con el lema: “Mi desnudez no es del color de nude de las tiendas”, la compañía Nubian Skin desarrolló hace un par años una colección de lingerie ideal para mujeres de color, en donde se ponía de manifiesto una ve más las escasas posibilidades raciales en las ofertas de la moda.

Y es que aunque algún terreno se ha abonado en la intención por hacer más diversa la moda, estudios como los publicados por The Fashion Spot admiten que después de analizar más 600 portadas que sacaron 40 revistas de moda de todo el mundo, solo 100 portadas tenían una mujer de una raza diferente a la blanca, además de admitir, cuán difícil es encontrar aún una mujer afroamericana en una portada a no ser de que sea una súper estrella reconocida.

Louboutin enaltece esa aclamada y faltante diversidad con una bella campaña y admite, con este reciente lanzamiento, que el trabajo aún no está terminado. "Aún hay muchos tonos que se me escapan y que quiero materializar en unos bellos zapatos", sentencia comprometido el diseñador.

Lea también:


Publicidad