Michelle Obama llena las carátulas de las revistas (a meses de despedirse de la Casa Blanca)

Si la popularidad se midiera en número de portadas de revistas protagonizadas, Michelle Obama fácilmente se postularía como la Primera Dama más famosa de la historia de Estados Unidos. InStyle y Essence la hacen el personaje de su más reciente número. ¿Cuántos más estarán por venir?
8 Sep 2016 – 6:12 PM EDT

Si la popularidad se midiera en número de portadas de revistas protagonizadas, Michelle Obama fácilmente se postularía como la Primera Dama más famosa de la historia de Estados Unidos.

Durante sus 8 años en la Casa Blanca un conteo rápido en Google Images arroja más de 20 números de revistas (Time, Glamour,Newsweek, Journal) que la han elegido como su personaje principal. Esta cifra, sin embargo, amenaza con ir en asenso en los últimos meses en los que Michelle Obama gozará del estatus de Primera Dama. Tan solo para el mes de octubre dos magazines nacionales la han elegido como su modelo: InStyle y Essence.

Este exceso de Casa Blanca en las revistas no sorprende a nadie. La esposa del presidente Barack Obama no solo se ha consolidado como la Primera dama del ‘sold out’ por su capacidad de agotar en las tiendas online todo lo que se pone, sino que ha sido declarada como una “sólida vendedora” por editores como Larry Hackett de People logrando que cada número que protaogniza consiga más ventas que las esperadas.

Fue en realidad Hillary Clinton la primera mujer en el rol de Primera Dama de la Nación en aparecer en la emblemática portada de Vogue en 1998, una concesión que hizo la difícil Anna Wintour después de que el diseñador Oscar de la Renta insistiera en que la merecía y un gesto que hizo que más revistas de su género vieran en la política y en la Casa Blanca personajes de su interés. Michelle Obama, por su parte, no solo consiguió una portada en 2009 retratada por Annie Levowits, sino que repitió en 2013.

En su reciente aparición en la portada de InStyle, la primera dama estadounidense eligió un vestido verde, strapless (como casi siempre lo hace) y drapeado, diseñado por Brandon Maxwell, el mismo que le hizo su traje blanco para la cena de estado con el Presidente de Singapur y el mismo que ha sido responsable de la transformación de estilo de Lady Gaga.


Pero más allá de consolidarse como un ícono de estilo a fuerza de verla en una y otra portada, Michelle Obama ha sabido sacarle partido a esta exposición pública para dar a conocer sus proyectos emblemáticos como ‘ Let Girls Learn’. “Hay lugares en el mundo en los que las familias no creen que las chicas merecen educación. Ellos ahorran dinero y mandan a sus hijos al colegio, pero piensan que es más importante que sus hijas estén en casa, se casen jóvenes, cuiden a sus hijos, cocinen y limpien”, dice Michelle Obama en apartes de la entrevista que le dio a la periodista Ariel Foxman y que saldrá publicada en la revista el 16 de septiembre.

El espacio vacío que va a dejar en la cultura popular y en la moda Michelle Obama una vez el periodo presidencial de su marido acabe será dificil de llenar porque ella con su ropa siempre elegante, con su aparición en programas de televisión y su ceranía con la gente ha reconfigurado el rol mismo de esta posición que durante tanto presidentes se mantuvo tan cauta, bien puesta y silenciosa. Habrá que esperar si Melania Trump o Bill Clinton logran competirle a este fenómeno revistero.


Publicidad