Madonna: su furia contra Trump, su revolución del amor y sus ganas de estallar la Casa Blanca

Como si se tratara más de un líder carismático revolucionario que de una cantante de pop, la rubia inspiró a la multitudinaria Marcha de las Mujeres en Washington con un discurso que aseguró que no solo las mujeres sino todos los marginados están en peligro.
21 Ene | 5:52 PM EST

Madona alentaba a la multitud como si se tratara de un ejercito, uno que repetía al unísono, con vocecillas chillonas, mayoritariamente femeninas, su clamor: “¡Escogemos el amor! ¡Escogemos el amor!”. Nadie se esperaba su presencia en la Marcha de las Mujeres en Washington; nadie tampoco se mostró muy sorprendido. Al fin y al cabo, Madonna lleva un rato caminando los prósperos terrenos del feminismo.

“¿Están listos para sacudir el mundo? Bienvenidos a la revolución del amor, a la rebelión, a nuestro rechazo como mujeres de aceptar esta era de tiranía. No solo las mujeres sino todos los marginados estamos en peligro”, decía la cantante que protegía su (aún) platinada cabellera del frío con un gorrito de lana con orejas de gato, el mismo que miles de mujeres, en tono rosa, habían elegido para la marcha.

Como si se tratara más de un líder carismático revolucionario que de una cantante de pop, Madona hablaba pausada, saboreando en tono enfático cada palabra que decía. Se atrevía incluso a hacer arengas políticamente peligrosas: “Sí, estoy enojada, sí, estoy furiosa. He pensado mucho acerca de estallar la Casa Blanca, pero eso no cambiará nada. No podemos desesperarnos".

Su discurso interrumpido entre aplausos recordaba las horas de ansiedad tras las elecciones: “Parecía que solo teníamos que confiar en el sentido común, en la idea de que la justicia prevalecería y el bien ganaría al final. Muy bien, pues no ganó estas elecciones, pero el bien ganará”.

Su manifiesto, de alguna manera, también confirmaba las razones por las que cientos de miles habían decidido llenar las calles hoy. “La marcha es el principio de nuestra historia, la revolución empieza aquí, por el derecho de ser libres, de ser quienes somos, de ser iguales, marchemos a través de esta oscuridad y que con cada paso sepan que no estamos asustados, que no estamos solos, que no nos retractaremos, que hay poder en nuestra unidad”.

“¿Están listos?” volvió a preguntar. La gente dijo: “Sí, estamos listos”.

Madonna termino con una frase, un verso corto: “Debemos amarnos o morir”.

Vea también:

Una gran multitud rosa se toma Washington D.C.