#Lady Wuu: El mexicano que sobrevivió a las burlas de internet y terminó ganando un carro nuevo

Eduard Arias es un vendedor de tacos, fanático de la banda Menudo. Se hizo célebre por sus gritillos arrebatados. Después de memes y burlas, 'Lalo' terminó llevándose un carro nuevo y vinculándose con una marca.
6 Dic | 4:48 PM EST

Esta historia comienza con un grito, un ¡Wuuuuu! que se hizo inesperadamente famoso en México, y ahora en el mundo, una vez que un reportero abordara a un grupo de fans de la banda Menudo y se topara, por fortuna para su reportaje, con Eduard Arias, un entusiasta hombre que ante cada pregunta del periodista usaba un gritillo agudo y arrebatado para terminar sus frases.

“Soy fanático de Menudo. Arriba Migue y Robert, wuuuuuuuu”, se puede ver en los cientos de videos que inundan Youtube con el hashtag ‘#Lady Wuu’ y que coleccionan millones de vistas desde que fueran publicados hace unas semanas. "¿Si pudieras hacer algo con Menudo qué harías?", continúa preguntando con gracia el periodista para oír quizás la mejor joya que Arias tenía guardada para darle: “Ay, muchas cosas, wuuuuuu”.

La ingenuidad de la respuesta y sus gritos desafinados y divertidos terminaron por convertirlo en un fenómeno viral. Los memes no se hicieron esperar y fueron aumentando su popularidad, una que alcanzó al maestro Yoda de la Guerra de las Galaxias, a los políticos locales como el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, prófugo de la justicia, y hasta los niños más "fresas" que se lo toparon en el aeropuerto y se hicieron fotos con él.




Eduard, también conocido como 'Lalo', llegó a escalar en las redes al punto de capturar la atención de una distribuidora de carros. Sí: si esta historia comienza con un grito, termina con un grito metido en un carro “nuevecito”.

Las burlas de las redes que lo bautizaron con el estigmatizador "Lady", una palabra que suele usarse en México para bautizar a mujeres ridiculizadas en el mundo digital, y que de paso puso de manifiesto su condición homosexual al no bautizarlo con la otra infame palabra 'Lord', no fueron capaces de robarle a Lalo lo genuino de su grito y de su estilo, uno que lejos de betos de clase o de identidad sexual parece oro hoy para las marcas ávidas de conectar con sus consumidores y de subirse en fenómenos virales que les traigan crecimiento en redes.

Lejos de ideales que hacían que lo autos se vendieran con sofisticados señores recorriendo soleados paisajes, Folsol, distribuidora de Chevrolet en Guadalajara, decidió que Arias tenía todo para convertirse en la nueva cara de uno de sus modelos. Después de darse a la tarea de encontrar a este anónimo vendedor de tacos en la enormidad de la Ciudad de México, lograron proponerle un reto: le entregarían un carro si conseguía que su video tuviera un millón de likes antes del 5 de diciembre.

Lalo no tenía auto, “solo el del mandado”, como le dice a su bicicleta en el video en donde vuelve a repetir su grito y en el que le pide a "sus seguidores" que le ayuden a cumplir este sueño.

Tal como se lo pidió la distribuidora, el video logró más de un millón de likes. Para ser exactos, logró 1,106,666 likes y un total de 8,4 millones de reproducciones en 17 horas. El rápido éxito fue evidencia, una vez más, de que las redes sociales se conmocionan y reaccionan ante la puesta en escena y visibilización de personajes populares, reales y que se muestran sin filtro como "el mejor vendedor de empanadas", también mexicano, o la familia que terminó invitando a la humanidad entera a los 15 años de su hija.

Ayer, Eduard Arias, vestido con elegante camisa y saco, después de viajar por primera vez en avión y acosado por cámaras como si se tratara de alguna estrella del fútbol recibió su carro en medio de una tremenda caravana popular que lo alentaba, que le decía que era el mejor, y que sobreviviendo al #hashtag que le pusieron gritaba al unísono: ¡Wuuuuu!

Vea también:

18 memes que resumen los momentos inolvidables de la camapaña presidencial