La nueva bolsa de IKEA, y la revolución que anuncia

La famosa tienda de muebles escandinava reveló el rediseño de su icónica bolsa de compras Frakta, su pieza más vendida y el mundo está hablando de ello.
17 Jun 2016 – 12:13 PM EDT

“Cuando vemos que el mundo está cambiando; que está cambiando la manera en que la gente vive, que está cambiando la forma en que utiliza los productos, tenemos la obligación de reinventar nuestros básicos”, asegura Marcus Engman, gerente de diseño en IKEA.

No se trata de simples declaraciones mercadológicas; es justo lo que la empresa buscaba lograr, al encargar a la firma danesa de diseño HAY la reinvención de la que quizá sea su pieza más vendida; la bolsa de compras Frakta, diseñada en 1996 por los hermanos Marianne y Knut Hagberg.



La nueva bolsa es, de hecho, apenas uno de los productos que HAY diseñó para IKEA como un primer proyecto de colaboración que tiene como objetivo explorar la identidad futura del diseño escandinavo.

La colección incluye, además, una lámpara, una silla, una mesa y una banca, creadas pensando en función de las necesidades funcionales y emocionales de una casa del siglo XXI, y producidas utilizando nuevos textiles, mezclando materiales de manera innovadora y recurriendo a nuevas técnicas de manufactura.



Si la nueva bolsa de compras de IKEA, de la que todavía desconocemos nombre y precio, sintetiza la evolución de los gustos y las necesidades de las personas, todo parece indicar que el sociólogo francés Gilles Lipovetsky hizo un diagnóstico adecuado en su libro más reciente, titulado La estetización del mundo, al señalar que el imperativo estético ha invadido todos los niveles de la vida cotidiana.

Eso explicaría por qué en un plazo de apenas 20 años una bolsa de compra tuvo que convertirse en una experiencia estética, sustituyendo el burdo polipropileno con que se fabrica la Frakta por un textil más interesante al tacto, y eliminando la estridencia del azul y el amarillo, con protagonismo del logo de la empresa, por un discreto verde seco con trama blanca.



Para saber si IKEA y HAY acertaron en su interpretación de las necesidades del consumidor del siglo XXI tendremos que esperar hasta inicios de 2017, cuando la firma saque a la venta la nueva bolsa y toda la colección que le acompaña.



Todas las fotos y el video, cortesía de IKEA.

Además ve:

Publicidad