null: nullpx

La foto icónica que ahora se vuelve emblema de las protestas raciales

La imagen fue tomada por el fotógrafo Jonathan Bachman en las protestas de este sábado en Baton Rouge y muestra a una afroamericana que le hizo frente a la policía de forma pacífica.
11 Jul 2016 – 02:05 PM EDT

Una vez más ha sucedido. La policía apareció este sábado en la Airline Avenida, de Baton Rouge, Louisiana y le pidió a todos los manifestante que se habían aglutinado para protestar por las muertes de los ciudadanos afroamericanos Alton Sterling, en Louisiana, y Philando Castile, en Minnesota, que abandonaran el lugar.

La mayoría dio la vuelta y todos empezaron a dispersarse. Pero en contravía de los que caminaban para despejar la avenida, y a pesar de que se oyeron los gritos de “te van a arrestar”, una joven afroamericana armada no más que con un bello vestido de verano caminó hacia los oficiales protegidos con cascos y escudos. Se paró ante ellos desafiante y vulnerable a la vez y se quedó ahí parada y en silencio.

El momento fue capturado por el fotógrafo de Reuters Jonathan Bachman, quien alertado por el bullicio que generó ese acto sencillo, capturó un momento que no solo se ha vuelto viral y emblemático de las protestas del movimiento Black Lives Matters de este fin de semana, sino que parece revivir viejas memorias de otras protestas en donde el poder de un solo individuo parece confrontar y desarmar todas las violencias.

Esta fotografía se vuelve icónica porque vuelve a reproducir un recuerdo colectivo, un flashback histórico y una imaginería política que nos devuelve a ese hombre anónimo, de camisa blanca y pantalón oscuro que el 5 de junio de 1989 en la plaza de Tiananmen en China se paró en frente de una columna de tanques de guerra del Ejército Popular de Liberación, que intentaban desalojar a los estudiantes que proclamaban un cambio democrático en China.


O nos lleva a las multitudinarias protestas en Washington, en octubre de 1967, en contra de la Guerra de Vietnam, en las que el fotógrafo Marc Riboud capturó a una jovencita de pelo corto que le ofrecía una flor a unos guardias escudados tras de sus armas.


Nos lleva, más recientemente, a la imagen de Maria-Teresa Tess Asplund en Borlänge, un pueblo del centro de Suecia, en donde la mujer menuda, de pelo rapado, caminó en contravía de los blancos militantes del partido de extrema derecha del Movimiento de Resistencia Nórdico que salieron a marchar por las calles.


Pero estas no son imágenes que se hayan hecho famosas porque hablen exclusivamente del régimen comunista en China, del malestar social contra las guerras en Estados Unidos o del creciente racismo en Europa, sino porque, como ocurre con la fotografía de esta afroamericana de Baton Rouge, son testigos de algo que excede las palabras y que se vuelve para todos comprensible y reconocible. Son imágenes que se convierten en evidencia, en un dato, en una marca histórica que revela una cierta jerarquía de valores.

Son fotografías que se han hecho efectivas en capturar un acto ya popular y no por eso menos heroíco de responderle al poderoso, al opresor, o, al menos, al que tiene el monopolio de la fuerza con un acto estético. Con un gesto inocente pero simbólico, que pone en evidencia desequilibrios.

La chica de Louisiana fue arrestada, según confesiones del fotógrafo Jonathan Bachman al The Atlantic, sin que ella ni el policía mostraran ninguna violencia. Ella estaba quebrantando la ley que exigía que la protesta pública parara y aceptó irse con el oficial y fue liberada este domingo. Sin embargo, su acto quedó registrado y ahora pervive en el tiempo para que muchas protestas y causas se identifiquen con ella.

Lea también:


RELACIONADOS:TrendingFotografíaTiroteosDallasRacismo
Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.