null: nullpx

El gesto de Michelle Obama que delató que no siente "ninguna simpatía" por Melania Trump

Stephen Colbert, el conductor de 'The Late Show', se atrevió a preguntarle a la primera dama qué pensaba del plagio de su discurso que hizo la esposa del candidato presidencial Donald Trump en la Convención Republicana.
21 Sep 2016 – 6:27 PM EDT

Con unos pantalones palazzo de tiro alto y un simple body suit negro apareció el martes Michelle Obama en el set 'The Late Show'. Ahora que se acercan sus últimos días en la Casa Blanca, la Primera Dama parece gozar de más popularidad que nunca a juzgar por el extendido aplauso con el que la recibió la audiencia.

Las recientes entrevistas con la primera dama en televisión y en las revistas, cuyas portadas protagoniza en esta temporada, tienen ahora un tono diferente, uno de balance, de recapitulación de los ocho años vividos en el gobierno de Estados Unidos. “Ahora todo lo que hago es lo último que haré en la Casa Blanca. Ahí hemos criado a nuestras hijas, no es fácil pensar cómo vamos a caminar lejos de todo esto. Ya le pedí a las niñas que empezaran a empacar sus cuartos, si no lo empacan voy a botar todo, les he dicho”, confesó entre risas la Primera Dama.


Aunque toda la charla estuvo marcada por la camaradería y la gracia hubo un momento álgido, una indagación que todos estábamos esperando que alguien le hiciera a Michelle Obama. Stephen Colbert se atrevió a preguntarle si sentía alguna simpatía por la esposa del candidato Donald Trump que usó una porción del discurso que ella había dado en 2008. La sonrisa de Michelle Obama fue contundente y clausuró cualquier posibilidad de seguir con la conversación con un “eso estuvo duro”.

La no simpatía no solo se agotó en Melania, sino que se extendió a Bill Clinton cuando el conductor le preguntó si entendía que alguien tuviera que apoyar a su esposo así no compartiera sus ideas. "No, no siento ninguna simpatía", reafirmó. El gesto da cuenta del tono difícil y especialmente tosco que han tenido estas elecciones considerando que siempre ha existido una tácita camaradería entre las Primeras Damas y sus sucesoras. Kate Andersen Brower, de Fortune, recordó a raíz de este incidente, cómo Laura Bush había librado a Michelle Obama de un difícil impase cuando dijo que "por primera vez en toda su adultez estaba orgullosa de su país".

La entrevista con Colbert entró luego en curiosos detalles de la vida de los Obama en al Casa Blanca. Lo difícil que es hacer cualquier retrato con Barack Obama, "una verdadera pesadilla por su impaciencia y por su capacidad de solo ofrecer dos sonrisas diferentes", y confirmó que efectivamente el Presidente, una vez llega a la casa, deja el trabajo afuera y se concentra en la cena en los asuntos de la familia. “A no ser que Malia le pregunte por el trabajo y él empiece a decir: ¡Qué bueno que me lo preguntas! lo voy a resumir en tres puntos. Punto uno, punto uno a, uno b... y ahí empieza Sasha a resoplar”, para luego concluir “en verdad a Barack le gusta el chisme porque como él no tiene una vida propia”. La audiencia celebró la infidencia y dejó claro con su clamor que esta es una de las más reales y cercanas Primeras Damas que han tenido los estadounidenses.

Lea también:


Diario de estilo de Michelle Obama (en 8 años de fashionismo en la Casa Blanca)

Diario de estilo de Michelle Obama (en 8 años de fashionismo en la Casa Blanca)

Loading
Cargando galería
Publicidad