null: nullpx

Castro sobrevivió a los escritores de sus obituarios

Las curiosidades de una cobertura periodística elaborada durante décadas de erratas, rumores, preparativos y leyendas en las redacciones hispanas.
27 Nov 2016 – 11:31 AM EST

La muerte de Castro no ha pillado desprevenidos a los periodistas. De hecho, ha ocurrido todo lo contrario: los obituarios llevaban años (incluso décadas) preparados, los rumores regulares habían templado los nervios para que nadie se precipitara cuando falleciese y las redacciones hispanas habían cultivado casi desde siempre el mito de “la muerte de Castro”: algo que siempre ocurría en viernes, al filo del fin de semana y cuando todo el mundo está a punto de irse a descansar, como al final ha sido.

Castro ha vivido tanto que ha sobrevivido a los escritores de su propio obituario. El autor del texto publicado por el diario francés Le Monde, Marcel Niedergang, falleció hace quince años. Uno de los periodistas que escribió el de The Washington Post, J.Y. Smith, murió hace diez. “De los 4 firmantes de los obituarios de Castro en The New York Times, LA Times y Washington Post, solo uno trabaja aún en el periódico donde ha sido publicado. Otro está muerto”, contaba la periodista Amy Fiscus en un tuit ampliamente compartido estos días.


La necrológica del Miami Herald llevaba 15 años escrita y era actualizada una vez al año. El periódico llevaba dos décadas refinando su “ Cuba plan”, tanto tiempo que el oficio y la realidad política fueron cambiando junto con el documento, desde sus 60 páginas iniciales que llegaron a contemplar un éxodo en la isla hasta el Google Doc actual. “Cada periodista que ha trabajado en el Herald en las últimas décadas tiene una historia que contar sobre una llamada relacionada con Castro durante las vacaciones o una salida familiar. Había falsa alarma tras falsa alarma. Cada vez, revisábamos el plan, cambiábamos la cobertura, actualizábamos las historias y asignábamos nuevas”, publicaba el sábado el diario.


“Todas las vacaciones, fines de semanas y plan de festivos venía con una advertencia: a menos que Castro muera”, tuiteaba una antigua redactora. Y no solo el Herald: “Cuando entré a trabajar a la estación de la NBC en Miami en 2006, me dieron dos cosas, una era el kit de orientación, la otra el plan de la muerte de Castro”, escribía otro periodista.

Los rumores sobre la muerte de Castro han sido regulares e intensos incluso antes de que existieran las redes sociales, y aunque durante el último año no se habían producido, fueron muy intensos a principios de 2015. “Hemos tenido llamadas todo el día. Esto ha sido consistente, casi cada año, durante los últimos 17 años”, explicó entonces un representante de la policía de Miami.


A pesar de toda esta planificación -o quizá debido a ella- las erratas en la piezas publicadas inmediatamente tras el fallecimiento abundaron. The Washington Post compartió un enlace en Twitter en el que ponía que “Fidel Castro, dictador cubano, muere a los XXX”. La más compartida en redes sociales, la de CNN: una nota dejada al futuro editor avisando de que cierta parte debería ser cambiada si Bush fallecía antes que el líder cubano. Nada en comparación con lo que ocurrió a la cadena en 2003, cuando quedaron a la vista por error varias necrológicas escritas con antelación. Incluido Castro, 13 años antes de su muerte.


Muere Fidel Castro: las nueve décadas de su vida en imágenes

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:TrendingFidel CastroCubaPeriodismo
Publicidad