null: nullpx
bebe

La cabeza de los bebés recién nacidos tienen partes blandas: cómo cuidar las fontanelas

Publicado 11 Sep 2019 – 02:42 PM EDT | Actualizado 11 Sep 2019 – 02:42 PM EDT
Reacciona
Comparte

Después de nueve meses de espera, por fin tienes a tu bebé en brazos. Sentir su cuerpecito entre tus manos y junto a tu piel es algo mágico. Estás cargando uno de los tesoros más valiosos y delicados del mundo y sabemos que quieres tener todo el cuidado cada vez que tomas a tu pequeñito entre tus manos.

Entre los cuidados que tenemos cuando cargamos a un recién nacido, sujetar correctamente su cabecita es una de las principales atenciones que procuramos. Primero porque aún no tiene la fuerza suficiente para sostenerla solito, pero también porque su cabeza aún no está 100% formada y podríamos lastimar o presionar los puntos blandos que hay en esa zona.

Para que estés más tranquila, a continuación te explicamos qué son y para qué sirven esos puntos blandos, además de cómo cuidarlos.

¿Qué son las fontanelas o puntos blandos en la cabeza de los bebés?

Muchos hemos escuchado cuando la tía, abuelita o mamá experimentada nos pide que tengamos cuidado con "la mollera" del bebé, es decir, con la partecita blanda de la cabecita de cualquier recién nacido.

En sí, la mollera es sólo la forma coloquial de referirse a las fontanelas, las cuales son elementales en el desarrollo y el crecimiento del cerebro del bebé.

De acuerdo con Stanford Children’s Health, cuando un bebé nace su cráneo se encuentra dividido en cinco huesos: 2 huesos frontales, 2 huesos parietales y 1 hueso occipital.

Uno grupo de tejidos elásticos y fibrosos, llamados suturas, mantienen unidos a cada uno de estos huesos. Justo en el espacio que queda entre cada hueso, donde las suturas se cruzan, se encuentran las fontanelas o puntos blandos.

La cabecita de un bebé cuenta con dos fontanelas: anterior y posterior. La fontanela anterior se encuentra justo en la mitad de la cabeza y suele permanecer blanda hasta alrededor de los 18 meses a 2 años de edad del pequeño.

Por su parte, la fontanela posterior está situada en la parte trasera de la cabeza. En general, esta fontanela se cierra antes que la fontanela anterior, ya que lo hace durante los primeros meses de vida del bebé.

¿Para qué sirven las fontanelas?

Cleveland Clinic explica que esta composición del cráneo del bebé (los huesos, las suturas y las fontanelas) permite que los huesos del cráneo del bebé tengan movilidad durante el alumbramiento. De esta forma los huesos se superponen entre sí y la cabecita del bebé pasa por el canal de parto sin presionar ni dañar su cerebro.

Asimismo, las fontanelas y las suturas permiten que el cráneo del bebé crezca a medida que el cerebro del bebé se desarrolla y crece.

Normalmente, alrededor de los dos años de edad los huesos del cráneo se comienzan a fusionar y las suturas se convierten en hueso.

También te puede interesar:

Reacciona
Comparte