null: nullpx
bebe

Descubre las razones por las que deberías pretender entender lo que dice tu bebé

Publicado 19 Sep 2017 – 07:00 PM EDT | Actualizado 14 Mar 2018 – 09:48 AM EDT
Reacciona
Comparte

Aún hoy la ciencia sigue estudiando el desarrollo de las vocalizaciones que emiten los bebés cuando son pequeños. Lo cierto es que estos sonidos constituyen, junto con los gestos, una de las primeras formas de comunicación de los más pequeños.

Quizás no todos los padres sepan exactamente cómo responder ante ellos, pero una investigación reciente asegura que pretender entenderlos es una de las mejores maneras. Descubre las razones a continuación:

Sobre el estudio

Los investigadores de las universidades de Indiana y Iowa analizaron un grupo de madres con sus respectivos hijos de 8 meses cada uno. Durante un lapso de 6 meses estudiaron las respuestas de los bebés a los estímulos de la madre o a la falta de ellos. Un grupo de mamás se encargaba de mostrarles juguetes a sus bebés y de entretenerlos con ellos, mientras que el otro grupo respondía a sus balbuceos, ya sea con frases o imitando sus sonidos.

Los resultados indicaron que aquellos bebés que habían recibido una respuesta verbal por parte de su madre demostraron luego un mejor desempeño para pronunciar las vocales y las consonantes que los bebés que solo habían jugado con juguetes. Los bebés del primer grupo también mostraron un mejor desempeño a la hora de dirigir los sonidos a sus mamás (un indicador de comunicación mayor que el de solo balbucear).

¿Hablarle como si entendiera?

El estudio publicado en 2014 concluye que los padres deberían responderle a su bebé aunque todavía no sea capaz de armar palabras o frases completas e inteligibles. El equipo de investigadores afirma que esta respuesta es una forma interesante de acompañar el desarrollo de las habilidades comunicacionales del bebé y futuro niño.

Al parecer, si le hablamos a nuestros hijos como si mantuviéramos una conversación «normal», luego estarán mejor capacitados para comunicarse cuando llegue la hora de realmente expresarse haciendo uso de palabras y frases completas y coherentes. Llegó entonces la hora no solo de hablarles, sino de conversar con nuestros bebés.

Y tú, ¿conversas con tu bebé?

Reacciona
Comparte